Warriors Orochi 4 Ultimate
Warriors Orochi 4 Ultimate
Carátula de Warriors Orochi 4 Ultimate

Warriors Orochi 4 Ultimate, análisis

Warriors Orochi 4 recibe una actualización que expande la ya de por sí sobrecogedora oferta de contenido del juego original. Los héroes de los Tres Reinos chinos y los Estados Guerreros japoneses vuelven al campo de batalla.

Aunque el presente texto se centra en analizar la expansión de Warriors Orochi 4, no podemos comenzar sin mencionar que la franquicia Musou está de aniversario. Y es que el próximo 3 de agosto del presente año 2020 cumplirá nada menos que dos décadas de existencia. Lejos queda ya el lanzamiento de Shin Sangoku Musou (rebautizado como Dynasty Warriors 2 en occidente), uno de los primeros títulos lanzados para la arrolladora PlayStation 2. DW2 tenía su origen en un juego de lucha poligonal aparecido en la primera PlayStation (Sangoku Musou, Dynasty Warriors en occidente), el cual era a su vez adaptación al terreno de la acción de la ya por entonces veterana saga de estrategia Romance of the Three Kingdoms, que lleva dando guerra (nunca mejor dicho) desde 1985.

La fórmula jugable de Dynasty Warriors 2 hundía sus raíces en el beat ’em up clásico al estilo Final Fight o Double Dragon, aunque llevándolo todo al terreno de las batallas masivas entre dos grandes ejércitos. El éxito de dicho título llevo a que Koei inaugurara una franquicia cuyo esparcimiento es a día de hoy casi imposible de enumerar. Tenemos los Dynasty Warriors (con la novena entrega numerada como la más reciente), los Samurai Warriors (cuatro de momento), las numerosísimas expansiones de dichos títulos (englobadas bajo los epígrafes Xtreme Legends y Empires), los spin-off que adaptan franquicias del mundo manganime (Mobile Suit Gundam, El Puño de la Estrella del Norte, One Piece, Berserk…) o de otras sagas de videojuegos (The Legend of Zelda, Fire Emblem, Persona…), y por supuesto la serie de crossovers cuya última iteración protagoniza el presente análisis: Warriors Orochi.

Es tal la cantidad de títulos lanzados a lo largo de estas dos últimas décadas, que la multitudinaria familia musou se ha convertido en un género en sí mismo. Y por supuesto la cosa no acabará aquí. Incluso hay planes para desarrollar un musou basado en Star Wars, aunque dado que en la actualidad Electronic Arts retiene en exclusiva los derechos para publicar videojuegos basados en la franquicia galáctica, a Koei Tecmo no le queda más remedio que esperar a que finalice el contrato todavía vigente entre EA y Disney.

Regresando al presente, lo que ahora nos ocupa es Warriors Orochi 4 Ultimate, título lanzado en Switch, Xbox One, PlayStation 4 y PC. Disponible tanto en físico como en digital (en PC solo podemos comprar la versión descargable), con Warriors Orochi 4 Ultimate se nos presenta la expansión del WO4 original lanzado un par de años atrás. Para llevar a cabo el presente análisis, hemos recibido por parte de Koch Media la versión Xbox One del título.

De nuevo al asalto

De entrada, hay que tener en cuenta que Warriors Orochi 4 Ultimate también se puede adquirir como contenido descargable independiente, que se sumará al de WO4 (en caso de que ya lo poseamos, claro está). De esta manera ahorraremos algo de dinero (unos 20-30 euros) respecto a la vía directa de hacernos con la versión completa de esta edición Ultimate. Además, existe la posibilidad de exportar una partida previa de Warriors Orochi 4, algo muy de agradecer si ya teníamos a un buen número de personajes desbloqueados y desarrollados. En el caso de que Ultimate suponga nuestra primera toma de contacto con WO4, partiremos desde cero.

Entrando en las novedades que este Ultimate pone sobre la mesa, tampoco es que sean demasiado cuantiosas, y es que la cantidad de contenido que ya ofrecía de por sí Warriors Orochi 4 era sobrecogedor. De los siete personajes añadidos hay algunas caras conocidas que ya aparecieron en Warriors Orochi 3, y que proceden de otros títulos ajenos al universo Dynasty/Samurai Warriors: Ryu Hayabusa (de Ninja Gaiden), Juana de Arco (de Bladestorm) y Aquiles (de Warriors: Legends of Troy).

Los otros cuatro debutantes sí que son personajes nuevos creados para la ocasión: Gaia (la personificación de la Madre Tierra, según la mitología griega), Hades (dios griego del inframundo), Perseo (semidios e hijo de Zeus. Este personaje ya aparecía en el WO4 original… más o menos) y Yang Jian (personaje de la mitología china que también podría ser definido como un semidios). Estas nuevas incorporaciones se suman a los 170 guerreros que ya aparecían en el Warriors Orochi 4 original, tomados en su mayoría de los títulos Dynasty Warriors 8 y Samurai Warriors 4. Ello nos deja con una plantilla sencillamente descomunal y perfectamente diferenciada.

A parte de esto, encontraremos una expansión del modo historia, que nos ofrecerá más detalles del argumento y nuevos retos a superar. También podremos resetear a los personajes que hayan alcanzado el nivel 100 (esto ya es para los que echaron una auténtica carretada de horas a WO4), lo que permitirá que sigan evolucionando, y modificar diversos parámetros para nivelar de manera más eficiente a cada guerrero.

