Vampire: The Masquerade - Coteries of New York
Vampire: The Masquerade - Coteries of New York
Carátula de Vampire: The Masquerade - Coteries of New York

Vampire: The Masquerade - Coteries of New York, Análisis

La Mascarada vampírica llega en formato visual novel para PC y Nintendo Switch. Conviértetete en un vampiro y busca aliados en este mundo oscuro

Un Mundo de Tinieblas rodea la realidad que conocemos. Sociedades secretas que se adueñan por la noche de la ciudad. Se esconden en galerías de arte, parques y cibercafés. Vestidos de gala o como vagabundos. Los no muertos chupan la sangre de los humanos desprevenidos, y conspiran entre ellos para destronar a los que se creen sus aliados.

Vampiros, no muertos, chupasangres, lo que sea. Solo son sinónimos que representan una misma realidad. Ahora eres uno de ellos, así que más vale aceptarlo rápido y prepararse para la nueva vida.

En Vampire: The Masquerade - Coteries of New York nos sumergimos en la vida de un vampiro recién nacido en la gran manzana. Hay horas de diálogo en esta visual novel con rutas alternativas, decisiones que tomar, y tres campañas principales a las que poder jugar. En cada campaña tomamos el rol de un vampiro diferente que se une a un clan diferente, pero la historia se mantiene esencialmente la misma. Como neonatos, debemos demostrar nuestra valía ante la élite vampírica de nuestra ciudad y antes nuestro patrón o patrona, y hacer nuevos aliados que harán recorrer cada rincón de este mundo nocturno.

Basado como está en los juegos de rol de Mundo de Tinieblas, y más concretamente en la franquicia Vampire: The Masquerade, Coteries of New York se siente una incorporación orgánica al universo, y se nota que está muy orgulloso de él. En las horas que pasamos leyendo esta historia, hay mucha más construcción de mundo que de personajes, momentos que sorprenden por su inventiva y no tanto por su implicación en la trama.

Tras una introducción lineal, obtenemos nuestro patrón en este mundo y el juego se abre. Coteries of New York propone una estructura ramificada. Cada noche, el mapa de la ciudad se abre y se nos proponen una serie de eventos protagonizados por variopintos individuos. Estas misiones secundarias son las que definen en mayor medida el desarrollo de la historia, y si las hacemos, iremos revelando nuevas tramas que se intercalarán con el argumento principal del juego.

A pesar de tener poder de decisión en numerosas ocasiones a través del sistema de diálogo, estas se sienten desconectadas del rumbo que va a tomar la historia del juego, queramos o no. Ayudan a definir nuestro personaje, y se tienen en cuenta a corto plazo, también modifican el desarrollo de la escena que estamos jugando, pero no tienen una trayectoria mucho mayor. El final, de hecho, es único independientemente de las acciones o de la campaña que juguemos.

Elegir las misiones secundarias que queremos jugar y los aliados que queremos tener es más un ejercicio de desarrollo de lore que otra cosa. ¿Queremos conocer más sobre el lado religioso de este mundo? ¿Los clanes secretos? ¿O los anarquistas fuera de ellos? Cada ruta abre una ventana a un lado concreto de este universo, y nosotros decidimos cuál queremos que forme parte de nuestra campaña vampírica.

Leer y tomar decisiones es lo que haremos prácticamente todo el tiempo. Es muy importante saber en ese caso que el juego solo está en inglés, y que de momento no puede disfrutarse en español de manera oficial. En este caso es más reseñable de lo normal porque, al ser un lenguaje literario nos esperan párrafos y párrafos de lectura no demasiado ligera y llena de tecnicismos. Muchos de esos términos están en rojo y se añaden al glosario del mundo del juego. Y podemos acceder a este glosario en el momento que queramos para echar un vistazo rápido a los conceptos que dan vida al universo del juego.

