Don't Forget Me
Don't Forget Me
Carátula de Don't Forget Me

Don´t Forget Me. Análisis PC, Buceando entre recuerdos

Analizamos Don´t Forget Me, una aventura futurista donde bucearemos en los recuerdos de varios sujetos para desentrañar una oscura conspiración.

El hecho de sumergirnos en los recuerdos de varias personas en una aventura ambientada en un futuro distópico no es ni mucho menos original. Varios han sido los títulos que lo han tratado anteriormente, como por ejemplo Remember Me, debut de los franceses Dontnod, videojuego con el que el título que hoy nos ocupa guarda algunas similitudes, más allá del curioso parecido de nombres. Don´t Forget Me también es el título con el que debuta en la industria otro pequeño estudio independiente francés, The Moon Pirates, aunque a diferencia de sus compatriotas no tengan el apoyo de un gigante como Capcom para dar el salto como les ocurrió a Dontnod.

La premisa de partida partida nos resultaba muy atractiva, y la puesta en escena parecía que acompañaba. Probamos la demo del juego en el último y reciente festival de juegos independientes de Steam, y las impresiones fueron muy positivas. Desgraciadamente, tras jugar a la versión de lanzamiento final, nos hemos llevado un chasco importante. Tras una atractiva fachada y unas mecánicas a priori originales, nos terminamos por encontrar con un título que no profundiza nada ni en dichas mecánicas, ni en la historia que nos narra, y que en poco más de dos horas podremos terminar, quedándonos con un chasco al ver que la interesante trama y el intrigante futuro distópico que nos dibuja se quedan en meros bosquejos de lo que podría haber sido. El hecho de tener la posibilidad de rejugar la aventura para tomar otras decisiones en las pocas ocasiones en que estas se nos platean no cambia casi nada en absoluto.

Literalmente, el juego se desarrolla por completo en 6 pantallas estáticas, más el minijuego bucear en los recuerdos, que viene a ser un interfaz de texto más bien simple. Una auténtica lástima, ya que hay varios juegos gratuitos que ofrecen bastante más contenido tanto jugable como narrativo, y repetimos que la premisa y la puesta en escena sí que nos había convencido en principio. Estamos casi más ante un teaser de lo que podría haber sido un más que interesante juego que ante un lanzamiento propiamente dicho. Dada la competitividad del mercado actual del videojuego, y la calidad de los títulos que nos está ofreciendo el sector independiente del mismo, consideramos que la propuesta de Don´t Forget Me, que se lanza con un precio de 14,99 euros, se antoja demasiado parca para encontrar su lugar en el mercado.

No me olvides

La aventura se sitúa en un futuro cercano, donde tras una guerra que ha estado a punto de barrer a la humanidad de la faz de la tierra, la sociedad ha visto como la solución a dicho conflicto fue implantar unos chips a las personas donde se almacenan todos sus recuerdos. La historia comienza en la clínica de Bernard, un copista de recuerdos, actividad que es ilegal y está perseguida por el gobierno. En los compases iniciales del juego, vemos como una desconocida llega a la puerta de la clínica, para perder el sentido nada más Bernard le abre la puerta. Una vez recupera la consciencia, descubrimos que su nombre es Fran y que no recuerda nada en absoluto, su chip de recuerdos está completamente vacío. Como no tiene donde ir, se queda como ayudante de Bernard en su clínica clandestina.

Tras atender a un par de clientes que quieren preservar una copia de ciertos recuerdos (pese a que con la tecnología disponible en ese momento no se pueden reproducir), vemos como un misterioso hombre llega a la clínica, y tras acceder a su chip nos veremos involucrados en la lucha de un grupo rebelde contra una conspiración del gobierno para controlar a la sociedad. Ni la temática es excesivamente original, ya que se ha tratado muchas veces antes, ni el título tiene oportunidad de profundizar mínimamente en ella en las dos horas escasas que dura. El único personaje con un mínimo desarrollo y con el que es posible empatizar es Bernard, y todo lo que llegamos a saber de este futuro distópico es un mero esbozo.

A mayores, se tratan un par de temas punzantes e interesantes en los casos de dos clientes de la clínica cuya trama es independiente de la conspiración, y nos ha gustado tanto las temáticas espinosas que trata como la posibilidad de tomar decisiones sobre ellas. Es una lástima que no se incluyeran un par de casos como estos a mayores. La sensación de chasco se agrava con un final precipitadísimo e inesperado que nos deja con un palmo de narices sin saber ni la resolución de la trama ni el destino de los personajes.

