Un juego histórico

Chrono Trigger, 25 años de una aventura a través del tiempo, la amistad y la muerte

Un juego para la historia fruto de la unión de uno de los equipos con más talento de Japón.

Hironobu Sakaguchi (Final Fantasy), Yuji Horii (Dragon Quest), Akira Toriyama (Dragon Ball), Kazuhiko Aoki (Final Fantasy) y en la banda sonora, Yasunori Mitsuda y en la etapa final de desarrollo, Nobuo Uematsu. Hablar de Chrono Trigger es hacerlo, también, del Dream Team que se conformó para desarrollar un JRPG único, avanzado a su tiempo en muchas de las decisiones que se tomaron. Han pasado 25 años. Chrono Trigger es parte inseparable de la historia del rol japonés y de la década dorada de los noventa. Un juego que nació de la voluntad de Sakaguchi de crear algo ambicioso y único. Un juego que estuvo a punto de acabar siendo parte de la saga Secret of Mana, porque los viajes en el tiempo (con los que ya coquetearon en el primer Final Fantasy) y su desarrollo parecían excesivamente complejos, pero que por suerte para todos, acabó siendo algo único y especial cuando se dio luz verde a la trama. Y a mucho más.

Fue en 1995 cuando Chrono Trigger salió a la venta, se convirtió en uno de los grandes éxitos del género y de Super Famicom y dio el salto también a Estados Unidos. El título tenía todas las papeletas para, como era habitual, no llegar a Europa. Y así fue. Solo pudimos disfrutarlo, como tantas otras veces, con los clásicos adaptadores que nos permitían colocar los cartuchos de mayor tamaño (físico) norteamericanos en nuestra Super Nintendo europea. Fue así como algunos quedamos prendidos para siempre de un género y de una trama que demostró valentía y cierta modernidad en muchas de las decisiones tomadas. Desde el desarrollo del argumento hasta el sistema de combate, pasando también por las dos partes bien diferenciadas en las que se sucede la trama, Chrono Trigger es capaz de sorprender y sacudir al jugador en muchos momentos, desde su inicio hasta el final. Y eso no era, ni es, tan habitual.

La historia gira alrededor de Crono, un joven de una aldea que un día se topa con una misteriosa chica. El colgante de ésta acabará siendo, máquina del tiempo mediante de nuestra mejor amiga Lucca (con un innegable parecido a Bulma), la puerta a un viaje a través del tiempo que nos lleva a un pasado cercano, a un futuro tan devastado como avanzado tecnológicamente, a la prehistoria y a muchos otros momentos dispares. Mientras se suman aliados de todas las épocas, todos ellos con capacidad para ser protagonistas y no meros acompañantes. Y todos ellos con personalidad y carisma para conformar entre Crono, Nadia, Lucca, Robo, Ayla, Frog y Magus uno de los mejores elencos de personajes jamás vistos.

Una joya audiovisual

Los diseños de Akira Toriyama en los personajes y enemigos, la espectacular banda sonora en el primer trabajo principal de Yasunori Mitsuda que, en el tramo final por una indisposición médica dejó paso a Uematsu (casi nada) hicieron el resto. La ambición de Sakaguchi con un compañero de viaje como Horii tenía, con todos estos nombres y un presupuesto holgado -desde los primeros compases había ya más de 50 trabajadores en el juego-, el éxito asegurado. No hay personaje que no desprenda lo mejor que tiene Toriyama en su haber, evocando como no podía ser de otra manera en los años noventa a muchos de los protagonistas de Dragon Ball, pero con capacidad para desmarcarse y demostrar con su personalidad ser dignos de su propio universo y no simples apropiaciones. Junto a ellos no hay melodía que acompañe perfectamente en cada momento. Desde las batallas hasta los jefes finales, pasando por los themes de cada personaje, inolvidables como son el Frog Theme cuando decide retirarse por no haber cumplido la promesa o la alegre música que resuena cuando Robo es reparado tras la paliza de sus “hermanos”. El inquietante Zeal Palace solo puede sonar como suena: entre la solemnidad y la intriga, de la misma manera que los tambores de la Primitive Mountain acompañan al son de la prehistoria. Por no hablar de la la futurista pista a bordo del Epoch. Un festival de pistas que se adaptan al contexto y al momento.

