A Short Hike
A Short Hike
Carátula de A Short Hike

A Short Hike, Análisis. Un viaje con los ojos abiertos

Ternura y sencillez como virtudes para trasladarnos a un lugar donde desconectar y dejar de pensar, donde la realidad es menos dura. Mensaje de optimismo.

¿Qué necesita una diadema para ser una diadema de la suerte? Son estas las preguntas que te sueles hacer en el mundo de A Short Hike, un lugar donde desconectar, coger fuerzas y regresar a esa vida que toma un ritmo que tú no eliges, donde los reveses son irremediables. Porque Claire, a pesar de su juventud, necesita descansar… y no sabe cómo. Necesita alejarse del día a día, sentir que el teléfono está apagado o fuera de cobertura. Volver a sintonizar consigo misma.

Un día, su tía May le recomienda que vayan a una isla que ella conoce muy bien, que de verdad logrará descansar y tomarse un buen descanso en ese complicado verano. Una vida que seguramente guarde muchas reminiscencias con la de cualquiera de nosotros. La virtud de A Short Hike, desarrollada por el talentoso canadiense Adam Robinson Ryu, es su capacidad para transportarnos a un lugar desconocido que se siente profundamente familiar. El viaje, de apenas dos horas basado en llegar a lo más alto de la montaña, es la esencia del camino. Y es en el mismo donde sucede todo. ¿El resultado? Un merecido descanso del que podemos aprender muchas cosas.

Exploración y descubrimiento, ideas que nos guían para seguir adelante

A pesar del ritmo pausado de esta breve aventura, todo sucede muy rápido. En cuestión de minutos, el resto de personajes de este plácido lugar te van contando sus problemas, sus aficiones, lo que han perdido y lo que están buscando. Un toque muy Animal Crossing que, por qué no decirlo, le sienta de maravilla. Desde la pesca al nado pasando por el salto y el vuelo. Son estos dos últimos los que verdaderamente dan sentido a esta cómoda jugabilidad, porque el escenario no solo se explora a través de los peces que se esconden en las profundidades marinas o lo que se encuentra dentro de ese cofre tras un árbol, sino también de arriba abajo. La verticalidad es el eje vertebrador del avance y, con pequeños indicios, no te pierdes. Siempre descubres algo nuevo.

Estás perdido, pero de alguna manera sabes cómo continuar. No hay ninguna prisa, nosotros elegimos cómo, dónde y cuándo. Lo importante es no precipitarse, sino aprender todo lo que tiene que enseñarnos este lugar para, al final del día, coger impulso, correr y… volar.

A Short Hike
—Ahora que he aprendido a pescar, ¿qué hago?

Hay objetivos, no obstante. Hay secretos. Desde el personaje que nos pide un favor hasta el mero placer de ser pacientes mientras intentamos pescar un pez o jugamos al paloncesto. Poco a poco vamos descubriendo nuevas formas de interactuar con el entorno, revisitar eso que vimos antaño y, gracias a las plumas doradas (cada una que encontramos permite un salto más), alcanzar entornos antes inalcanzables; desafiar a una carrera a ese otro animal apasionado por el parkour; correr con la tortuga campeona de los campeonatos regionales; subir a lo alto del rocódromo del club “con miembros en medio mundo”.

A Short Hike te plantea muchas preguntas, pero no te responde tomándose muy en serio. De hecho, Robinson Ryu rema a contracorriente y lo justifica todo de la manera más terrenal posible. Creíble. El juego de ríe de las convenciones actuales del videojuego, de sus vicios y fórmulas usadas hasta el agotamiento. La experiencia busca que te recuperes; no tanto ofreciendo mecánicas nuevas, sino trasladándote a un lugar donde te puedas sentir en paz. Es quizá un ejercicio de reflexión, de por qué damos tanta importancia a cosas que verdaderamente no la tienen. Por eso plantea dilemas del día a día que, en un lugar que no se ve azotado por la industrialización, perder una diadema es la gota que colma el vaso. Por eso la gente se cuestiona qué es la suerte y cómo podemos llegar a ser afortunados. Quizá, de nuevo, es necesario tomarse un descanso de vez en cuando y simplemente parar, porque esa otra vida —la real— de Claire cuenta con problemas que ella no puede solucionar, incluidos los problemas de la gente a la que ama.

A Short Hike
Los personajes nos dan objetos que se traducen en nuevas mecánicas, habilidades...

En lo alto de Picohalcón

Pero el camino sigue y Claire sigue teniendo la meta de llegar a lo más alto de la montaña. Hay que reconocer lo sumamente satisfactorio que es volar, saber que con esa quinta pluma dorada ahora puedes dar nada menos que cinco impulsos y toparte literalmente con las nubes. Puedes escalar más y durante más tiempo. A lo lejos, una especie de castillo. ¿Qué habrá ahí? Y vas. Y te pierdes. Y no te importa. Sigues subiendo, te compras un sombrero, pescas, echas una carrera. Estás llegando.

A Short Hike
¿Qué se esconderá en ese agujero? Si consigues una pala podrás descubrirlo

Artísticamente habla por sí solo. Con tan poco se ha logrado mucho, una reivindicación a la simpleza, a ser capaces de transmitir sin apenas mediar palabra. A Short Hike antepone el color y usa pequeños trazos blancos para indicar la dirección del viento. La sencillez no ha sido óbice para ser expresivo y detallista; por no hablar de la excelente composición sonora aportada por Mark Sparlin donde el piano es el gran protagonista. La llegada a Nintendo Switch de A Short Hike es una celebración porque implica que las ventas en PC han sido suficientes como para trabajar en este notable trabajo de adaptación. Se ve exactamente igual de bien que en PC y, como recomendación, no dudéis en jugarlo en modo portátil.

A Short Hike
Paloncesto

No ve quien tiene mejor vista, sino el que tiene los ojos más abiertos. A Short Hike te hace sentir despierto.

CONCLUSIÓN

A Short Hike es uno de esos videojuegos que hacen gala de la verdadera magia de la escena independiente, de convertir la limitación de recursos una virtud y justificar el porqué es un videojuego y no otra manifestación artística. Claire necesita despejarse, pero lo hace junto a nosotros, que la acompañamos en esta escalada a través de mecánicas ya conocidas, de un pequeño desafío constante rodeado de recuerdos y herramientas familiares en otros géneros y títulos. La personalidad que desprende es, sin embargo, su mayor virtud, porque es fácil verse representado ante tanta metáfora. Porque entre tanta imaginación se esconde una gran dosis de realidad. Recomendado para todo tipo de públicos.

LO MEJOR

  • El mundo, acogedor y repleto de secretos
  • Volar y escalar, eres dueño del espacio
  • El mensaje que se quiere transmitir
  • Apartado artístico, una suma de aciertos

LO PEOR

  • La constante sensación de que termina demasiado rápido
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.