The Nioh Collection
The Nioh Collection
Carátula de The Nioh Collection

Nioh Collection para PS5, análisis. La edición definitiva

Analizamos la colección de Nioh para PS5, que llega con todo el contenido disponible de la saga y algunas mejoras visuales.

Nota: este análisis se centra en lo que ofrece como colección y versiones remasterizadas. Si quieres saber nuestra opinión de ambos juegos terminados, te recomendamos nuestro análisis original de Nioh y de Nioh 2.

Hubo un tiempo en el que el Team Ninja era el estudio a seguir. Liderado por Itagaki, el estudio se convirtió en una bestia tecnológica capaz de sacar partido a la consola más potente del momento, Xbox. Así llegó Ninja Gaiden, consagrado como uno de los mejores juegos de acción jamás creados (y mejorado con Black). Antes ya habían dejado muestras de su buen hacer con la saga Dead or Alive y con un Ultimate que era maravilloso de ver y de jugar. Es este Team Ninja el que emana de la saga Nioh. Una manera de redimirse, de volver a lo más alto y dejar atrás el duelo y la travesía por el desierto que supusieron las producciones post Ninja Gaiden II, sin Itagaki y también sin rumbo. El Team Ninja está en la cima y eso es gracias a Nioh.

La saga Nioh bebe de tres influencias claras. La primera, la estructura y fórmula Souls que podemos encontrar en el uso de la barra de ki –resistencia- o en el sistema de acumulación de amrita –como las almas- que perdemos cada vez que morimos, así como los escenarios que giran alrededor de zonas de oración y que reinician a los enemigos, los atajos para ir avanzando de manera más veloz y la endiablada dificultad. La segunda, la fórmula Diablo a base de loot, nuevas y mejores armas y equipos, un sinfín de builds y un título que va escalando en segundas y terceras sendas donde maximizar nuestro equipo es la única manera de afrontar el reto. Y la tercera y no menos importante, un sistema de combate que nos recuerda el saber hacer del Team Ninja en esto de los juegos de acción.

Por lo tanto, podemos decir que en 2017 Nioh se sumó a la moda de los Soulslike, pero capaz de ofrecer algo propio y diferenciado. Todo ello ambientado en un mundo japonés feudal y fantástico donde además de enemigos de carne y huesos nos enfrentamos a una horda de demonios a cada cual más peligroso. Y con varias particularidades más de los propios títulos, como la presencia de tumbas para intentar robar el equipo a otros jugadores, un sistema de combate espectacular con varias posturas de ataque y armas totalmente diferenciadas y un sinfín de horas de juego si queremos completarlo todo… solo una vez. Porque luego vienen otras sendas todavía más complicadas.

Ambos juegos mantienen un alma muy parecida. La base del juego, el emplazamiento en el que se ubican y la manera de progresar. También un modelo de mapa muy tradicional: aquí no tenemos un gran mundo interconectado como los Souls, sino distintas fases en las que entramos, llegamos al final, ganamos al jefe y salimos. Dentro de ellas sí hay atajos y conexiones que agilizan nuestro avance, pero todo transcurre en micro zonas. A lo que se añaden secundarias que revisitan lugares de la trama principal, y otros desafíos. Sin entrar en muchos detalles, para eso tenéis los análisis originales, Nioh 2 es seguramente un juego más ágil, más refinado y añadidos en combate interesantes. Ambos con picos de dificultad a veces injustos, pero perfectamente viables en su primera vuelta a base de mejor equipo y habilidad. Otra cosa es en siguientes, donde las builds deben pensarse al dedillo si queréis tener opciones de avanzar. Si a esto añadimos un modo cooperativo completo, el resultado de Nioh 2 es el de un juego imprescindible.

La colección: el contenido y el apartado técnico

La colección de ambos juegos para PS5 llega con una ingente cantidad de contenido. No solo porque ambos títulos van a duraros un mínimo de 50 horas durante la primera vuelta, sino porque además llega con todos los DLC que ampliaban la historia y los desafíos. En el caso de Nioh, encontramos los capítulos del Dragón del Norte, el Honor Sublevado y el fin de la masacre. Por su parte, Nioh 2 llega con el Discípulo del Tengu y Penumbra en la capital, además del primer samurái.

A todo esto, se añade también la posibilidad de jugar con distintos modos gráficos en esta remasterización. Destacar que la actualización es gratuita para los poseedores de Nioh 2 en PS4. Si tienes la edición completa de Nioh 2, se actualiza en PS5. Si lo que tienes es el juego base, se actualiza el juego base (y los DLC que hayas comprado). Eso no pasa, por desgracia, con el primer Nioh. En este punto entramos en un terreno más dudoso, en todo caso, porque tras jugar y disfrutar del título en sus tres modos gráficos, nos damos cuenta que sí, que mejora, pero no estamos ante un imponente lavado de cara ni mucho menos.

