Robos

G2A pagará 40.000$ a los creadores de Factorio por códigos fraudulentos

G2A, fraude
Bartosz Skwarczek, CEO de G2A.

Impresiones encontradas sobre la efectividad de la campaña de G2A por lavar su imagen

Hace un tiempo hablábamos de la campaña de G2A para lavar su imagen y sacudirse de encima la imagen de ser un servicio que vendía códigos obtenidos ilegalmente, algo que se había extendido en toda la industria del videojuego. La idea era invitar a cualquier desarrollador que pudiera hacerlo a demostrar que la tienda había vendido códigos fraudulentos, con el incentivo de que les pagaría 10 veces el valor de esos códigos al estudio.

Polémica con G2A

Ahora parece ser que sí hay un estudio que se sentó con la tienda para aceptar su oferta. Wube software, el estudio checo responsable de Factorio, aportó documentación sobre 321 códigos ilegales que habían detectado. Tras una auditoría interna, G2A dictaminó que 191 de esos códigos, un 61%, habían sido efectivamente vendidos a través de la página, por lo que aceptaron cumplir su palabra y abonar 40.000$. El proceso, tal y como detalla Gameindustry, fue complejo, dadas las dificultades de encontrar una auditoría externa que aceptara las condiciones, por lo que al final el proceso se desarrolló de forma interna.

Factorio
Factorio

Desde G2A se ha asegurado que a partir de ahora devolverá el dinero a cualquier estudio que trabaje con ellos para demostrar la ilegalidad de los códigos qeu venden. Pero como reconocen en Wube, que están satisfechos con el proceso: "si la oferta no hubiera sido por 10 veces el precio, no nos hubiera compensado todo el tiempo que hemos invertido en el proceso". Algunos desarrolladores no han dudado en señalar que más que un lavado de cara, todo esta acción sólo ha servido para constatar que, efectivamente, G2A es un sitio de referencia para sacar dinero por códigos robados, aunque también reconocen que lo más efectivo para acabar con esta práctica es vigilarla de raíz -todos los códigos robados de Factorio vienen desde su propia página web, donde la seguridad no era tan robusta como en Humble Bundle, Steam o cualquier servicio establecido-. Además, también invitan a los estudios a ser selectivos a quien les dan códigos, ya que hay muchos falsos influencers y gente que trata de conseguir códigos como sea para sacar tajada en este mercado.

El problema de los códigos robados puedes ser especialmente doliente para equipos pequeños. Porque una vez detectados pueden desactivarlos, pero esto genera una horda de furibundos clientes que compraron el juego lícitamente (o eso pensaban al menos) y que a la hora de pedir explicaciones van al estudio, con el desgaste que eso supone si no cuenta con personal administrativo -que suele ser lo habitual en grupos pequeños-.