When The Past Was Around
When The Past Was Around
Carátula de When The Past Was Around

When The Past Was Around, análisis: un bonito viaje por los recuerdos

Analizamos When The Past Was Around, una corta y muda experiencia narrativa llena de puzles y con una historia sobre la pérdida, el dolor y la superación.

Parece ser que los desarrolladores indonesios Mojiken y Toge Productions han querido centrarse en las historias cortas y mudas, dejando que el jugador recree su propia experiencia y abra los sentimientos de par en par. Tras A Raven Monologue y Coffe Talk, han querido presentar When The Past Was Around, un hermoso juego de puzles point and click sobre el amor, la pérdida, el dolor, la pena y toda la superación que hay tras ello. El 22 de septiembre ya se podía disfrutar para PC y a mediados de diciembre llegó al resto de plataformas, Nintendo Switch, PlayStation 4 y Xbox One. El juego ofrece una narración silenciosa, introduciendo la música como principal elemento narrativo y provocando una gran profundidad en cada escena que presentan. A pesar de ser una historia cautivadora y melancólica, es un viaje bastante corto dónde solamente podremos disfrutar durante una hora y media.

Solo queda aceptar el dolor

Eda y Owl son una pareja de enamorados que el destino quiso unirlos, aunque no para siempre. Ella estaba perdida en la vida, quería alcanzar sus sueños, lograr un verdadero amor y lo logró, conoció a Owl, un búho antropomórfico con el que prenderá su pasión, encontrará la llama de una relación y aprenderá a tener un corazón roto. Las historias de amor como cualquier otra historia tienen un final, y en When The Past Was Around han querido presentar una realidad algo agridulce junto con esta joven y su amante, y es que, a pesar de la pena, el tiempo es la verdadera medicina para aceptar y superar el dolor. El juego trata de vencer el pasado y encontrarse con uno mismo sin necesidad de recordar aquello que nos haga sufrir. Estará ambientado en un mundo onírico con una melodía particular que será una manera de expresar, sentir y comunicar la narración de esta historia.

En un principio vemos a Eda caminar lentamente hacia un hombre borroso y oscuro que está metido en una jaula. Cuando interactuamos con él lo podremos liberar, lo que provoca que se levante, aparezca una puerta y desaparezca tras ella, no sin antes animarnos e invitarnos a unirnos a ellos en un viaje lleno de emociones y sentimientos que rodea el pasado y el presente. Puede parecer extraño, pero con el desarrollo de la historia terminaremos comprendiendo de que se trata y tendremos una explicación a esta metáfora. Las escenas posteriores serán un recorrido por todos sus recuerdos juntos, enfatizando los pequeños placeres diarios que tiene que ver con su vida, su pasión y su amor. No obstante, todas ellas tendrán una relación y un nexo que en ningún momento nos hará sentirnos perdidos en la narración de la historia.

Unos acertijos para liberar el pasado

Toda la historia se impulsa principalmente para resolver acertijos y comprender cada puzle que nos presentan, aunque es poco probable que supongan un desafío. Compuesto por diferentes niveles, su jugabilidad no irá más allá que una imagen estática dónde podremos desplazarnos lateralmente e interactuar con el entorno. No deja de ser una aventura del clásico point and click, dónde el puntero del ratón será quien nos indique aquellos objetos que nos permitan interactuar. No obstante, si en algún momento no logramos averiguar con cual objeto se puede ejercer una acción, en la parte superior derecha tendremos un dibujo de una bombilla, al pulsarlo nos resaltará los puntos de acceso de cada elemento importante en la escena que estemos situados. Además, si el objeto que vayamos a utilizar está lejano, el propio juego hará un zoom para que tengamos mayor familiarización, incluso podamos combinarlos sin mayor dificultad.

Entre habitación y habitación habrá que averiguar y descubrir diversas pistas, incluso en más de una ocasión tendremos que anotarlas en un papel porque las utilizaremos un poco más adelante. Abriremos cofres del tesoro, podremos preparar una perfecta tarde del té, incluso haremos la colada. Serán diversos puzles que resolver y algunos misterios que descubrir en objetos y actividades cotidianas de la vida de Eda y Owl. Todos los objetos que recojamos y se añadan a nuestro pequeño inventario, se utilizarán y nunca tendremos una acumulación u objetos innecesarios, es decir, entre nivel y nivel el juego comienza desde cero. Será posible movernos hacia delante y hacia atrás entre diferentes escenas, pero nunca controlaremos el personaje principal, lo que hace que ese impacto emocional al que quiere dirigirnos el juego se pierda un poco por el camino.

Una banda sonora como hilo conductor

En esta ocasión y con mayor protagonismo es el sonido y la gran banda sonora que When The Past Was Around nos presenta, establece una atmósfera hermosa con una canción a violín dónde nos acompañará en este corto viaje dónde no habrá diálogo. Terminarás tarareando esta melodía y conseguirás hacerte compañero de cada nota musical con la que juega en los compases de esta historia tan bonita y con la que en más de una ocasión tendrás que resolver un puzle. Sin duda, la melodía será un hilo conductor a lo largo de toda la historia y se convertirá en algo muy profundo y significativo. Por otra parte, el estilo visual tanto de los fondos como de los personajes principales es muy bonito y nos puede recordar a una caricatura dibujada a mano. Las animaciones de los personajes y las cortas escenas, son sencillas y con una paleta de colores perfecta, haciendo que todo en su conjunto de la sensación como si de un cuento se tratase.

CONCLUSIÓN

Con una historia agridulce, When The Past Was Around es una experiencia narrativa muy corta donde nos introduce al amor, el dolor y la pérdida tan rápido que puede que cueste asimilarlo. La historia es muda, pero es cierto que no necesita palabras para expresar todos los sentimientos que hay guardados y el uso de una melodía como hilo conductor es el claro ejemplo, siendo elegante y bastante memorable. A lo largo del camino nos encontraremos algunos puzles y estos no son nada desafiantes, todo lo contrario, son intuitivos y sencillos a la hora de completarlos. Su estilo visual es otro de sus encantos y en todo su conjunto provoca tener una experiencia emocionante.

LO MEJOR

  • Una historia cautivadora.
  • Una banda sonora al violín muy hermosa.
  • Estilo visual atractivo, parece un cuento.

LO PEOR

  • Puzles poco desafiantes.
  • No poder controlar el personaje principal.
  • Duración muy corta.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.