Dos décadas de clásico

20 años de Majora's Mask, enseñanzas para el fin de los tiempos

La "continuación" del magistral Ocarina of Time apareció en las tiendas japonesas un 27 de abril del 2000 y su huella sigue estando presente

Nota: Este texto contiene algunos spoilers sobre Majora's Mask

"Te has encontrado un destino terrible, ¿verdad?" Así empieza una aventura única dentro de la saga Zelda, por mecánica sí, pero especialmente por tono, por la profundidad de algunos temas que toca, por ese aire depresivo de vivir en un mundo en la que la esperanza se agota inexorablemente poco a poco, en el que a pesar de ser el supuesto héroe estamos presos de una sensación constante de impotencia. Cada logro, cada triunfo, cada cálida historia que ayudamos a construir en el mundo de Termina está condenado a ser consumido por la luna maldita o a ser olvidado en las corrientes del tiempo.

Es bien conocido que parte del extraño diseño al estilo de la película de "Atrapado en el tiempo" de Majora's Mask viene por una limitación, o más bien una exigencia. Miyamoto confío en Aonuma la recreación de las mazmorras destinadas a la versión Master Quest que tendría el futuro DD64, un periférico destinado a aumentar la memoria de los juegos en N64, pero Aonuma se veía incapaz de alterar lo que ya pensaba que era perfecto y, en secreto, se puso a crear otras nuevas, encontrando que le resultaba más satisfactorio. Al pedirle a Miyamoto que le dejara hacer un nuevo juego en vez de una nueva versión de Ocarina, este aceptó con la condición de que estuviera terminado en un año (tardaría 18 meses). La idea del ciclo de los tres días y el condensar todo en un espacio más concentrado y con mayor densidad fue tanto un golpe de genio como una virtud nacida de la necesidad.

La actitud ante la muerte

Una de las múltiples facetas destacables de Majora's Mask es la forma en la que los habitantes de Termina toman poco a poco consciencia de su muerte cierta a medida que pasan los tres días, así como lo humano de su respuesta. ¿Cómo nos comportaríamos ante un final inevitable? Primero, con incredulidad ¿cómo nos va a caer la luna sobre nuestras cabezas? que tontería, son adultos y tienen "cosas importantes" que hacer. Pero cuando llega el tercer día y un satélite con expresión siniestra está obviamente más y más cerca, llega el momento para cada uno de afrontar su destino. Unos tratan de escapar, otros se refugian en la última copa o usan el alcohol para hacer olvidar a sus seres queridos el pesar de lo que viene, hay quien llora por los rincones y también los que lamentan los errores de su vida. Siempre pensamos que tendremos tiempo de arreglar lo que hemos roto, de decir lo que no dijimos, o de pedir disculpas por lo que no debimos decir, pero llega un momento en el que encontramos que nuestro tiempo se ha agotado, debiendo llevarnos nuestro arrepentimiento con nosotros.

Pero en el fin también hay lugar para la paz, el amor y la esperanza. Recordamos a los prometidos Kafei y Anju, los protagonistas de la mayor historia de amor que se ha contado en un Zelda, reunidos por fin el último día sólo para ver el fin en la última noche: "aquí estamos bien, daremos la bienvenida a la mañana... juntos", proclaman a Link. Tanto si Termina desaparece, como si Link hace sonar la canción del tiempo para volver al principio, los amantes volverán a separarse, pero el breve momento de estar juntos es suficiente para darles fuerza pese a la maldición de Kafei y lo mucho que han sufrido.

"Como puedes ver, todos nuestros clientes han buscado refugio. Puede que sea mi perdición, pero soy la clase de persona que está en su negocio contra viento y marea. Así que aquí sigo en la barra, esperando que aparezca uno de mis clientes favoritos... Y mira, no es estaba equivocado, aquí estás". Es difícil no emocionarse ante las palabras del propietario del bar de leche, impasible ante la adversidad y agradecido de que nos hayamos pasado por el bar a pasar un momento con él en el fin de todo.

Termina, Majora's Mask
Termina

El flujo inexorable del tiempo

Son pequeños grandes detalles en un juego que no usa grandes diálogos, ni largas escenas cinemáticas, pero que es capaz de emocionar con las historias de los habitantes de Termina a través de frases cortas con un impacto inolvidable. Majora's Mask es considerado, con buenos motivos, el juego más oscuro de la saga. No es sólo la carrera contra el tiempo y una amenaza que parece demasiado enorme para ser detenida, sino el hecho de que todos los persoanjes que ayudamos tienen historias que lamentar, o cosas que les hubiera gustado hacer y no hicieron por uno u otro motivo. Y cuando conseguimos darles algo de luz, debemos hacer sonar de nuevo la canción del tiempo y deshacer lo realizado, volviéndonos a encontrar a esos personajes con sus pesares. Hay quien considera que detrás de la supuesta profundidad de Majora's Mask hay más literatura de los fans que una intención real por parte de sus creadores, pero no se puede negar la chispa de genio necesaria para crear un juego que de pie a tantas teorías y reflexiones con, relativamente, tan pocas líneas, frente a otros juegos que sí buscan esa profundidad y no la acaban de encontrar pese a toneladas de texto y diálogos.

Por todo ello, y especialmente en estos tiempos que nos ha tocado vivir, celebramos estos 20 años de Majora's Mask y recordamos con especial cariño las últimas palabras del vendedor de máscaras: "Siempre que hay una reunión, debe de haber una separación, Sin embargo ésta no tiene que ser para siempre. Que la despedida sea para siempre o meramente por poco tiempo... Eso depende de ti". Unas palabras que anotamos para nuestra propia vida y las personas que nos importan.

El tiempo no es eterno. Por favor, valora tu tiempo.

Vendedor de Máscaras

The Legend of Zelda: Majora's Mask

3 años de desarrollo para un resultado espectacular. Zelda se ha convertido por derecho propio en uno de los principales estandartes de Nintendo junto a figuras como Mario o Donkey Kong.

The Legend of Zelda: Majora's Mask