Chronicle of Innsmouth Mountains of Madness
Chronicle of Innsmouth Mountains of Madness
Carátula de Chronicle of Innsmouth Mountains of Madness

Análisis: Chronicle of Innsmouth: Mountains of Madness. Aventura gráfica Lovecraftiana

Analizamos Chronicle of Innsmouth: Mountains of Madness, aventura gráfica inspirada en la obra del maestro del horror cósmico Howard Phillips Lovecraft.

Lovecraft y aventura gráfica, combinación ganadora que ya nos ha dejado grandes videojuegos en su momento, y que nuevamente nos ofrece un destacado y muy recomendable título. En 1993 pudimos disfrutar de Shadow of The Comet, excelente (y dificilísima) aventura gráfica inspirada en el relato “La sombra sobre Innsmouth”. Dos años después llegaría su continuación, Prisoner of Ice. En 2017, los italianos Psychodev lanzaban Chronicle Of Innsmouth, aventura gráfica de la que el título que hoy nos ocupa es precuela. Más recientemente, en 2019, se lanzaría Gibbous: A Cthulhu Adventure, desternillante aventura que suponía una peculiar simbiosis de la obra del maestro del terror cósmico de Providence con el humor de las aventuras clásicas de LucasArts. Desde el pasado 23 de marzo, tenemos una nueva oportunidad de enfrentarnos a los insondables horrores sin nombre que acechan en los resquicios entre dimensiones, en una aventura gráfica que plasma con maestría la ambientación y las vibraciones de esa influencia capital en la literatura de terror que es Howard Phillips Lovecraft.

Chronicle of Innsmouth: Mountains of Madness es la segunda obra del estudio independiente italiano Psychodev, y supone un salto cualitativo con respecto a su anterior título, siendo un producto mucho más ambicioso y de mejor acabado. Nuevamente la obra de Lovecraft es la principal influencia de la que bebe el título de los italianos. Pese a lo que pueda sugerir el título del mismo, no está directamente basado en el relato “En las Montañas de la Locura”, aunque sí toma varias ideas del mismo. Lovecraft tuvo una infancia dolorosa marcada por la pérdida, graves problemas de salud y tormentosas pesadillas nocturnas que le acechaban y perturbaban su sueño. Todo ello, convenientemente influenciado por un abuelo materno que sentía gran atracción por las culturas exóticas y las maravillas del mundo, hizo que Lovecraft plasmara en su prosa horrores cósmicos inimaginables, donde la humanidad se enfrenta a amenazas sin nombre provenientes de las estrellas y de ominosas dimensiones impías, creando una cosmología sin par con respecto a la literatura de terror que le era contemporánea.

Precisamente, lo que más nos ha gustado de Mountains of Madness es lo bien que plasma en pantalla la ambientación de la obra en que se inspira, sabiendo a la vez construir una historia propia muy interesante. Estamos ante una aventura gráfica que nos ha hecho disfrutar, aunque no está exenta de taras que la alejan de la excelencia. Su duración resulta ser muy escasa, por lo que la historia resulta un tanto acelerada y no termina de profundizar en lo que propone, y nos deja con ganas de mucho más. A nivel jugable, hay un par de secciones que podrían estar mejor implementadas, y hay algún puzle un tanto obtuso. También presenta algún problema de ritmo, con algunos interludios no jugables que se alargan demasiado. Pese a ello, el cómputo general es positivo, por lo que estamos ante una aventura gráfica muy recomendable, e imprescindible para los amantes de ese genio de la literatura que es el gran Lovecraft.

No está muerto aquello que yace eternamente.

Los compases iniciales de la aventura nos muestras a una expedición en territorio helado, la cual descubre una misteriosa construcción en medio de la nieve, de modo similar a lo que acontece en el mencionado relato de “En las Montañas de la Locura”. Sin embargo, antes de que podamos observar qué misterios descubre la expedición, pasamos a seguir los avatares del que será nuestro protagonista, el intrépido y aguerrido detective privado Lone Carter. El investigador ha sido contratado para indagar el paradero del hermano de nuestro cliente en el misterioso pueblo costero de Innsmouth. Mientras ambos huyen por las cavernas bajo el pueblo, son atacados por una criatura impía de pesadilla, un Shogoth. Carter es herido de muerte, perdiendo una pierna y un brazo en el fatal ataque del monstruo. Para nuestra sorpresa (y la del propio Carter) instantes después lo vemos arrastrarse hasta una orilla, con sus miembros milagrosamente repuestos y recuperando la vitalidad. Será en ese instante en el que tomaremos control del detective, y nuestra primera, y sencilla tarea, será huir del pueblo maldito.

Tras ello, volveremos al hogar en la ciudad de Arkham, y nos daremos de bruces con terribles pesadillas, un horrendo asesinato ritual y la certeza de que un mal horrible se cierne sobre nosotros. La historia de Mountains of Madness es atractiva, y está llena de constantes guiños y referencias a la obra de Lovecraft, por lo que hará las delicias de los seguidores de la misma. Nos toparemos con multitud de personajes interesantes, empezando por el propio protagonista, un detective que parece sacado de una buena cinta de cine negro. En nuestras peripecias, viajamos por enclaves tan icónicos como las mencionadas Innsmouth o Arkhan, e incluso visitaremos el mismísimo Polo Norte. También nos sorprenderá permitiéndonos controlar al célebre Abdul Alhazred, escritor del impío Necronomicon, e incluso al propio Lovecraft, en pequeñas y sorprendentes secciones.

