Amnesia: Rebirth
Amnesia: Rebirth
Carátula de Amnesia: Rebirth

Amnesia: Rebirth, análisis. No sabes lo que es pasar miedo de verdad

Nos dejamos atrapar por la nueva entrega del gran clásico del terror puro y survival horror creado por Frictional Games

En los últimos tiempos, cuando hablamos de estudios tan influyentes que han creado escuela, solemos tirar de nombres como From Software. Se olvida demasiado a menudo la importancia de otros más pequeños como Frictional Games. Al igual que los japoneses y sus Souls ya convertidos en etiqueta, los suecos pueden presumir de influencia, en este caso, en el ámbito del survival horror puro. El trabajo iniciado en las catacumbas del indie los llevó, con los años y gracias a títulos como Penumbra y Amnesia, a los tabloides mainstream de medio mundo. Sin la revisión del género que realizaron no tendríamos excelentes juegos como los Outlast, por ejemplo. Acompañadnos de la mano en este análisis (no os preocupéis, prometemos no soltaros) para ver si Amnesia: Rebirth, la última entrega de la célebre franquicia, hace honor a su legado.

Frictional Games, el terror puro y la identidad del videojuego como medio

Frictional Games hizo virtud de sus limitados recursos en títulos donde el lore se expande en el subconsciente del jugador. Sus juegos se abastecen de la tradición literaria del terror absoluto, inexplicable e imbatible para hacerla explotar en las manos temblorosas del usuario. No puedes vencer, así que huye, corre por tu vida. Escóndete detrás de barriles mohosos, debajo de bastas mesas; pega tu cara contra oscuros muros de castillos centenarios y contén la respiración. Cuenta hasta diez, o reza a tu dios, lo que sea por no perder la cordura.

De los géneros que el videojuego comparte con otras manifestaciones artísticas, tal vez sea el terror el que mejor lo ayuda a definirse y diferenciarse como medio. Como si de niños viendo un guiñol se tratara, cuando vemos una película de terror gritamos desde nuestros asientos a los protagonistas en la pantalla para que no sigan el guion escrito. ¡No vayas por ahí! ¡El asesino está a tu espalda! ¡No abras esa puerta!... No abras esa puerta. Como se teoriza en el ensayo Cine y videojuegos: un diálogo transversal, ahí está la clave. El actor, desoyendo nuestras advertencias, abrirá esa puerta para, posiblemente, encontrar la muerte al otro lado.

En un videojuego de terror ¿Qué ocurre cuando somos nosotros los que debemos abrir esa puerta? De los muchos vídeos que hay en internet que recopilan las reacciones de los jugadores de Amnesia, hay uno que nos da la respuesta. Vemos en pantalla una puerta cerrada. El jugador se mantiene quieto delante de ella, y lo que escuchamos son sus pensamientos en voz alta. Está aterrorizado. Se anima así mismo a seguir adelante, a girar el pomo, pero el miedo lo tiene paralizado. No es capaz de dar el paso. El videojuego se basa en la acción a través de la interacción. Si no actuamos, la trama embebida no avanza dando lugar a un tenso pasaje de narrativa emergente. Son los videojuegos definiéndose como medio, ciertamente, la diferencia está en quién abre la puerta

Amnesia renace en los latidos de un nonato

Puede sonar extraño al lector que el primer calificativo que se nos ocurre cuando comenzamos a jugar a Amnesia: Rebirth sea Maravilloso, y no otros como Terrorífico o Desasosegante. Y estamos igualmente sorprendidos. El juego se muestra lento en su arranque, con el toque justo de extrañeza antes de desplegar sus esperadas armas. Nos encontramos en la segunda mitad de los años 30, y somos una mujer que acaba de sobrevivir a un accidente aéreo sobre los cielos de Argelia. Nuestras primeras acciones nos llevarán a buscar a nuestro marido, que intuimos vivo al no encontrar su cuerpo entre los humeantes restos del fuselaje.

No vamos a contar más, hacerlo sería un flaco favor para todo el que desee sumergirse en el juego. Baste decir que el contexto histórico, prebélico, en los estertores geopolíticos de los iagonizantes imperios coloniales europeos, se transmite con fuerza a través de las imágenes y las palabras. Es un tiempo y un lugar en los que todavía cabía el misterio. Encontraremos en nuestro camino yacimientos arqueológicos que revelan antiguas civilizaciones, fortificaciones francesas abandonadas al implacable avance del desierto, ritos ancestrales y cuevas que devoran la luz cual agujero negro…

La narrativa del juego nos lleva en volandas a través de situaciones excelentemente escritas y ejecutadas. Lo empapa tanto todo que incluso se expresa en las bellas estampas a carboncillo que hacen las veces de pantallas de carga. La iluminación y el sonido, tan importantes en la franquicia vuelven a brillar aquí casi como un personaje más. Recomendamos con todas nuestras fuerzas jugarlo a oscuras y con cascos. La inmersión se dispara y la experiencia merece muchísimo la pena.

