Fitness Boxing 2: Rhythm & Exercise
Fitness Boxing 2: Rhythm & Exercise
Carátula de Fitness Boxing 2: Rhythm & Exercise

Fitness Boxing 2: Rhythm and Exercise, análisis Switch

Fitness Boxing 2: Rhythm and Exercise es un juego de Nintendo que implanta el gimnasio en casa. Boxeo y música se combinan para que los estrenos desde el hogar se vuelvan divertidos y variados.

Los gimnasios se esfuerzan en atraer clientes cada año. Muchos de estos clubs tratan de reinventarse incorporando actividades que tienen relación con deportes de contacto, pero sustituyendo al rival por ritmos motivadores. Body Combat o FitBoxing son solo dos ejemplos de las nuevas disciplinas que con música cañera tonifican nuestro cuerpo.

Estas nuevas modalidades dentro del cardio han ganado muchos adeptos debido a la alta intensidad del entreno y el ritmo estimulante. Sin embargo, la pandemia ha provocado que el gimnasio se traslade hasta nuestro hogar. Ring Fit está siendo toda una revolución en 2020, pero no es el único que quiere que sudemos la camiseta, Fitness Boxing 2: Rhythm & Exercise de Nintendo Switch pone a nuestra disposición el mejor fitboxing en Switch para beneficiarnos físicamente mientras pasamos un rato divertido.

Primeros pasos

Para disfrutar de este juego no se requieren conocimientos técnicos de boxeo, tan solo necesitas enfundarte los joy-cons a modo de guantes y seguir el tutorial, el cual comenzará por lo más básico: la posición del cuerpo y dos tipos de golpe. Lo primero que debemos dominar es el balanceo, ya que un correcto juego de pies nos dará estabilidad y potencia en la ejecución de los movimientos. ¿Quieres refrescar algún movimiento? Solo basta con entrar en “Primeros pasos” para repasar aquellos golpes que se te resistan.

La siguiente lección será conocer las mecánicas como buen juego de ritmo y ejercicio que es. Fitness Boxing 2: Rhythm & Exercise dispone de una matriz en la que circulan los tipos de golpe que debe ejecutar el jugador en el momento preciso. Si se golpea en el centro del espacio marcado se consigue una puntuación perfecta. Y si no es así puede variar entre un “bien” o “fallo”. Cuando encadenamos una serie de movimientos perfectos entra en juego el estado “inspiración”, donde el decorado se transforma en un espectáculo psicodélico en el cual podemos doblar nuestra puntuación. La clave para acertar con los golpes es seguir el ritmo y empezar a perder de vista los indicadores de pantalla.

La constancia es la clave

Antes de comenzar el ejercicio en serio, vale la pena consultar la sección “mis datos”. Allí se calcula nuestro IMC y se estima la cantidad de calorías quemadas. La ficha inicial recogerá nuestra edad, altura, peso y objetivo a alcanzar. Si no queremos que nadie más de la casa descubra nuestros datos (el peso es información altamente sensible) es posible asignar una contraseña.

Un entrenador nos guiará en todo momento por las pruebas y los menús. Janice, la primera instructora, nos ofrece información indispensable para iniciarnos en el fitboxing y nos motivará durante los entrenos. Estos comprenden entre sesión diaria o ejercicio libre. En la sesión diaria se llevan a cabo ejercicios diseñados según el objetivo del jugador. La ficha señala datos relevantes como la dificultad, tiempo, parte del cuerpo a trabajar y los temas musicales. Normalmente tienen tres partes: estiramiento (calentamiento), entreno y estiramiento. En cuanto a ejercicio libre, nos permite focalizarnos en una zona concreta o movimiento, entre otro tipo de personalizaciones.

Personalización de ejercicios

En base a mi objetivo de trabajar todo el cuerpo en 25 minutos, mi instructor diseñó un tabla de ejercicios muy completa que incluía jabs (directo de izquierda), directos (cross) y 1-2. El siguiente día desbloqueé crochets, ganchos, golpes triples y esquivas. Al combinar muchos de estos movimientos noté como la intensidad del entreno crecía y podía trabajar diferentes partes de mi cuerpo. Al finalizar obtuve mis estadísticas, y se realizó un cálculo importante: la edad física. Un momento de tensión y reflexión, -y reminiscencias de Brain Training- y la excusa perfecta para autosuperarse a diario.

En Fitness Boxing 2: Rhythm & Exercise acumularemos logros por completar objetivos del juego que se traducen en billetes de recompensa para personalizar nuestro entrenador. Lo que lees, un grupo muy internacional con sus propias voces y animaciones estará deseoso de enseñarnos la disciplina, y vestir a la moda. Sus complementos serán variados, así como las personalizaciones físicas (color de cabello, ojos…) También es posible desbloquear melodías de canciones populares como el “YMCA” de Village People o “Hot N Cold” de Katy Perry. Eso sí, son adaptaciones sin letra.

Para no saltarnos el entreno se puede añadir mediante el menú de ajustes una alarma, esto hará que en el horario configurado el botón HOME se ilumine y el Joy-Con vibre. No hay excusas para no dedicar un rato al día a ponernos en forma. Por cierto, si has jugado al original puedes importar tus estadísticas en esta segunda parte.

Por último, debemos hablar del modo cooperativo. Todos sabemos que ejercitarse en compañía es mucho más divertido. Atrévete a desafiar a un compañero con 2 o 4 Joy-Cons y realizad una sesión de Fitness Boxing 2: Rhythm & Exercise juntos. Al terminar, echad un ojo a las estadísticas y retaos a otro súper entreno.

CONCLUSIÓN

Fitness Boxing 2: Rhythm & Exercise es un título de ritmo que tiene como fin mantenernos saludables y en forma mientras pasamos un rato entretenido. Ofrece una correcta personalización de entrenos y alarmas para no descuidar nuestras citas. Así como estadísticas completas de los ejercicios cursados y calorias quemadas. Una buena opción para principiantes de esta actividad dirigida.

Nota: 7.5

LO MEJOR

  • Poder practicar fitboxing en casa
  • Ejercicios variados e interesante personalización
  • Simple y divertido

LO PEOR

  • Ausencia de voces en español
  • Se echa en falta una detección de movimientos más precisa
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.