Knights and Bikes
Knights and Bikes
Carátula de Knights and Bikes

Knights and Bikes, análisis

Una aventura desenfadada cargada de nostalgia que nos anima a redescubrir nuestra infancia a través de dos amigas de armas tomar.

Knights and Bikes llega finalmente a Nintendo Switch tras su debut el pasado año tanto en PC como en PS4, una desenfadada aventura de acción cooperativa surgida de las mentes creativas de Foam Sword, un estudio fundado por excomponentes de Media Molecule (LittleBigPlanet, Dreams) que presentaban su idea a través de una exitosa campaña Kickstarter y que, poco después, terminaba bajo el paraguas de Double Fine Productions. Y es que el carácter de Knights and Bikes casa perfectamente con el espíritu de la compañía de Tim Schafer, un videojuego que entra por los ojos en lo visual y que nos anima a acompañar a dos simpáticas amigas en busca de aventuras en un auténtico torrente de imaginación y diversión. Coincidiendo con el lanzamiento del port para la consola de la Gran N, analizamos Knights and Bikes.

Amistad y aventuras fantásticas

El propósito esencial de Knights and Bikes es ofrecer al jugador una aventura liviana de exploración con ciertas concesiones a la acción y la diversión directa por bandera, todo ello desde un punto de vista elevado, con un mundo tridimensional construido a base de elementos bidimensionales, incluidos los personajes y los propios escenarios. Y es que uno de los elementos más llamativos del título de Foam Sword es su puesta en escena, especialmente por un apartado gráfico totalmente artesanal y dibujado a mano, auténticos lienzos propios de los cuentos clásicos de nuestra infancia, aunque con un toque inconformista especialmente sugestivo. La premisa es sencilla aunque efectiva; dos jóvenes chicas, Nessa y Demelza, entablan rápidamente una fuerte amistad tras conocerse en unas circunstancias tan peculiares como el propio y acelerado arranque del título.

Ambas protagonistas deciden iniciar un periplo motivado por su propia imaginación, el cual podremos afrontar tanto en solitario como en modo cooperativo, ya sea local u online, una característica que sienta de maravilla a la versión de Nintendo Switch; y es que en cualquier momento podremos prestar uno de los Joy-Con a otro jugador para que nos acompañe a través de los variados y ocurrentes escenarios de Knights and Bikes. Eso sí, a pesar de su desenfadada puesta en escena, el título va más allá a través de una trama que se desencadena por las ansias de Demelza de seguir los pasos aventureros de su madre fallecida; además, con la búsqueda de un tesoro pretende evitar el desahucio del parque de caravanas en el que reside junto a su padre.

No obstante, los jugadores más solitarios también podrán afrontar la aventura sin la compañía de otro jugador, puesto que la IA controlará a la otra protagonista con bastante solvencia; asimismo, podremos alternar entre ambas protagonistas en cualquier momento mediante un botón, todo ello para superar ciertos retos o enfrentamientos combinando las habilidades de ambas. Así, mientras que Demelza equipa unas botas de agua con las que patear a todo aquel que se cruce en su camino, Nessa apuesta por una suerte de disco volador que facilita el combate a distancia.

Pronto conseguirán nuevas armas y gadgets con los que afrontar nuevos retos y desafíos. Además, ambas pueden combinar sus habilidades de una forma bastante natural, además de desplazarse en bicicleta por los diferentes escenarios; una bicicleta, por cierto, que podremos mejorar a base de diferentes componentes. Todo ello para cumplir con las diferentes misiones que servirán de nexo conductor del propio desarrollo de la aventura, tales como salvar a ciertos personajes, acabar con otras tantas amenazas, encontrar tesoros... Todo bajo un marcado prisma de aventura fantástica, como si de un cuento interactivo se tratara.

El juego en sí no se muestra exigente en ningún momento, todo para que su desarrollo sea lo más fluido y ameno posible, especialmente indicado para jugadores casuales o, incluso, los más pequeños de la casa. Aunque los jugadores más experimentados también encontrarán motivos para sumergirse en el colorido mundo de la isla ficticia de Penfurzy, inspirado en la imaginación ochentera de uno de sus creadores. Tanto es así, que podremos avanzar sin demasiado problemas, tanto en los combates como en los más variados retos de exploración y demás. En general cumple con lo que se presupone de un título de estas características, aunque en ocasiones puede resultar algo insulso, especialmente en sus primeros compases; aun así, ofrece tramos verdaderamente divertidos y amenos.

Por otro lado, la cámara elevada nos jugará malas pasadas en momentos puntuales, al no mostrar correctamente nuestro personaje o el camino a seguir; eso sí, su apartado sonoro resulta tan atractivo como su vertiente visual, con melodías muy pegadizas, muy propias de la época en la que ambienta. No hay voces, aunque los textos, como decíamos al inicio del análisis, llegan completamente en inglés; una lástima dada la personalidad desenfadada del juego y sus constantes chascarrillos que muchos pueden perderse al no entender ciertas expresiones.

CONCLUSIÓN

Knights and Bikes ofrece todo lo que se espera de un título apadrinado por Double Fine y creado por mentes creativas tras juegos como Tearaway o LittleBigPlanet; una aventura desenfadada basada en la exploración y la resolución de pequeños pero constantes desafíos, con el combate relegado a un segundo plano potenciado todo ello por la colaboración de ambas protagonistas, cuya fórmula sienta de maravilla al concepto cooperativo, ya sea local u online. Con una duración de entre 6 y 8 horas, Foam Sword debuta con un título divertido y sencillo, con una historia emocional y una puesta en escena verdaderamente entrañable y visualmente atractiva, como si de un cuento animado se tratara. Sin ser muy profundo en ningún aspecto jugable, Knights and Bikes asegura buenos momentos a los mandos, especialmente acompañados de otro jugador.

LO MEJOR

  • Apartado gráfico muy atractivo
  • Historia divertida y entrañable
  • Cooperativo con mucho potencial

LO PEOR

  • Mecánicas poco profundas
  • Desarrollo algo repetitivo
  • Escasa dificultad, incluso jugando en solitario
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.