Overcooked! All You Can Eat
Overcooked! All You Can Eat
Carátula de Overcooked! All You Can Eat

Overcooked: All You Can Eat, análisis

La receta perfecta que recopila Overcooked y Overcooked 2, aderezada con todo su contenido adicional. Perfecto para Semana Santa.

Hay cierto prejuicio hacia los videojuegos de cocina. Tradicionalmente, se consideran títulos con un desafío nulo y enfocados a un público infantil. Tampoco ha ayudado el marketing sexista que clasifica ese género como “juegos para chicas”, en contraposición a títulos supuestamente dirigidos al público masculino. Por fortuna, los tiempos cambian y vamos dejando ciertos prejuicios atrás. Sabemos que la cocina no entiende de género y a todos nos gusta disfrutar de un buen plato. Asimismo, contamos con títulos que nos demuestran que la habilidad es imprescindible a la hora de desenvolvernos entre fogones. Overcooked es uno de ejemplos que nos recuerdan que la gestión de la cocina puede convertirse en una locura y su segunda parte redondeó a su predecesor con las partidas online y nuevas mecánicas como lanzar ingredientes. Overcooked All You Can Eat es el compendio de todo lo anterior, con los DLCs incluidos y más añadidos que hacen de esta nueva entrega un plato delicioso. Podemos degustarlo en PC, PS4, Xbox One, Xbox Series, PS5 y Nintendo Switch.

¡Al rico caos entre fogones!

Overcooked fue desarrollado por Phil Duncan, Gemma Langford y Oli De-Vine —el trío que forma Ghost Town Games— para relatar su experiencia personal como trabajadores en un restaurante. Su obra no va sólo de reunir y preparar los ingredientes para cocinar un manjar, sino también de hacer que éste llegue sano y salvo a la mesa en el menor tiempo posible, de sortear los imprevistos entre fogones y los peligros del escenario. Pero, sobre todo, es toda una reivindicación del trabajo en equipo, aunque el estrés de la partida pueda llevarnos a situaciones tensas.

La base de Overcooked y Overcooked 2 es prácticamente la misma. Manejaremos 1-4 cocineros que deben cooperar para atender los pedidos de los clientes a tiempo, mientras se mueven por una cocina cuya distribución no es precisamente lógica. Así, deberemos repartir y cumplir con tareas como buscar los ingredientes a un armario para cortarlos en la otra punta, después llevarlos a la olla y servir el pedido en el mostrador tras recorrer la cocina de nuevo. Tampoco hay que olvidar los platos, que debemos fregar si queremos seguir atendiendo a los clientes de manera decente. Si esto fuera poco emocionante, deberemos lidiar con módulos que cambian de lugar constantemente, transeúntes que cruzan la calle sin consideración, islas flotantes sobre lava y un sinfín de situaciones rocambolescas, acordes a cada región del juego. Todo ello si no olvidamos una sartén al fuego o un horno encendido, lo cual puede desembocar en un incendio que eche a perder toda nuestra cocina. En cuanto a las tramas argumentales, se tratan de historias sencillas en clave humorística, con personajes inolvidables como el Rey Cebolla y el adorable cánido Kevin —a quien podemos acariciar. En Overcooked, debemos satisfacer el estómago sin fondo del Glotón de Eterno y en Overcooked 2, aplacar la ira de los pandemonium. Mencionamos, además, una excelente localización al castellano que logra que la ambientación sea aún más inmersiva. 

Ingredientes antiguos y nuevos

En los Modo Historia, recorreremos el mundo en nuestra caravana de cocina en cocina para cumplir con nuestra misión, desbloqueando nuevos niveles con las estrellas acumuladas. Descubriremos nuevas recetas y, con ellas, nuevas dificultades. Anotamos también que la curva de dificultad es más pronunciada en la segunda entrega, aunque, como comentaremos más adelante, en All You Can Eat dispondremos de alternativas para hacer la experiencia más digestiva para aquellos cocineros más inexpertos o quienes desean disfrutar de la buena cocina sin el agobio que acompaña.