Contamos con tres modos gráficos: optimizado para PS5, modo 4K y modo de 120 frames por segundo. Si vamos paso a paso, empezamos diciendo que seguramente la mejor propuesta de las tres es la del modo PS5. Es la que tiene mejores efectos y detalles visuales, aunque la resolución sea dinámica y lejos de los 4K nativos. Los 60 frames por segundo en este caso se mantienen bastante estables en ambos juegos y el juego luce bien, pero sin alardes. La saga del Team Ninja tiene algunos elementos visuales discutibles en forma de texturas y efectos, y aquí no se han mejorado. Por lo que el título rinde mejor y suma nuevos detalles, además de verse mejor a media y larga distancia.

Por su parte, el modo 4K aumenta la resolución, pero esto se ve penalizado por la ausencia de otras mejoras gráficas, haciendo que algunos detalles menos lucidos, sobre todo si nos acercamos a ciertos elementos del escenario, no luzcan como deberían en una remasterización.

Un añadido no menor y que está siendo un reclamo recurrente en las nuevas consolas es el modo de 120 frames por segundo, que nos aporta una suavidad de movimientos nunca vistos en consolas hasta el momento. Dicha modalidad funciona algo mejor en Nioh que en Nioh 2, donde tenemos algunas caídas más evidentes, pero en ambos casos cumple el cometido de ofrecernos una respuesta sorprendente, con un input lag inexistente y una suavidad que se agradece en juegos de este tipo. Todo esto no sale gratis, y a cambio tenemos una pérdida evidente de calidad gráfica en ambos juegos. Esto se hace sobre todo evidente en Nioh 2, un juego más exigente, mientras que en el primer Nioh es menos notorio. En ambos casos hemos notado alguna vez algún glitch visual en esta modalidad.

En definitiva, son tres modalidades gráficas con sus matices, pero que ninguna de ellas sobresale de manera notable respecto a los juegos originales. Tenemos mejoras en la versión PS5, mayor resolución en 4K y más fps en el modo 120hz, pero puede quedarse algo corto como “remasterización” viendo el salto de una versión a otra. La pregunta aquí es clara: ¿es suficiente salto para quien haya disfrutado de los juegos en PS4? Siendo un upgrade gratuito, tiene un pase, pero es verdad que podríamos haber esperado más en este punto.

Por último, destacar dos características más de la colección. Por un lado, los tiempos de carga casi inexistentes entre muerte y muerte, salto de menú a fases y viceversa. Apenas dos o tres segundos y volvemos a estar jugando, algo que mejora por mucho la experiencia de los juegos originales. Y por otro lado, el uso del DualSense. Es algo sutil y nada exagerado, pero acompaña a nivel sonoro y háptico. En el primer caso, con sonidos de espadazos y golpes. En el segundo, con pequeñas vibraciones que van desde el uso del pulso ki hasta explosiones, golpes que recibimos y demás.

Nota: 8,5

CONCLUSIÓN

Nioh Collection para PS5 es la mejor manera de disfrutar de una saga imprescindible para los amantes del RPG y de la acción. Centenares de horas de juego con todo el contenido aparecido hasta el momento, un sistema de combate ágil, único y exigente y unas posibilidades de personalización de personaje y estilo de combate únicas. Son juegos díficiles, a veces con picos de dificultad injustos, pero tremendamente satisfactorios. The Nioh Collection como remasterización podría dar más de sí en sus opciones gráficas, aunque celebramos su buen rendimiento, la presencia del modo 120hz y detalles como los desaparecidos tiempos de carga que hacen que esta sea la mejor manera de disfrutar (y morir) en lo más nuevo del Team Ninja. Eso sí, no esperéis nada nuevo que os invite a revisitarlo si ya habéis jugado a fondo las versiones originales.

LO MEJOR

  • Dos de los mejores juegos tipo Souls de los últimos años
  • El sistema de combate es diferencial: una maravilla
  • Algunas opciones gráficas como los 120hz
  • Apenas sin tiempos de carga
  • La colección completa con centenares de horas de juego por delante

LO PEOR

  • Como remasterización, podría dar más de sí a nivel visual
  • Algunos errores técnicos en los distintos modos gráficos
  • No hay mejora gratuita para los poseedores del primer Nioh en PS4
8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.