Terminator Resistance
Terminator Resistance
Carátula de Terminator Resistance

Terminator Resistance análisis, ‘marcado para exterminio’

  • Cesar Otero

Salimos del cine y nos vamos directos al nuevo juego basado en la saga, un ‘guilty pleasure’ en toda reglar.

“…El Terminator jamás se detendría, jamás le abandonaría y jamás le haría daño...”, Sarah Connor

Icono absoluto de la ciencia ficción, Terminator es una de las sagas con más prestigio y solera en el género, y cuya influencia en las obras Sci Fi de estos últimos 35 años es palpable e innegable. Pero, por desgracia, la grandeza de la IP sigue anclada a sus dos primeras entregas, porque todas sus secuelas, aunque con buenos elementos, no han estado siguiera a la altura del torrente que es T-2: Judgment Day, cenit absoluto del género e insuperable obra fílmica. Los 10 minutos finales de Terminator 3 o el prólogo de Salvation sí que parecían paridos por James Cameron, pero es a la par curioso y triste que, con todos los elementos sobre el tablero, nadie tras T-2 haya logrado seguir los pasos de la serie en vez de rehacer su esquema.

Y aunque la recién estrenada Dark Fate tiene apuntes estupendos (el triplete femenino, la vuelta de una cojonudísima Sarah Connor crepuscular y sabia) y pueda considerarse la mejor de las secuelas post- Terminator 2, tampoco es la obra que seguíamos esperando. Lo mismo sucede con los videojuegos de la saga, que a excepción de los que salieron en los 90 aprovechando el fenómeno que fue T-2 (los Terminator de Bethesda como Future Shock o Skynet, el Terminator del Mega CD), los juegos estrenados desde Terminator 3 Rise of the Machines han sido títulos mediocres, mejorables o directamente malos -excepto quizás Redemption y su estilo arcade directo, doblado maravillosamente por Constantino Romero.

Este cargadísimo mes de noviembre habemus nueva entrega, un Terminator: Resistance no basado ni en Dark Fate ni en las otras pelis, pero sí en el universo. ¿Merece la pena, o debe marcarse para exterminio? Pues depende de lo fan que uno/a sea de la franquicia.

Judgment Day +30 años

Lo primero es lo primero, y se debe reseñar que Resistance viene firmado por Teyon y Reef Entertainment, que en 2014 quisieron aprovechar otra franquicia como era Rambo y entregar algo divertido como era un shooter a ratos 3D a ratos sobre raíles. Y lo que consiguieron fue, simple y llanamente, una basura como una catedral, delirante, malísimo e insalvable. Pero todo el mundo puede equivocarse. Por ello se nota que en el estudio intentaron que con este Terminator la cosa no se repitiera. Y, francamente, aunque ya veis la nota, es obligado decir que se nota que le han echado ganas, pero quizás demasiadas dado el presupuesto que han manejado.

Ambientado en las primeras décadas post- Día del Juicio Final, en Terminator: Resistance interpretas a un soldado de la Resistencia contra las máquinas. Es verdad que seguir la cronología de la franquicia Terminator puede ser caótico, pero en este caso juegas en la era del John Connor líder de la Resistencia. Tu misión es encontrar una de las facciones de la Resistencia y entregar un mensaje, pero por el camino eres marcado para exterminio por Skynet y además acabas intimando con un grupo de supervivientes que sólo quieren vivir.

Sorprendentemente, aquí hay más chicha de la que nos esperábamos. Porque Terminator Resistance -cuyo tono nos ha recordado al de Resistance 3 de Insomniac, por cierto- tiene un guión trabajado con una historia que, a poco que te coja con ganas -o seas fan de la saga-, te enganchará el tiempo que dura. El modo Campaña, el único que trae por otra parte, dura entre 8-10 horas, depende de tu velocidad de juego, y está dividido en una serie de misiones principales en mapas más o menos abiertos y una serie de sidequests que completar o no.

