BeTech: noticias de tecnología

SMARTPHONES

Nueva etiqueta EU para saber si un móvil es fácil de reparar o no

El Parlamento Europeo ha votado a favor del ‘Derecho a Reparar’, para saber al grado de reparabilidad de las cosas.

Nueva etiqueta EU para saber si un móvil es fácil de reparar o no

Te compras un móvil, y se te rompe. O se fastidia la tablet. O la lavadora. O una TV. Si están fuera de garantía y la avería es grave, te dirán eso de “para lo que va a costarte, te sale más barato uno nuevo”. También si es una pieza sólo la que se ha roto, puedes intentar cambiarla tu, pero el mecanismo es complicado, poco accesible. Eso se acabó, porque Europa ha votado a favor de la Reparabilidad.

Poner fin a la obsolescencia prematura de los productos

Dado que la mayor parte de la huella de carbono de un producto es atribuible al proceso de fabricación, según el Parlamento Europeo es “esencial que repensemos nuestro sistema de fabricación y nos dirijamos hacia productos verdaderamente sostenibles”. Los smartphones son un ejemplo bien conocido: el 80% de la huella de carbono de un dispositivo se genera durante su fabricación y sólo el 15% de los teléfonos se recogen y reciclan al final de su vida útil.

Las elecciones de material y diseño determinan si un producto es duradero, reparable, fácil de desmontar y reciclable al final de su vida útil. Si bien los consumidores parecen estar dispuestos a hacer lo que sea necesario, todavía hay que “superar una serie de barreras” como:

  • Alto coste de las reparaciones
  • Reparaciones dificultadas por la falta de piezas de repuesto o de información
  • Falta de conocimiento de los derechos si un producto tiene un defecto

El objetivo es “defender a los productores que diseñan productos sostenibles y penalizar a aquellos cuyos productos son defectuosos e insostenibles”, y acabar con la llamada ‘obsolescencia prematura’, o sea: una vida útil corta que te obliga a comprar otro modelo para seguir usándolo, y fomentar así el consumo en vez de poder disfrutar el producto varios años.

El Derecho de Reparación en la UE

Para ser sostenibles, los productos deben ser reparables para que puedan permanecer en el mercado el mayor tiempo posible. Según la UE, “Es hora de acabar con las prácticas que impiden o dificultan la reparación de los productos". Por término medio, el 70 % de los europeos preferiría reparar en lugar de sustituir un producto defectuoso. Sin embargo, "los vendedores todavía tienden a ser mucho más entusiastas en la sustitución de productos”.

Por ello, y para cumplir con todo lo expuesto, el Parlamento Europeo ha aprobado el ‘Derecho a Reparar’, un texto con nuevas reglas, leyes, planes de acción y medidas para:

  • Abrir el mercado de reparación de productos en Europa con reparaciones simples y asequibles.
  • Proporcionar información sobre el grado de reparabilidad de un producto
  • Garantizar la disponibilidad de piezas de repuesto
  • Tiempos de reparación rápidos
  • Acceso a la información sobre reparaciones para los vendedores, los reparadores independientes y también los consumidores,
  • Fomentar las reparaciones en el hogar
  • Apoyar a los reparadores locales e independientes.

Para la UE y su nuevo texto, es simplemente “inaceptable que los mecanismos de propiedad intelectual hagan que la realización de las reparaciones de los productos sea una prerrogativa del diseñador o del distribuidor. Deben desplegarse mecanismos de apoyo logístico y financiero para ayudar a estos comerciantes locales”.

Etiquetar un móvil según su Reparabilidad

Una de las medidas del texto es la de avisar a los usuarios antes de que compren un producto de su grado de reparabilidad, ya sea un móvil, tablet, portátil, cámara, electrodoméstico, etc. ¿Cómo? Con una etiqueta informativa en la caja para saber por ejemplo que el móvil que quieres es fácil de reparar en casa, o que por contra es casi imposible de que lo repares sin romperlo.

La sugerencia Nº21 del texto señala la exigencia de “una mejor información sobre los productos mediante un etiquetado obligatorio sobre la durabilidad y la posibilidad de reparación de un producto (vida útil prevista, disponibilidad de piezas de repuesto, etc.). ), definiendo la durabilidad y la reparabilidad como las principales características de un producto”.

Francia ha sido el primer país en anunciar la puesta en marcha de estas medidas, ya que a partir de enero de 2021 -en apenas un mes-, los fabricantes de productos deberán colocar una etiqueta con una puntuación del 1 al 10 para informar sobre la reparabilidad. Eso sí, de momento sólo se aplicará a:

- Móviles

- Portátiles

- TVs

- Lavadoras

- Cortacéspedes

Francia será la pionera, pero ¿veremos ese tipo de etiquetas también en España sobre si el Galaxy S30, Huawei P50 o iPhone 13 son fáciles o complicados de reparar?