Tecleando palabras para bucear entre recuerdos

El apartado jugable de Don´t Forget Me tiene dos vertientes bien diferenciadas. Por un lado tendremos la mecánica de bucear entre los recuerdos de los personajes. Esta parte es muy sencilla. Dentro de un interfaz similar al parser de una vieja aventura conversacional, se nos irán presentando unos pequeños párrafos con información sobre el sujeto de estudio. Deberemos ir eligiendo palabras clave de esos párrafos y teclearlas en el parser, lo que desbloqueará las llamadas burbujas mnemónicas, que nos presentarán otros párrafos donde repetiremos el proceso, hasta llegar a la burbuja final con la información buscada. Si tecleamos una palabra clave se abre una o varias burbujas. Si tecleamos una palabra especial entramos a la zona restringida del chip de memoria, donde se nos penalizará por introducir palabras que no sean las buscada y tendremos un número limitado de intentos. Esta mecánica es muy simple y no evoluciona en absoluto, pero en cualquier caso solo la emplearemos con 3 sujetos en todo el juego, a mayores de nuestro gatete que ejerce de tutorial.

La otra vertiente jugable nos permite controlar de forma directa a nuestra protagonista Fran, curiosamente no mediante puntero con control point and click como cabría esperar, sino directamente con las teclas del cursor y con la barra espaciadora o intro para interactuar con ciertos elementos, que en ningún momento se destacan como opción en pantalla, por lo que habrá que ir pulsando espacio un poco al tun tun. Estas secciones transcurren en la propia clínica y en un bar, a modo de interludios, y en dos escenarios donde habrá que investigar recuerdos de dos pacientes para obtener información. Estos escenarios son muy simples, una única pantalla en cada caso, y nos limitaremos a deambular por los mismos probando con los elementos que sospechemos que sean interactuables para obtener datos cruciales.

Desgraciadamente, la propuesta jugable es demasiado corta, limitada y plana. Un par de escenarios más a investigar, algo más de complejidad en los mismos o alguna vuelta de tuerca a la mecánica del parser de texto para bucear en los recuerdos le habría dado mucha vida al título. Como ya hemos comentado, en poco más de 2 horas lo completaremos, y no habrá demasiados incentivos para volver a sumergirse en su propuesta. Afortunadamente, dada la importancia del texto en el juego, este cuenta con una buena traducción a nuestro idioma, solventada de forma eficaz dado que la misma resulta parte vital de la jugabilidad del juego. A modo de curiosidad, el título cuenta con una función de integración en Twitch para que nuestros espectadores jueguen un papel crucial en la toma de decisiones, opción que no hemos probado.

Jazz, Synthwave y pixel art

Visualmente, Don´t forget me apuesta por el pixel art tan en boga últimamente, no excesivamente detallado en este caso, aunque atractivo a priori. El problema es el mismo que afecta al cómputo global del título, la escasez de contenido. Seis únicas pantallas estáticas, y un número no mucho mayor de personajes forma el total del apartado gráfico del juego, lo que no le deja mucha oportunidad de lucimiento. Y es una lástima, porque los tonos de neón, la dirección artística y el acabado general resultan muy atractivos, pero no hay mucho donde rascar. Un par de escenarios resultan muy atractivos, como el bar o el casino ilegal, son una representación interesante de un futuro distópico cercano, pero son una única pantalla en cada caso. Nos quedamos con ganas de tener un retrato detallado del atractivo futuro que se nos sugiere. Lo mismo se aplica al apartado sonoro. A la total ausencia de voces se suma una banda sonora con poca presencia y solo un par de temas, escaso cunado precisamente se vende el título como una aventura futurista jazz-punk.

CONCLUSIÓN

Don´t Forget Me ha resultado ser una decepción que no ha cumplido los buenos presagios que nos dejó su demo. Somos conscientes que está creado por un pequeño estudio independiente, y de las dificultades que entraña el desarrollo y publicación de videojuegos cuando los medios son escasos. Pero estamos ante un título que dura dos horas escasas, y que apenas profundiza en la historia que esboza ni deja mucho márgen para que desarrolle unas mecánicas jugables muy simples. Habrá que teclear palabras sacadas de pequeños párrafos para ir desbloqueando recuerdos, y explorar un par de pantallas estáticas interactuando con sus elementos pulsando espacio para obtener información. Ni las mecánicas resultan especialmente satisfactorias ni dan excesivo juego. La competencia es muy dura, y Don´t Forget Me se ha quedado en una idea interesante que apenas se ha desarrollado. Nos gusta su ambientación y su intento por plasmar un interesante futuro distópico, pero se ha quedado en los cimientos de lo que podía haber sido.

LO MEJOR

  • Interesante futuro distópico que presenta.

LO PEOR

  • Muy escaso en contenido, unas dos horas de juego.
  • No profundiza en absoluto ni en su historia ni en su apartado jugable.
  • Muy limitado en su propuesta.
  • Final nada satisfactorio y apresurado.
5.6

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.