Aniversario gamberro

Conker's Bad Fur Day cumple 20 años

El controvertido juego de Nintendo 64 se estrenó en marzo de 2001, aunque no llegó oficialmente a España hasta 2015 de la mano de Rare Replay.

Es una pena que sean 20 y no 18 los años que cumple Bad Fur Day, ya que nos impide hacer el típico chiste sobre la edad legal para beber alcohol. Claro que el 5 de marzo de 2001 —fecha del lanzamiento americano— la ardilla de Rare ya se ponía hasta las cejas de cerveza, así que en realidad llegamos tarde por partida doble. Seguramente muchos ya sabréis que el juego iba a ser un plataformas 3D bastante tradicional para Nintendo 64, a seguir la estela de clásicos como Super Mario 64 o Banjo-Kazooie, pero el primitivo Conker's Quest (o Twelve Tales: Conker 64 según la fecha) no sorprendía en eventos y decidieron cambiar por completo su enfoque.

Gamberro y memorable

Fue una estrategia acertada teniendo en cuenta que la compañía británica también acabaría lanzando Donkey Kong 64 y una secuela directa de Banjo en la misma consola, juegos muy celebrados a su lanzamiento, pero que décadas después viven a la sombra de sus antecesores. Bad Fur Day, en cambio, se mantiene único dos décadas después. En su incesante necesidad para transgredir las convenciones mecánicas y tonales del género, Conker perdió el acceso al público infantil, a la estructura más abierta de otros collectathon, al amplio repertorio de acciones que permitían un movimiento rico y expresivo. Un juego soez y lineal, donde muchas secciones introducían mecánicas temporales para luego olvidarse de ellas, pero también uno memorable, adelantado a su tiempo en lo que a variedad y ritmo se refiere.

Su excursión a través de capítulos inspirados por películas como Terminator, Drácula, Salvar al Soldado Ryan, Matrix o Alien no siempre vino de la mano del mayor de los refinamientos jugables, pero era un compromiso razonable para dar una y otra vez giros de 180 grados a la ambientación, el combate, el diseño de los jefes o la naturaleza de los objetivos. Hay un refrán que dice “quien mucho abarca, poco aprieta” y, aunque se aplica parcialmente a este caso, Bad Fur Day sí fue capaz de cuajar una aventura constantemente delirante e impredecible.

For British eyes only

Claro que Nintendo no estaba tan de acuerdo con la idea, o al menos no se veía vendiendo un juego con palabras malsonantes, imaginería bélica (cómo olvidar los osos de peluche nazis), vomitonas, toneladas de sangre y otras vísceras mostradas con alegría. Suponía una ruptura demasiado radical con su imagen familiar, para todos los públicos. Si alguno de los presentes no lo ha jugado, vale la pena recordar que una de las mecánicas consistía en emborrachar a Conker para luego, de forma lenta y torpe, acercarse a enemigos y orinarles encima. Así que es comprensible, aunque también lamentable, porque dejó a Rare en la posición de tener que distribuir por su cuenta el juego y, a consecuencia, no llegó a todos los territorios.

En América, el juego fue promocionado —aunque no mucho— y distribuido por la propia Rare, pero se quedó sin lanzamiento japonés y en Europa se limitó a Reino Unido, donde fue distribuido por THQ un mes más tarde (abril de 2001). La compatibilidad PAL permitió a muchos importarlo y jugarlo en sus consolas españolas, aunque distó de ser un éxito comparable a otros juegos de Nintendo 64. Entre la tirada limitada y la inminencia de la nueva generación, Bad Fur Day pasó relativamente desapercibido a pesar de la controversia, revalorizándose y alcanzando precios estratosféricos en los años siguientes.

Esperando el retorno del rey

Afortunadamente, distó de caer en el olvido, y tras la compra de Rare por parte de Microsoft, uno de los primeros proyectos fue precisamente un remake llamado Live & Reloaded. Lanzado en la primera Xbox durante 2005, la nueva versión reconstruyó toda la aventura con un motor gráfico mucho más avanzado e incluyó multijugador online. Aunque, curiosamente, el nuevo hiperrealismo no terminó de convencer a todos los fans (las animaciones faciales de Conker, por ejemplo, eran menos exageradas), y también se vio algo afectado por la censura, motivos por los que la versión de Nintendo 64 siguió manteniendo un aura especial y fue elegida una década después para formar parte del recopilatorio Rare Replay.

Hoy por hoy, por desgracia, la historia de Conker termina ahí. Bueno, no exactamente, ya que en la época de Rare Replay también hizo una aparición destacada en Project Spark. Sin embargo, usar su imagen en el editor creó cierto malestar entre los que esperaban una secuela de pleno derecho. Eso, unido al escaso éxito del propio Project Spark como tal, se saldó con la cancelación de una campaña episódica —solo el primer capítulo llegó a ver la luz—. Desde entonces, la ardilla más gamberra de los videojuegos sigue esperando una nueva oportunidad y, aunque Rare se ha acordado de ella por el aniversario, de momento no hay ningún plan de futuro sobre la mesa...

Espera, ¿en EEUU la edad legal para beber es 21? Entonces haremos el chiste en 2022.

Conker's Bad Fur Day

Es el último juego de RARE para la Nintendo 64. Conker es un plataformas 3D con grandes dosis de acción, violencia y humor escatológico.

Conker's Bad Fur Day