Los puzles confían en las capacidades deductivas del jugador y se apoyan en la física de los objetos para ser resueltos. Si necesito llegar al siguiente piso en este elevador que no tiene suelo, tal vez pueda colocar en su base las tablas que vi en otra habitación para subirme en ellas. Al contrario que en otros juegos donde, al llegar un lugar, intuimos la pereza que será resolver una situación para seguir avanzando, en Amnesia: Rebirth nos congratularemos en más de una ocasión diciéndonos mentalmente: Me va a encantar hacer lo que creo que tengo que hacer.

Como en otras entregas de la franquicia, encontramos nuestro mayor enemigo en la oscuridad. La luz será escasa y más aún los recursos para encender candiles o antorchas. El miedo vendrá muchas veces por lo que no vemos, por lo que solo intuimos, es este uno de los grandes logros en Frictional Games que se mantiene tal cual en este juego: utilizar contra el jugador a su mayor enemigo, su imaginación. Todo hay que decirlo, tal vez la familiaridad con los anteriores juegos del estudio reste punch al usuario avezado. En nuestro caso, creemos que la estupenda narrativa y la forma que tiene esta de hacernos empatizar con nuestra protagonista es un contrapeso que bien vale ese sacrificio. Una pena no poder dar en estas líneas sentido al título de este apartado. Sonreiréis cómplices cuando lo recordéis mientras estáis atrapados por el juego.

Un estudio en plena madurez en busca de la aventura

Amnesia: Rebirth demuestra que, a pesar de los años transcurridos, Frictional Games tiene todavía mucho que decir. El impase que se autoimpuso con Soma les ha permitido coger aire, refrescarse, cargar las pilas. El juego los muestra seguros y maduros, pero también con pasión por su criatura. Se junta en Rebirth todo lo aprendido en anteriores desarrollos. A pesar de todo, tenemos un pero.

El fuerte componente de aventura clásica tan bien llevado en el juego coge más protagonismo que nunca. Si unimos eso a su maravillosa narrativa y a la falta de punch del horror de antaño nos vemos empujados a hacernos algunas preguntas. Tal vez Frictional Games debería emprender el vuelo hacia nuevos parajes. Demuestran en Rebirth la capacidad suficiente para hacerlo. Puede resultar dificil dejar de lado el survival horror que tantas alegrías les ha dado, y también tenemos una sólida fan base que va a querer disfrutar una y otra vez del mismo caramelo envenenado. Las cadenas en las que se ha convertido su propio legado al sumar eslabones en cada nuevo lanzamiento puede ser complicada de romper.

Se intuyen ganas en Rebirth por perderse en otros caminos. Los exteriores a la luz de un día que muere y el potente componente narrativo así parecen contarlo. Esperamos desde aquí que Frictional Games se envalentone, salga de su cómodo escondite y se enfrente a ese ser imbatible que ellos mismos han creado. Les esperamos al final del tunel con los brazos abiertos, deseosos por escuchar las nuevas historias que tengan que contarnos.

CONCLUSIÓN

Amnesia: Rebirth es un digno capitulo en el libro del horror de Frictional Games. Tal vez no resulte tan impactante para nuestros nervios como lo fueron las entregas seminales, pero eso se suple con creces gracias a una narrativa arrebatadora. Nos ha gustado mucho cómo lo hace todo. Se ve claramente que Amnesia Rebirth es el sabio receptáculo de la madurez adquirida a lo largo de los años. Dejar momentáneamente la franquicia en manos de Chinesse Room para desfogarse más libremente con Soma nos devuelve a un estudio totalmente consciente de su legado. Se les nota seguros, fuertes, renovados dentro de sus automarcados parámetros. El juego guarda en su interior lo que esperan sus incondicionales, pero se arriesga a ofrecer más. Tal vez decepcione a algunos seguidores de la línea más dura, pero estamos seguros que serán contrarrestados por el entusiasmo de muchos nuevos usuarios. Resulta menos áspero que sus antecesores, aspereza que reforzaba su propio mensaje, pero mantiene igualmente el respeto en todo momento a la inteligencia del jugador. Creemos que Amnesia Rebirth puede convertirse en la entrada perfecta a la franquicia.

LO MEJOR

  • Digna entrega de la franquicia
  • Narrativa excelente con un guion bien escrito
  • No subestima al jugador, lo trata de tú a tú
  • Logra levantar un potente lore

LO PEOR

  • Por la experiencia acumulada, no impacta tanto como los anteriores
  • Más accesible. Tal vez moleste a algunos, aunque puede suponer la puerta de entrada a muchos nuevos jugadores
  • ¿Estamos ante una fórmula que no da más de sí? Tal vez sea el momento de abrazar nuevos, brillantes y desconocidos horizontes
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.