Libertad controlada

Lo interesante es que no hablamos de una misión que se encadena tras una cinemática y punto, sino que tenemos un hub central en forma de refugio y una serie de personajes con los que vamos estableciendo lazos. Personajes bien trabajados con un trasfondo complejo -brutal en el caso de la doctora que trabajaba en los campos de concentración de Skynet-, y que serán los que nos encarguen las sidequests si elegimos la opción de diálogo correcta -spoiler: tampoco es precisamente difícil acertar. Por supuesto podemos negarnos e ir al meollo, pero el juego te anima a que desarrolles relaciones con ellos.

En cuanto al gameplay, cada nivel se nos presenta como un mapa que ir descubriendo a cada paso lleno de cosas que investigar. Por descontado el desarrollo es bastante lineal, pero enmarcado dentro de un escenario que te permite explorarlo un poco si no quieres ir directo a los objetivos que te dice el mapa. Por ello, un nivel puede durarte a lo mejor 45 minutos si vas a saco, o puede que casi 2 horas cumpliendo con las sidequests aceptadas. Los objetivos son sencillos e incluso tópicos -busca a tal personaje / investiga tal sitio / sabotea tal instalación-, aunque a veces interrumpidos por momentos más scriptados e infinitamente divertidos.

“Mi misión es protegerte”

Con un Gunplay como eje central, aquí tenemos una jugabilidad base tipo Call of Duty en cuanto a acción directa, cambio de armas y coberturas. El problema es que se nota el bajo presupuesto en este apartado, y el gunplay es simplemente cumplidor, decente, aprobado, algo que se queda corto en las intenciones del juego y en esta era actual de colosos FPS. Por fortuna, Teyon mira directamente a una de las líneas argumentales del film Terminator Salvation -la del joven Kyle Reese en plan ‘scavenger’-, y nos propone una suerte de acercamiento alternativo ‘stealth’ para evitar algunos enfrentamientos, o para no ir cuerpo a cuerpo.

Para ello, Resistance implementa una mecánica de crafting que nos tiene buscando constantemente por los mapas trozos de chatarra, chips de Skynet, telas y demás, del suelo o los enemigos derrotados, que a través de unos puntos del mapa nos permite usar el botín para construir cosas como botiquines, municiones, explosivos, potenciar armas de plasma o fabricar ganzúas. Y si sobra algo podemos comerciar con los supervivientes y cambiar balas por chips.

Además, tenemos unas gafas de ultravision: llamadas Modo Detective, básicamente son unos Rayos-x que permiten ver a través de las paredes a ver si hay enemigos. Pero para evitar el abuso, durante este modo te mueves más lento. Combinando todo esto, el gameplay te permite un acercamiento distinto a los objetivos. Y la salud requiere de botiquines para curarla.

Marcado para Exterminio

El combate intenta tener variedad, y podemos fabricar señuelos sonoros para potenciar el stealth o crear emboscadas, ítems que ralentizarán el tiempo, potenciadores temporales de resistencia o velocidad, trampas láser, bombas adhesivas o el más flipado de todos, el Cuchillo de Terminación, que nos permite atacar a un Terminator por la espalda y cargárnoslo de un tajo -pero requiere bastantes elementos tecnológicos. Tenemos un minijuego para abrir puertas con ganzúas que es desafiante, porque si no aciertas te cargas la ganzúa -y fabricarás muchas, te lo aseguramos; podemos hackear torretas enemigas. Incluso el personaje va ganando puntos para ir desarrollándose cual RPG y aprendiendo nuevas skills para mejorar la resistencia, tener mejor puntería, cargar más cosas o forzar cerraduras con más eficacia.

Por tanto, tenemos un gameplay que busca ser más complejo que un Call of Duty y mira más a la saga Far Cry, lo que es muy de agradecer. Lo malo es que a la hora de la verdad, todo está implementado de forma muy básica. Hay que ponerlo en una dificultad alta para que haya desafío, hay varios sitios para guardar la partida manualmente junto a un sistema de checkpoints automáticos, muchas mesas de fabricar munición y botiquines, y los Terminator tienen en general peor puntería que los malos del Equipo-A o los Stormtroopers -aunque los enemigos más pequeños como las arañitas pueden joderte bien si te descuidas-, y parece que (casi) siempre hay elementos del escenario que convenientemente hacen BOOM! cuando nos topamos con enemigos como las arañas-tanque.