En lo referente a modalidades de juego, encontraremos algunos añadidos en el apartado de los desafíos que extenderán aún más dicha oferta, así como una novedad completa: el Infinite Mode. La filosofía de esta modalidad, a la que no podremos acceder hasta haber superado la historia principal, es similar en su concepto a lo ya visto en los desafíos, aunque más elaborado y de recorrido mucho más amplio. En esencia, aquí lo que tenemos son doce torres a superar, cada una correspondiente a un signo del zodíaco, en las que se nos plantearán diversas pruebas y objetivos. La dificultad de este Infinite Mode es remarcable, sobre todo en las últimas torres, y será la llave para acceder a las mejores recompensas de todo el juego.

Se acabaron los refuerzos

Bien, una vez dicho todo esto, poco más se puede añadir. A nivel técnico no se ha llevado a cabo ninguna mejora, por lo que nos encontramos ante un apartado gráfico eficiente, pero discreto, más centrado en gestionar con solvencia todo lo que sucede en pantalla (que no es poco) que en mostrar florituras visuales o modelados que quiten el aliento. A nivel de idiomas también sigue todo igual: voces únicamente en japonés y textos exclusivamente en inglés.

Ello hace que nos veamos obligados (a no ser que tengamos el privilegio de conocer al dedillo el idioma nipón, claro está) a leer continuamente los subtítulos en pantalla al tiempo que combatimos, ya que los personajes hablarán continuamente entre sí mientras transcurre la batalla: ofreciendo pistas sobre hacia dónde dirigirse, pidiendo ayuda, señalando objetivos, etc. Somos conscientes de que doblar a un segundo idioma un juego como Warriors Orochi 4 Ultimate, con más que abundantes líneas de diálogo repartidas entre nada más y nada menos que 177 personajes (todos con peso tanto en la trama como en las batallas), es un esfuerzo ciclópeo que seguramente no compensaría en las ventas (los juegos de la familia musou no se suelen vender bien fuera de Japón); pero antes se hacía (Warriors Orochi 3 fue el primer juego en eliminar el doblaje inglés de la ecuación), y es algo que llega a repercutir negativamente en la jugabilidad, así que no hay más remedio que remarcarlo.

En este sentido, bien es verdad que los subtítulos en inglés de los diálogos quedan registrados en el menú del juego, desde donde pueden ser consultados sin que tengamos que vernos obligados a combatir al mismo tiempo. Pero, repetimos, estos diálogos son constantes, y se hace demasiado engorroso y pesado pausar el juego cada pocos segundos para comprobar qué ha dicho éste o aquél personaje, y si dicha información es relevante para el desarrollo de la batalla.

Existe otro aspecto que también molestaba en el Warriors Orochi 4 original, y que tampoco se ha corregido en esta versión Ultimate: el caótico movimiento de la cámara en determinadas situaciones, sobre todo cuando fijamos un objetivo, ya que tenderá a enfocar al suelo y dejarnos vendidos si nos encontramos en una esquina o un pasillo estrecho. Al menos, todas las virtudes ya presentes en WO4 siguen intactas, como el más que pulido sistema de combate, repleto de posibilidades gracias a aspectos como los nuevos poderes que brindan los tesoros sagrados, los tres personajes que llevamos al campo de batalla y que podemos alternar en tiempo real, etc. El juego cooperativo para dos personas sigue siendo gratificante (no así el multijugador competitivo, denominado Battle Arena, que continúa sin cambios y es más una anécdota a pie de página que otra cosa), así como las numerosas opciones a la hora de mejorar las habilidades y técnicas de nuestros personajes.

Ahora queda a valoración del usuario decidir si las novedades de Ultimate son suficientes como para justificar los 40 euros que cuesta la expansión en caso de que ya poseamos el título original. A nuestro juicio es un precio excesivamente caro para lo que ofrece, así que solo podemos recomendar esta expansión a los más apasionados jugadores de Warriors Orochi 4 que se hayan quedado con ganas de más. Otra cosa es que uno llegue a este WO4 Ultimate sin haber exprimido anteriormente el juego original. En ese caso, siempre y cuando uno sea consciente de lo que ofrece el género musou, la adquisición del título (cuyo precio completo es de unos 60-70 euros) sí es recomendable, ya que ofrece una tremenda cantidad de contenido que nos dará para cientos de horas de diversión a poco que nos atraiga la propuesta.

CONCLUSIÓN

Warriors Orochi 4 Ultimate expande la ya de por sí enorme cantidad de contenido del WO4 original, lanzado un par de años atrás. Las novedades más significativas que ofrece esta actualización son siete nuevos personajes (quedando la plantilla cerrada en nada menos que 177 guerreros), una modalidad de juego extra para cuando finalicemos el modo historia, y diversos añadidos a la hora de desarrollar a los personajes. A nuestro juicio, la expansión es cara (40 euros) para lo que ofrece, sobre todo teniendo en cuenta que no se pulen las aristas presentes en el WO4 original (las voces únicamente en japonés y ciertos problemas con la cámara), ni se mejora un apartado gráfico efectivo pero discreto. Así, los que acabarán sacando más jugo a esta propuesta serán aquellos que no hayan jugado al título original. Si ese es tu caso, añade un punto a la nota final y plantéate la adquisición de un juego que te ofrecerá una enorme cantidad de horas de diversión a poco que te atraiga su propuesta.

LO MEJOR

  • La enorme cantidad de personajes seleccionables
  • El sistema de combate: fluido, rápido y gratificante
  • Tras finalizar la historia, el nuevo Modo Infinito ofrecerá muchas más horas de juego

LO PEOR

  • El precio, demasiado caro para lo que ofrece como expansión del WO4 original
  • La cámara sigue jugando malas pasadas en determinadas circunstancias
  • A no ser que domines el idioma japonés, es difícil seguir el transcurso de la historia durante las batallas
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.