Collar X Malice
Collar X Malice
Carátula de Collar X Malice

Collar x Malice, análisis

Una aventura romántica enmarcada en una historia de suspense que nos hará reflexionar sobre la justicia institucional.

Vivir una historia de amor es una de las aventuras más vibrantes que podemos experimentar. Tal vez no nos enfrentemos a dragones archipoderosos ni tengamos que salvar el planeta. O tal vez sí, codo a codo con la persona que amamos. Pero el amor añade una fuerza muy especial a la narrativa y, además, crea un vínculo muy emotivo con el jugador. Así, el género romántico explota la fantasía de vivir una historia de pasión épica, con el crecimiento de ese sentimiento entre los amantes, sus dificultades y momentos más ardientes. En los videojuegos, observamos cómo los simuladores de citas apelan al deseo de tener varios pretendientes entre los que elegir, lo cual aporta un aliciente para experimentar otra partida con otra elección. En otros géneros como el rol, se incorporan subtramas amorosas que podemos explorar, como es el caso de Dragon Age o The Witcher. En una rama más especializada, tenemos los otomes, aventuras narrativas de corte romántico destinadas a chicas jóvenes. Dentro de esta clasificación, tenemos Collar X Malice (Otomate, Idea Factory), lanzado en 2016 para Android Y PlayStation Vita, y que desde el pasado agosto podemos disfrutar en Nintendo Switch.

Bajo el yugo de Adonis

Otomate, especializado en el desarrollo de otomes, nos propone una novela visual que propone las dinámicas románticas tradicionales propias del shojo, pero con un trasfondo de thriller maduro y cargado de una atrevida crítica social contra el sistema judicial en Japón. Nos encontramos en Shinjuku, el barrio comercial y administrativo más importante de Tokio. Sin embargo, aquí se ve despojado de su habitual glamour de luces de neón y ocio nocturno. La zona se halla en una prolongada cuarentena a causa de la amenaza del grupo terrorista Adonis, que ha iniciado la cuenta atrás hasta el llamado Día X, la fecha señalada para una revolución que iniciará la purga judicial de Japón.

Adonis se presenta como una facción desencantada con la corrupción policial en Japón, y cada mes comete un crimen con el que pretende castigar y exponer las miserias judiciales del país. Sus objetivos son individuos cuya maldad es nociva para la sociedad y que de algún modo ha eludido el peso de la ley. El temor ha anidado en una población que teme día a día por ser el siguiente objetivo, mientras que el mensaje de Adonis ha calado hondo: la desconfianza en la policía aumenta cada día, y el hecho de que a cada ciudadano se le haya proporcionado un arma como autodefensa no hace más que incrementar una inseguridad instalada en la vida cotidiana. A lo largo de la partida, veremos cómo Collar x Malice no sólo nos propone vivir un romance de mariposas en el estómago y caricias electrizantes, sino que pone sobre la mesa un interesante debate sobre el papel de la policía, el concepto de justicia y la ética de la ley.

Encarnamos a la agente de policía Ichika Hoshino, cuyo nombre de pila puede personalizarse, —aunque en el audio seguiremos oyendo la versión oficial—. Su labor es atender las numerosas llamadas de los ciudadanos angustiados y enfurecidos por la situación de Shinjuku. Una noche, mientras va a atender un aviso, alguien la deja inconsciente. Al despertar, se encuentra en un lugar misterioso, con un collar cerrado alrededor de su cuello. Adonis, desde este macabro accesorio, se pone en contacto con ella y le informa de que dicho artilugio contiene un veneno letal que le inyectarán si informa a la policía de su situación… o si fracasa en la prueba a la que la someten. La joven ha sido escogida como sujeto de observación por parte del grupo terrorista, quien desea evaluar sus ideales para determinar si es digna.

El amor en tiempos oscuros

Hoshino es rescatada por un grupo de atractivos jóvenes que trabajan al margen de la policía para desenmascarar a Adonis. Juntos, deberán cooperar para salvar la ciudad del Día X y a la propia Ichika de su peligro. A lo largo de 6 capítulos de una hora cada uno, recorreremos una apasionante historia de misterio y suspense, con momentos tensos a pesar de algunos giros predecibles. Y, por supuesto, habrá espacio para el amor y arrojarnos a los brazos de uno de nuestros sensuales cómplices. Al contrario que otros simuladores de citas, la elección de nuestra pareja no dependerá de una obvia opción de diálogo. En el prólogo, mediante decisiones sutiles, expresaremos nuestros intereses y enfoque sobre el caso del Día X, y según esto nos adentraremos en una de las posibles rutas con su correspondiente romance. Asimismo, en cada una de las historias viviremos una trama totalmente diferente y esto, sumado al romance disponible después de completar el juego, añade un componente rejugable bastante interesante que aumenta la vida del juego en unas 20 horas. Entre nuestros candidatos sentimentales, encontramos estereotipos encantadores como el rey de hielo, el pillo ingenioso, el torpe adorable, el hombre maduro y responsable y el tipo misterioso que acaba siendo tierno y cálido.