La gran aventura, la amistad y la muerte

El espíritu de Dragon Ball no solo se puede ver en los diseños de Toriyama, sino también en el concepto de aventura que emana de la primera parte de Chrono Trigger. La idea del chico que va a buscar a la misteriosa chica desaparecida, la amiga que va a su encuentro y, paso a paso, viaje a viaje, la manera que tienen de ayudar a nuevos personajes que se convierten en amigos, forma parte del tipo de aventura con el que crecimos durante los noventa. Solo falta la guinda para que sea épica y sorprendente. A cada mundo, enemigos más poderosos. A cada paso, más inquietudes sobre el devenir del planeta. Hasta llegar a un Magus archienemigo que acaba siendo -si así lo decidimos- compañero de viaje. Y cuando todo parece ya preparado para el gran enfrentamiento, el colofón: la muerte de Crono. Se habla y con razón del impacto que supuso la muerte de Aeris en Final Fantasy VII, pero es que dos años antes hubo una apuesta mucho mayor. Matar al protagonista, y ser el jugador quien decida si querrá resucitarlo o no.

De la aventura tradicional a la libertad

Es precisamente en ese momento de ruptura donde hay un cambio narrativo, pero también jugable. Lo que hasta el momento habían sido horas de aventura lineal, con cliffhangers y situaciones inevitables, se tornan en un mapa abierto esperando ser explorado. Con subtramas para cada uno de los personajes y un desarrollo mucho más libre en el que buscamos conocer más de nuestros compañeros, pero también hacernos más poderosos (y el concepto de entrenamiento y aprendizaje, tan de Dragon Ball, está plenamente presente aquí) para poder, por fin, afrontar el mal que acabará con el planeta si no lo impedimos: Lavos. Esa segunda parte, además, es capaz de tocar temas peliagudos y no menores, que van desde la mencionada muerte de Crono hasta qué pasó con la madre de Lucca. El juego no se queda en la superficie, y ahonda en cada época y momento.

Sistema de combate ATB 2.0 y sin combates aleatorios

Todo ello, acompañado de un ritmo de juego envidiable y sin descanso. El equilibrio entre exploración, diálogos y combates es digna de mención. También el desarrollo de los mismos. Por un lado, un sistema ATB heredado de Final Fantasy pero con sus propias particularidades: sí, hasta que no carga la barra el combate es asimétrico y por lo tanto podremos golpear antes o ser golpeados prematuramente dependiendo de los enemigos y el momento. Pero aquí entran también los ataques combinados entre dos y hasta tres personajes. Acciones especiales maravillosas que animan no solo a disfrutarlas a nivel visual, sino también a crear y desarrollar los equipos y las sinergias (tanto en ataque como en defensa) que mejor encajen en cada momento. Aunque si queréis un consejo: Crono-Ayla-Robo.

La historia que tiene distintos finales

Chrono Trigger es un tipo de JRPG distinto, que puedes terminar en menos de 25 horas, pero que esconde detrás de sí cierta rejugabilidad que lo hace atractivo: los múltiples finales (más de diez). El título es capaz de cambiar el devenir de la historia según las decisiones que tomemos: cuando vamos y acabamos con Lavos, si resucitamos o no a Crono… Y, con Nueva Partida Plus, esto se amplía permitiéndonos ver otros endings si seguimos luchando y acabando con el gran enemigo del juego en momentos distintos, aunque la exigencia que no hemos tenido de farmeo de experiencia y demás, ahí sí que empieza a ser desafiante. Con la versión posterior de Nintendo DS, en la que se han basado las últimas entregas -móviles, PC- se añadió el Dimensional Vortex, una zona secreta que nos descubre el devenir de uno de los personajes más interesantes del juego (Schala) y nos presenta a un temible villano: el Devorador de Sueños. Sí, una manera de conectar con Chrono Cross.

Chrono Trigger forma parte, junto a Final Fantasy VI y el tercero en discordia que más os apetezca, del podio de JRPG 2D de los noventa previo al ‘boom’ que supuso Final Fantasy VII. Y aun así y habiendo pasado 25 años, sigue ofreciendo momentos, ideas y mecánicas que no tienen nada que envidiar a juegos actuales. No en vano es el juego que consiguió vencer al tiempo.

Chrono Trigger

La portátil de nintendo recupera uno de los juegos de rol más queridos de la historia.

Chrono Trigger