Gods Will Fall
Gods Will Fall
Carátula de Gods Will Fall

Gods Will Fall, análisis

Lidera la venganza de la humanidad contra los dioses en su propio terreno con Gods Will Fall de Clever Beans y Deep Silver para PC, PS4, Xbox One y Switch.

Viajamos al reino de los dioses en este nuevo RPG de acción con toques aquí y allá de dungeon crawler, roguelike y exploración; así es Gods Will Fall, lo nuevo de Clever Beans (creadores de títulos como WipeOut Omega Collection o When Vikings Attack!) y Deep Silver para PC, PS4, Xbox One, Nintendo Switch y Stadia, una aventura de acción con perspectiva isométrica que recuerda a títulos como Diablo en su puesta en escena pero que a la práctica ofrece sensaciones cercanas a propuestas como de corte Souls, especialmente en todo lo referente al combate y cómo nos enfrentamos a las diferentes criaturas divinas que pueblan el peligroso y traicionero mundo del Overworld. Veamos en nuestro análisis qué ofrece esta original propuesta con elementos procedurales para que cada nueva partida sea diferente a la anterior. Conviértete en leyenda o sucumbe al poder de los dioses, una vez y otra y otra...

Los dioses caerán, uno a uno

Gods Will Fall, como concepto, es sencillo y directo. Tanto es así, que no se toma muchas molestias en presentar un argumento algo manido (mediante una curiosa presentación 2D a base de ilustraciones bastante llamativas) en el que la humanidad lleva demasiado tiempo sometida a las injusticias y el implacable yugo de un grupo de dioses muy particular. Es por ello que cientos de barcos con los hombres y mujeres más valientes tratan de llegar a la isla del Overworld, hogar de los dioses; aunque muy pocos lo consiguen, ya que las embarcaciones son objetivo del enorme poder divino, hundiéndose entre gigantescas olas. Eso sí, ocho son los guerreros que logran llegar a las playas de tan temida isla; y es ahora cuando empieza nuestro periplo, haciéndonos con el rol de un grupo de héroes y heroínas que tienen como objetivo acabar con los dioses que tantos siglos llevan atormentando a hombres, mujeres, niños y niñas.

El título se divide en dos claras vertientes, una de sencilla exploración en grupo con la que nos movemos por la isla a modo de hub en busca de las diez mazmorras de los dioses (con la ayuda de un mapa, eso sí) y otra de acción en la que uno de los héroes o heroínas debe adentrarse en solitario en cada una de las mazmorras para alcanzar a la deidad de turno y acabar con ella, no sin aniquilar antes a sus vasallos para debilitar su vida. La gracia del asunto es que cada guerrero representa en realidad una vida y si caemos en alguna de las mazmorras lo perderemos; puede quedar atrapado o morir. En el caso de que quede atrapado, si accedemos con otro héroe y salimos victoriosos, lo rescataremos; en cambio, si muere, lo perdemos para siempre. Y si nos quedamos sin personajes, termina la partida.

Es precisamente aquí cuando Gods Will Fall muestra su mejor cara, la de plantear cierta estrategia a la hora de abordar cada mazmorra, cada partida en sí, ya sea a través de un personaje u otro. Y es que cada guerrero o guerrera tiene sus propias habilidades, fortalezas y debilidades, así como un tipo de arma de entre cinco tipos: espada, lanza, hacha o maza, doble hacha o maza y hacha o maza a dos manos. Dominar cada arma y sus cualidades será vital para la victoria, además de disponer de armas arrojadizas que puedan dejar caer los enemigos vencidos y otras armas, consumibles y objetos secundarios que podemos encontrar en las mazmorras y equipar en cualquier momento. Además, algunos personajes demuestran ambición, valentía o amistad a la hora de rescatar a un determinado compañero, con lo que sus estadísticas mejorarán o empeorarán según las circunstancias. Eso sí, con cada victoria, los personajes subirán de nivel y recibirán habilidades y armas más poderosas con un nivel máximo de tres estrellas.