Y si bien todo esto nos ha encantado, ya hemos comentado que tristemente la aventura se hace muy corta y algo precipitada, y tiene algunos problemillas de ritmo. Se nos antoja una aventura demasiado corta, pese a lo ajustado de su precio de 17,99 euros. En unas 5 horas podemos terminar la aventura, alguna más si nos atascamos en alguno de sus enrevesados puzles, cosa más que probable, pero en cualquier caso nos ha dejado con ganas de más. Mientras dura nos ofrece una hisotira fantástica, que hará las delicias de los seguidores de Lovecraft.

Aventura gráfica clásica

Jugablemente, Mountains of Madness no se sale de los cánones del género ni pretende inventar la rueda. Sí es cierto que da con la tecla al no darle el protagonismo absoluto a los habituales puzles de inventario del género, añadiendo a la mezcla puzles de lógica o de buscar información y datos para emplearlos de la manera adecuada, así como alguna sección de investigación. Nunca portaremos un número elevado de objetos en el inventario, y en lugar de estar constantemente buscando objetos y deduciendo como emplearlos para avanzar, habrá varios puzles interesantes a resolver. Algunos de ellos son un tanto obtusos, y es posible que nos atasquemos en un par de momentos con el juego. Sin ser la aventura gráfica más compleja que hemos jugado, sí que exige lo mejor de nosotros mismos y no es la aventura más indicada para iniciarse con el género. Algunos de los puzles incluídos son de los que generan disparidad de criterios y levantan ciertas ampollas entre los más acérrimos del género, como pueden ser los puzles de ganzúas o los laberintos.

En general, y pese a que no destacan en exceso ni tengan demasiada chispa, nos han gustado los acertijos que nos ha planteado y en su mayoría nos parecen bien implementados, pese a la lógica un tanto dudosa de alguno de ellos. Para facilitar nuestra aventura, se ha implementado la posibilidad de resaltar los elementos con los que podemos interactuar, haciendo que aparezca una cabeza de Cthulhu sobre ellos al pulsar el tabulador o la rueda del ratón. Esto presenta algún problema, ya que en ocasiones ciertos elementos con los que podemos interactuar no se resaltan, lo que puede generar problemas. También hemos experimentado algún bug y problemas con el ratón, por lo que consideramos que el juego necesita pulir algunas cosillas. Desgraciadamente, en el momento de realizar este analisis el juego no cuenta con traducción de los textos al castellano, aunque una pestaña en el apartado de idiomas que indica Español aunque no sea seleccionable indica que en un futuro próximo si contará con traducción al castellano.

Plasmando el horror cósmico

El salto dado en la segunda obra de Psychodev respecto a su anterior título es enorme. A pesar de que no estemos ante el pixel art más trabajado y atractivo del momento, se han dejado atrás el acabado tosco y un tanto arcaico de Chronicle of Innsmouth. Mountains of Madness busca emular el acabado de las aventuras gráficas de los 90 en las que se inspira, y sin excesivos artificios ni un depliegue destacable consigue salir airoso del envite. Los personajes están bien caracterizados y sus animaciones son correctas y funcionales. Los entornos gozan de bastante detalle, y la ambientación plasmada en cada pantalla es fiel reflejo de lo que uno esperaría de una obra basada en el material del que bebe este videojuego. Para dotar de mayor espectacularidad al apartado visual, disfrutaremos de varias escenas cinemáticas de estilo cómic muy atractivas y que le dan empaque y fuerza a las puesta en escena del juego. Sin ser el apartado gráfico más atractivo del género, cumple y tiene buenos detalles.

En el apartado sonoro, nos ha chirriado un tanto la irregularidad de las voces que doblan a los personajes. Las grabaciones no son nada homogéneas, y alguna interpretación no está del todo a la altura. Afortunadamente, la voz del detective Carter sí nos ha convencido, y le da mucha personalidad a su personaje. La banda sonora es bastante ecléctica, y nos sorprende con algún ramalazo bastante cañero, especialmente la que suena durante los créditos finales del juego

CONCLUSIÓN

Chronicle of Innsmouth: Mountais of Madness es una aventura gráfica que nos ha gustado mucho. Sabe plasmar con gran eficiencia la inspiración de la obra del maestro del horror cósmico para tejer una gran ambientación llena de guiños y referencias a los relatos de Lovecraft. Tiene buenos puzles, personajes interesantes y una historia que atrapa. Desgraciadamente, su duración se nos antoja escasa, en unas 5-6 horas podemos terminarlo. Algún puzle es bastante obtuso, y tiene algún problemilla de ritmo. Pese a ello, es una aventura gráfica muy disfrutable, un gran paso adelante para este pequeño estudio independiente, y un título muy recomendable para los seguidores del género y que resulta imprescindible si además somos seguidores del irrepetible y genial escritor de Providence.

LO MEJOR

  • Plasma con maestría la influencia de Lovecraft.
  • Historia que atrapa y personajes muy interesantes, con alguna sorpresa muy atractiva.
  • Visitar lugares como Innsmouth, Arkahm o el Polo Norte.

LO PEOR

  • Su duración se nos antoja escasa, unas 5-6 horas que nos dejan con ganas de más.
  • Algún puzle bastante obtuso.
  • El ritmo de la aventura tiene altibajos.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.