Por ello, a no ser que se te olvide curarte, si ya tienes unos cuantos FPS en el cuerpo no te costará abrirte paso por Resistance. Si es que incluso los T-101 caen rápido y no son los enemigos atemorizantes que Reese combatía en los flashbacks de Terminator 1 y 2. Aunque eso sí, al jugar se nota que el estudio puso de su parte para hacer algo más que una barraca de tiros futuristas. Aquí hay ganas e intenciones, pero no respaldadas por el presupuesto necesario. Y hay momentos logrados, la verdad, porque la sensación de estar en mitad del universo Terminator es plena, e incluso se apuesta por momentos de suspense / terror en algunos tramos.

“Díselo a la mano”

Gráficamente, Resistance no es tan terrible como Rambo the Videogame, pero claramente es mediocre cuanto menos. Hay algunos modelos de personajes que destacan, pero en cuanto empiezan a hablar denotan animaciones acartonadas. Las texturas son pobres, y el rendimiento se resiente a veces. Puedes elegir si quieres que la tasa de frames esté fija a 30 o dejarla libre, pero es que incluso bloqueándola a veces el rendimiento hace sufrir la fluidez. Una pena, porque la dirección artística es estupenda, y la sensación al caminar por una ciudad destruida a gran escala, o los momentos puro Skynet de emboscadas nocturnas iluminadas con fuego, disparos de plasma y los focos de las naves Terminator son geniales.

Sonoramente la cosa está mejor: las voces de doblaje inglés son buenas -aunque a veces poco dramáticas dado las historias terribles que cuentan-, los efectos de sonido atronan en los tiroteos, y la impagable sensación de escuchar las famosas notas de la saga del TA TAN TAN TATÁN cuando encaramos un T-101 disparan el fanservice. La BSO mezcla temas de Brad Fiedel con un score propio, y es un acierto el haber incluido cortes como el Desert Suite de T-2 para las partes más humanas del juego.

CONCLUSIÓN

Con muchas cosas buenas, interesantes y ambiciosas puestas sobre la mesa de desarrollo, Teyon y Reef han intentado no sólo mejorarse tras Rambo, sino hacer algo por encima de la media habitual. Han querido sacarle partido a la licencia Terminator planteando un juego que te hace sentir como un miembro de la Resistencia en el universo post-Judgment Day. Y lo consigue, demonios, lo logra. Porque Resistance tiene una buena atmósfera, personajes interesantes e historia que engancha. Y busca un gameplay lleno de opciones que no solo sea PIM PAM PUM. Pero al final, todo se desequilibra por intentar plantear un FPS Triple A con un presupuesto indie. Los gráficos se resienten, el gunplay se resiente y todo se queda en buenas intenciones, buenos momentos y un título que es otro Terminator jugable con nota baja, aunque con cosas muy Terminator y fanservice, que ya es de agradecer

LO MEJOR

  • La ambientación y los personajes, ciertamente trabajados
  • El desarrollo de las sidequests, a través de las conversaciones
  • El uso de la BSO de Brad Fiedel
  • Los momentos puro Terminator de tensión y de espectáculo, y la apuesta por la infiltración en ocasiones
  • El claro esfuerzo del equipo en hacer algo complejo en la saga…

LO PEOR

  • … Pero imposible de alcanzar con el bajo presupuesto
  • El gameplay intenta abarcar mucho, pero apenas cumple
  • Los tiempos de carga si mueres e intentas cargar partida o empezar en un checkpoint
  • Gráficamente tiene problemas de rendimiento y zonas con texturas de baja calidad
5.5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.

¿Está relanzando Switch Lite la Nintendo Switch?

Al salir la versión Lite de Switch pensé muy rápidamente que Nintendo la había cagado otra vez. Digo "otra vez" porque no creo que haga falta recordar episodios pasados como el de la Virtual Boy; o aquel aferramiento demencial al formato ...