Como en toda novela visual, a lo largo del juego participaremos en algunas elecciones que moldearán nuestra investigación y el estado de salud de nuestra relación. El chico de nuestros sueños no sólo nos valorará por darle la respuesta que sintonice más con su forma de pensar, si no por cómo llevamos la investigación y las deducciones que realicemos. Así, debemos aplicar un poco de atención y astucia en las secuencias detectivescas y no responder de forma aleatoria. También debemos andarnos con ojo de tomar una decisión errónea, ya que podemos pagarlo con nuestra propia vida.

El amor de nuestra pareja se calcula en un medidor que iremos alimentando con nuestras decisiones y respuestas a lo largo del juego, lo cual determinará nuestro final. Nuestra romance, además, no será un camino de rosas, puesto que también atravesará dificultades y sucesos amargos entre otros momentos idílicos.

Cabe decir que el componente sentimental de Collar x Malice apela a una narrativa tradicional en los otomes, donde hay un gran cuidado por la evolución paulatina de la relación. Además, todos los personajes secundarios se adscribe bajo los cánones del bishonen, lo cual busca el placer visual del público femenino adolescente y juvenil. Viviremos escenas de gran ternura, donde se va cultivando el enamoramiento de nuestra pareja a ritmo de tópicos propios del anime, como un roce fortuito de manos o una discusión en la que uno expresa su atracción por el otro sin querer. En cuanto a la personalidad de Hoshino, puede parecernos demasiado sumisa en algunas situaciones, si bien en otras acaba mostrando su valor e integridad. Así, nuestra agente de policía encarna esa dualidad de una mujer fuerte y noble, pero dulce y delicada.

Una lectura con limitada interacción

Por otro lado, a pesar de las ramificaciones de Collar x Malice, se echa en falta una mayor interacción del jugador y libertad de acción. A pesar de la variedad de rutas y caminos para desmantelar Adonis, no dejamos de sentir cierto encorsetamiento limitado a unas elecciones de diálogo. Asimismo, se muestra un minijuego que consiste en disparar en el momento adecuado, pero éste acaba estando muy poco aprovechado.

A nivel gráfico, Collar x Malice parte de un esquema muy sencillo que recrea dentro de sus limitaciones una serie de animación. Con fondos de fotografía difuminada, la historia transcurre en primera persona mientras vemos en pantalla una imagen estática del personaje con el que interactuamos. Sin embargo, sí se da cierto dinamismo visual: la expresión de nuestro interlocutor varía según el momento, y los escenarios se van sucediendo de forma rítmica, con algunas bellas postales que representan los momentos álgidos de la historia. La música, por otro lado, pasa desaparecibida, con temas que acompañan correctamente al momento, pero se acaban haciendo repetitivos.

En Nintendo Switch Switch, la propuesta se hace tan jugable como en portátil como en dock, con una legibilidad aceptable. Se agradece, además, el glosario con terminología policial/jurídica para el público más profano en algunos temas. Con voces en japonés que hacen la experiencia más inmersiva, es una lástima que el juego no tenga localización al castellano, puesto que es una novela visual que va más de los convencionalismos del género romántico para hacernos reflexionar sobre temas sociales muy vigentes.

Este juego se ha analizado en su versión para Nintendo Switch.

CONCLUSIÓN

Collar x Malice es una novela visual con un gran aliciente para la rejugabilidad, con diferentes rutas que hacen que cada partida sea diferente. Con una narrativa que sigue los convencionalismos propios del género romántico tradicional y del otome, viviremos diferentes historias de amor llenas de emoción. No obstante, el trasfondo de la historia ofrece una crítica sociopolítica madura, que nos llevará a reflexionar sobre la justicia institucional y las autoridades. Llegaría a ser una aventura excelente si permitiera más interacción al jugador y sacara más partido a los minijuegos.

LO MEJOR

  • La reflexión sobre la justicia institucional
  • Alto componente rejugable, con rutas románticas diferentes y atractivas
  • Una historia con buen ritmo y emocionante

LO PEOR

  • No disponible en castellano
  • Se echa en falta más interacción
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.