Fácil de aprender, difícil de dominar

El manejo de cada héroe cambia por completo la experiencia de juego y nos invita a ser muy cautelosos con cada paso y con cada encuentro, puesto que podemos caer en cualquier momento y dar al traste con nuestro avance y la propia partida. Aquí es donde saca a relucir de forma tímida su personalidad soulslike, sin ser tampoco una pesadilla a nivel de dificultad. El combate exige un timing preciso y ofrece varias opciones, desde el golpe normal a uno más poderoso, además de la esquiva, el quite o parry para aturdir, el salto y el sprint; con todo, las sensaciones son satisfactorias, aunque algunas animaciones y físicas un tanto mejorables pueden dejarnos vendidos en más de una ocasión. Dominar todos estos aspectos será clave para salir airosos de cada combate, aunque el título es honrado en este sentido; si mueres será por un error tuyo, no hay más. Y da mucha rabia caer por un abismo por despiste; avisados estáis.

La vitalidad de nuestros guerreros, por otro lado, juega también con la estrategia y la gestión de la misma por cómo se gasta y cómo se recupera; cada personaje tiene su propia barra de salud formada por segmentos de vigor que se irán vaciando con cada golpe o ataque rival. Para recuperar salud debemos encadenar varios golpes certeros para que suba la llamada sed de sangre y, una vez alcancemos los segmentos que queramos o podamos rellenar, realizar un grito de rabia para recuperar dichos segmentos. Este método aporta más de lo que parece y provoca momentos de auténtica ansiedad a los mandos, en el buen sentido, claro; todo un desafío.

Por otro lado, mientras que las mazmorras son siempre las mismas, la presencia de un tipo u otro de enemigos (y su dificultad) hasta la sala final del dios de turno es aleatoria con cada partida, con lo que cada viaje será diferente al anterior. De nuevo, su vertiente táctica se beneficia de las muy variadas situaciones que pueden darse con cada nueva partida. Eso sí, tras varias runs, Gods Will Fall muestra claramente sus limitaciones a nivel de contenido, volviéndose notablemente repetitivo tras unas cuantas partidas. Los enfrentamientos con los dioses, por su parte, pecan de ser algo irregulares, con algunos combates muy atractivos y otros algo más descuidados, con algún que otro jefe con mecánicas demasiado rebuscadas para el poco margen que nos deja el juego a nivel de vitalidad, algo que desemboca en una excesiva reiteración de situaciones que no ayudan a la percepción general del título.

Pasando al plano audiovisual, la puesta en escena de Gods Will Fall desprende personalidad por los cuatro costados. Gráficamente es competente, especialmente por un diseño artístico que abraza el estilo cartoon, aunque muchos de los modelados se antojan demasiado sencillos, así como las texturas en general. Eso sí, gracias a una paleta de colores muy especial y un carácter pictórico que simula trazos de acuarelas, ofrece estampas verdaderamente bellas, especialmente cuando se recrea en mostrar paisajes en la lejanía, tanto recorriendo la isla como en ciertas mazmorras. A nivel sonoro convence de igual forma gracias a una banda sonora con ritmos tribales, en ocasiones, logrando una atmósfera que mezcla epicidad y misterio a partes iguales. El juego llega traducido al castellano con voces que simbolizan un idioma ancestral.

CONCLUSIÓN

Gods Will Fall irrumpe en el género de los action RPG y rogue lite demostrando mucha personalidad y una propuesta original y correctamente ejecutada con ideas que incluso llegan a sorprender, como por ejemplo, en cómo aborda el combate, la gestión del clan de guerreros o el diseño de las mazmorras. Eso sí, el equilibrio entre diversión directa y reiteración de mecánicas no está al nivel de otros aspectos que sí convencen, haciendo que el jugador pierda el interés tras un número no muy elevado de runs; en este sentido, algunas inconsistencias en las físicas y una IA mejorables tampoco ayudan al conjunto. La aleatoriedad de cada partida en sí resulta interesante, aunque provoca picos de dificultad injustos, dando en mayor o menor medida al traste con unas primeras horas de sorpresa y diversión más que justificadas.

LO MEJOR

  • Propuesta original y fresca
  • Gestión del clan de guerreros
  • Diseño de las mazmorras
  • Artísticamente muy especial

LO PEOR

  • Tras unas pocas horas se vuelve muy repetitivo
  • Picos de dificultad sin justificación
  • IA y físicas con margen de mejora
  • Combates contra jefes irregulares
6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.