PES 2021
PES 2021
Carátula de PES 2021

eFootball PES 2021, análisis. Rueda el balón, pero poco más

La Season Update mantiene la excelencia con el balón en juego, pero es incapaz de añadir novedades de peso tanto dentro como fuera del terreno de juego.

La temporada futbolística acabó de manera atípica, empieza de la misma forma y parece que ha sucedido lo mismo con PES 2021. El juego de fútbol de Konami no llega como una nueva entrega al uso, sino que es una update season para preparar el desembarco, el año siguiente, con un producto de nueva generación. Esto significaba, sobre el papel, que el título sería simplemente una actualización de plantillas y equipos, manteniendo toda la base de PES 2020. Y seguramente podemos decir que es así, pero que también se podrían comunicar mejor las cosas en la compañía japonesa. Porque jugablemente PES 2021 no aporta nuevas mecánicas ni acciones, pero sí cambia como se desarrollan los partidos, mejorando varios elementos de su anterior entrega que aquí se han pulido.

Puede parecer poca cosa, pero la realidad es que esta actualización de temporada también supone refinar la jugabilidad del título base. Y la jugabilidad de dicha entrega era posiblemente la más cercana al fútbol real que tenemos actualmente. Por físicas del balón (mejoradas en esta entrega), por ritmo de juego, por variedad de situaciones (hay más en 2021)... PES 2020 abraza más el concepto de simulación que cualquier otro, y su update season mantiene y pule esa esencia. El problema es que el producto es tremendamente vago. Ya estábamos avisados. Pero hace varios años que los modos de juego necesitan una renovación urgente, algo que ahora queda todavía más en entredicho manteniendo exactamente la misma estructura.

“Take the ball, pass the ball” (Pep Guardiola)

Volver a jugar a PES es volver a disfrutar de muchas situaciones que solo se dan en el título. El ritmo de juego más pausado está acompañado de muchas señas de identidad: desde pases imprecisos según nuestra posición hasta una aleatoriedad de situaciones con el balón que respiran realismo. Eso se nota en casi cada situación de juego. Un pase al espacio, en otros juegos o llega, o se va demasiado largo o el defensa lo corta. Aquí la variabilidad es mucho mayor. Puede que el central la toque pero el balón quede detenido y beneficie al jugador. Puede que lo desvíe y caiga en otros pies. Ver que en una misma situación, pasan muchas cosas diferentes, es una gran satisfacción.

Todo, por así decirlo, es mucho más orgánico y vivo. Los rebotes en distintas partes del cuerpo dejan distintas situaciones, como pasa con los disparos mordidos o con los saltos en disputas de balón: no hay dos resoluciones iguales. Eso aporta una gran variedad a los partidos, que se desarrollan al son del balón. Y se ha mejorado bastante respecto a la anterior entrega, con mucha más presencia del juego en el centro del campo. Es verdad que los pases al espacio por alto siguen siendo devastadores, pero se ha mejorado la IA de la defensa, que no deja tantos huecos en los laterales.

El sistema de juego se mantiene como ya vimos en PES 2020, destacando entre ellos la presencia del pase y disparo manual, una delicia marca de la casa. Sin novedades relevantes en nuevas acciones, es en la respuesta de los jugadores en el uno contra uno con el stick izquierdo, con mayor movilidad, donde vemos otro punto de mejora en este 2021. Más agilidad y mayor velocidad en el cambio de dirección. Por desgracia, el sistema de regates con stick derecho sigue siendo menos funcional de lo deseado, y la organización de los atacantes también tiene margen de mejora: a los desmarques -hemos visto cómo aguantan el fuera de juego en varias ocasiones de manera correcta- les falta algo más de variantes, y más viendo como será una mecánica clave en FIFA 21. En lo que movimientos de remate se refiere en centros y similares, los atacantes sí que aquí ofrecen trayectorias inteligentes que permiten ver jugadas mucho más realistas en este tipo de situaciones.

"Salid y disfrutad" (Cruyff)

También sentimos más pulidos los disparos a media distancia, incluidos los de calidad, aunque es cierto que vemos una alta efectividad dentro del área, algo que ya sucedía en tiros ajustados en PES 2020. Los porteros, con un gran elenco de paradas en remates a bocajarro y en disparos de fuera del área, siguen siendo algo vulnerables cuando los atacantes pisan el área. Por una parte, pulir ciertos elementos del desarrollo de los partidos mejora la experiencia anterior, pero por otra, el sistema pide a gritos una renovación de mecánicas, como el sistema defensivo (botones para presionar o para que presionen los compañeros de la CPU) que no nos aporta todas las opciones defensivas que desearíamos.

En definitiva: quien haya estado jugando a PES 2020 durante todo el año va notar los cambios en el desarrollo y situaciones de partidos, pero quien no, va a encontrarse con un juego que no evoluciona su fórmula desde hace ya tiempo, que no da respuesta a nuevas mecánicas y acciones necesarias para seguir dando pasos al frente y que, además, se comporta de manera muy vaga con el resto de producto. Mantiene lo bueno y lo malo que ofrecía hace un año. Y eso no puede ser suficiente.