La sed vampírica es otra mecánica principal del juego. Conforme pasan las noches nuestra sed irá creciendo y tendremos que saciarla. A lo largo de los numerosos eventos del juego, tanto secundarios como de la trama principal, se nos presentarán ocasiones para alimentarnos. Pobres humanos que hemos aislado, o individuos que por alguna razón nos cederán voluntariamente su sangre. Lo ideal es no beber demasiado para así no caer en nuestros instintos primarios, ni tampoco dejar pasar el tiempo suficiente como para morir sedientos. Esta mecánica, que podría ser algo con más miga en otro título, se convierte aquí en algo anecdótico, con ocasiones para alimentarnos de forma muy regular, lo que nos invita simplemente a alimentarnos de forma intermitente según las oportunidades van apareciendo.

El guion de Coteries of New York, la razón de ser de este juego al fin y al cabo, es competente y a ratos interesante. Hay dos enfoques que colisionan un poco y que impiden que la historia del juego termine de presentar su mejor cara, y es que no tiene claro a qué público quiere enfocarse. Hay numerosos personajes, tramas y elementos del universo de la Mascarada aquí como para satisfacer a los veteranos, pero por otra parte, el juego se está echando hacia atrás constantemente para no perder a los nuevos jugadores por el camino. Hay información redundante en los numerosos textos del juego, y momentos de exposition descarada, para situar a aquellos que se hayan quedado por detrás.

Esto también se ve lastrado por una experiencia de usuario que se deja muchas cosas a la mitad. Los bloques de texto no se pueden pasar automáticamente, ni se pueden omitir para ayudar a acelerar las cosas a la hora de rejugarlo. Tampoco se puede guardar la partida sin tener que salir del juego, ya que la única opción posible es un “Save and Exit”. Aunque el arte del juego aporte mucho visualmente, y dote al conjunto de un aura tenebrosa y urbana, se echa en falta un menor estatismo en la experiencia. No hay voces de ningún tipo en el juego, tampoco se hace nada especial con el texto a nivel de feedback, colores, tamaño de fuente, o animaciones para añadir algo de dinamismo.

Si esto no termina de bajar un poco las expectativas, el juego además presenta problemas técnicos ocasionales, con nombres o imágenes de personajes que no están donde deberían, o incluso llegando a colgarse. Son problemas y flaquezas de un título que por lo demás, convence en lo esencial al estar bien escrito, y sirve como un acompañamiento adecuado de cara al futuro lanzamiento principal de la saga.

Código proporcionado para la versión de Steam.

CONCLUSIÓN

Vampire: The Masquerade - Coteries of New York es una buena historia contada a través de una experiencia de usuario que no termina de hacerla brillar. Como juego está lastrado por bugs ocasionales, y como visual novel, su apartado visual es atractivo pero se siente convencional y estático. Su trama es un interesante compendio de historias secundarias que se intercalan con un hilo principal que intriga, pero está llena de texto expositivo más dirigido para dar a conocer el lore que para mover la historia hacia adelante, y el ritmo se ve resentido habitualmente por ello. Convencerá a los veteranos por la fidelidad con la que crea estas historias con respecto al material original, y a los novatos por cómo sumerge de lleno en un universo enorme lleno de elementos interesantes y cuidados. Pero esta incursión al mundo vampírico ofrece poco más.

LO MEJOR

  • Una historia intrigante ambientada en un mundo bien construido y cuidado
  • Funciona bien como introducción al lore de este universo
  • Bien escrito, y con personajes definidos e interesantes

LO PEOR

  • Solo en inglés, y sus numerosos textos están llenos de terminología técnica del mundo y descripciones literarias
  • A la experiencia de usuario le falta refinamiento, se antoja convencional y estático
  • Problemas técnicos ocasionales arrastran la experiencia, entre ellos cuelgues
6

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.

Streets of Rage 2

 Estoy rejugando la franquicia de Streets of Rage esperando a que salga la cuarta parte. El primero ya lo re-jugué y os dí mis impresiones aquí. Sega sacó dos años después, en 1992 esta segunda parte, para muchos el mejor de la...