Además, disponemos de Modo Arcade, en el que competir contra rivales y con tretas disponibles como robarles sus ingredientes o platos preparados. Por supuesto, podemos disfrutar de los dos Overcooked como un solo jugador, si bien la experiencia queda algo insípida y en más de una ocasión echaremos de falta un pinche de cocina.

Overcooked: All You Can Eat es el recopilatorio definitivo de las ediciones anteriores: Overcooked + Overcooked 2 y todo el contenido descargable que se lanzó para ambos títulos. Con esto, podemos decir que es la receta perfeccionada e ideal para los cocineros que quieran adentrarse en esta aventura culinaria. Asimismo, enriquece las carencias de la primera entrega, puesto que podremos jugar en cooperativo online a sus niveles. Todo ello, sumado a nuevos chefs y skins alternativas, nos ofrecen un menú muy completo de unos 200 niveles. Todos ellos cuentan con una gran frescura: nos movemos por diferentes mundos, como minas, escuelas de magos, estaciones espaciales, etc., y siempre con diferentes desafíos que nos obligan a adaptarnos a cada situación.

Asimismo, contamos con un ingrediente extra: el Modo Asistencia. En este, se elimina la barra de paciencia de los clientes, con lo que el factor estrés se elimina por completo y sólo nos preocuparemos de preparar los platos suficientes para alcanzar la puntuación necesaria. Recordemos, además, que se mantiene el Modo Práctica que ya se había añadido en Overcooked 2, con el que podemos ensayar durante el tiempo que deseemos las recetas propuestas, de tal manera que nos acostumbraremos a cada nueva cocina y sus percances.

Bufé libre para la nueva generación

Ghost Town Games también ha adaptado la cocina a la nueva generación de consolas, con lo que All You Can Eat se ofrece a 4k y a 60 imágenes por segundo. Nosotros hemos jugado a la versión de PS5 y apreciamos la nitidez mayor de los gráficos, así como unas animaciones más fluidas. La estética, además, es lo que otorga una ambientación adorable y cómica. Chefs cabezones y muy variados, desde gatos, narvales, sirenas e incluso hombres-lobo, e incluso algunos en sillas de ruedas. La banda sonora es otra delicia, con temas tiernos en las pantallas de inicio y transición entre reinos, que evocan un hogar entrañable. En cuanto a los niveles, contamos con músicas divertidas y animadas, con cierto toque burlón, que se aceleran cuando quedan los últimos instantes de cada nivel para sugerir que apresuremos todas las tareas pendientes.

Overcooked: All You Can Eat, así, se convierte en el menú ideal para quienes no hayan disfrutado de las entregas anteriores, e incluso es una adquisición que pueden valorar los jugadores de los títulos anteriores, puesto que incorpora al online los niveles de la primera entrega. Overcooked es un juego de diversión exquisita para toda la familia, donde la comunicación directa y la organización es vital para tener éxito entre fogones. Y, aunque a veces nos enfademos un poco porque nuestro compañero no ha cortado las cebollas a tiempo, la satisfacción de la victoria en equipo siempre prevalecerá por encima de cualquier riña en la cocina.

Este juego ha sido analizado en su versión para PS5.

CONCLUSIÓN

All You Can Eat es el bufé libre que recopila todo el contenido de Overcooked, Overcooked 2 y todo el contenido adicional, todos los chefs y algunas nuevas incorporaciones. Adaptado a la nueva generación de consolas, disfrutaremos de un total de unos 200 niveles sin que la diversión nos deje con hambre. El modo Asistencia hace la experiencia más asequible para todos los públicos y, en conjunto, este menú nos recuerda por qué Overcooked es una de las mejores apuestas para los juegos cooperativos.

LO MEJOR

  • Una buena adaptación a las nuevas generaciones.
  • Todo el contenido de los Overcooked anteriores.

LO PEOR

  • En modo un jugador pierde todo el encanto.
  • Carencia de contenido novedoso.
8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.