"Jugamos como nunca, perdimos como siempre" (Di Stéfano)

Donde realmente PES 2021 palidece como producto es en ofrecer exactamente lo mismo que ya se ofreció y criticó en la anterior edición. Modos de juego lejos de renovarse y que mantienen lo que ya sabíamos, como la Liga Master, todas las ligas y copas disponibles y la Eurocopa 2020 que mantiene la licencia. La experiencia es imposible que se resienta. Si ya nos quejamos de fichajes poco verosímiles, esto va a seguir sucediendo. Si echamos en falta más herramientas de gestión, este no será nuestro año porque seguirán iguales. Salvo la presencia de nuevos directores técnicos, la realidad es que el modo ya quedó algo anquilosado hace 12 meses y ahora se reafirma.

En este sentido, nos encontramos con otro problema: una season update que no está actualizada y no lo estará del todo hasta octubre. El Espanyol todavía en Primera División, plantillas que no se han renovado y donde faltan jugadores (¿dónde está Ansu Fati?), la pérdida de equipos importantes como los dos grandes de Milan… Los Option File siguen siendo nuestra salvación en PC y PS4 para tenerlo todo renovado a nivel de imagen y con una fidelidad increíble, además de poder recuperar ligas que no están, como toda la Bundesliga, pero en Xbox One no poder cargarlo hace que pierda entidad jugar con el Álava, el Madrid Chamartín y demás.

Consulta aquí como instalar un Option File en PS4

Al otro lado tenemos el gran modo online en MyClub, que intenta renovarse con más facilidades para conseguir monedas para adquirir jugadores, ojeadores y participar en subastas. El sistema mantiene lo que ya vimos en su momento: jugar campeonatos durante un tiempo limitado, partidos en línea tipo temporada, cooperativo con un amigo, partidos simulados, contra la CPU o amistosos con otros equipos en línea. Ganando dinero podremos hacer fichajes de todo tipo, cambiar nuestro director técnico y otros elementos estéticos de nuestro equipo. Como es habitual, tener un buen 11 inicial es relativamente fácil, y más si se compra alguna de las ediciones especiales de ciertos clubs, que te da un impulso de inicio nada desdeñable (pagando…). En todo caso cada día van cambiando los tipos de “sobres” que podemos acceder, por ejemplo centrados en un club (el Liverpool o el Arsenal estaban estos días), en jugadores clásicos, etc.

“Al final, juegan los once mismos cabrones de siempre” (Toshack)

La oferta de modalidades se cierra con partidos en línea en formato temporadas y diversos tipos de partidos locales, ambientados en la Eurocopa, cooperativos o versus, además del clásico vestíbulo para jugar en formato Clubes Pro pero que sigue sin ser una apuesta realmente fuerte si no un añadido sin demasiado fuste en el formato actual.

A nivel audiovisual, el título mantiene el buen acabado del anterior año, tanto en la recreación del césped como también de los campos, así como una fidelidad asombrosa de las caras de los jugadores que se han capturado. Todo ello mejora en movimiento, con las camisetas moviéndose y respondiendo a todo tipo de animaciones y articulaciones moviéndose de un lado para otro. Los remates de cabeza, voleas, fintas con el tronco superior del cuerpo, las paradas de los porteros… Todo roza un gran nivel, aunque no presenta ningún gran avance (salvo nuevas físicas en refriegas y alguna animación más fluida) destacado en este fin de generación. Los comentarios de Carlos Martínez y Maldini siguen en la línea, con detalles que no encajan demasiadas veces con lo que pasa en pantalla.

CONCLUSIÓN

eFootball PES 2021 tiene algo muy a favor: cuenta con una base jugable de primer nivel y que además se ha pulido -de manera ligera- en diversas situaciones que se dan en el juego. El problema es que los cambios son más dignos de un parche que de una nueva entrega, y solo los que hayan desmenuzado durante meses PES 2020 podrán identificar y disfrutar de dichos retoques. Y es que echamos en falta nuevas mecánicas y acciones que nos den más opciones sobre el terreno de juego. La Season Update es, además, la demostración de que Konami necesita impulsar definitivamente su saga si no quiere perder más terreno. Mantener los mismos modos de juego, cuando éstos ya pedían a gritos una revolución hace doce meses, y la falta de actualización del contenido cuando sale a la venta (siendo una season update) hacen que el resultado final esté muy lejos de lo esperado. PES 2021 sigue siendo un gran juego de fútbol porque la base en la que se asienta es sólida, pero el inmovilismo cada vez pasa más factura. Dentro y fuera del terreno de juego. Esperemos que este paso atrás sea para coger más impulso en la nueva generación.

LO MEJOR

  • Sigue ofreciendo el fútbol más real, repleto de situaciones variadas en cada zona del campo
  • Pequeñas mejoras en la IA y en la respuesta de los jugadores
  • Mejoras en las recompensas de Myclub
  • El editor (PC y PS4) sigue siendo brutal y lo deja todo como si fuera licencia oficial

LO PEOR

  • No hay nuevas mecánicas ni acciones que amplíen nuestras posibilidades ofensivas y defensivas respecto el año pasado
  • Los modos online y offline pedían a gritos una renovación el año pasado; ahora ya toca revolución
  • Es una Season Update, pero no estará actualizado hasta finales de octubre...
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.