Ghostbusters: The Video Game Remastered
Ghostbusters: The Video Game Remastered
Carátula de Ghostbusters: The Video Game Remastered

Ghostbusters: The Videogame Remastered, análisis: zurrando a Omnivagantes de la Clase V

  • Cesar Otero

Salió hace 10 años en la pasada generación. Y esta vuelven en una versión remasterizada tan recomendable como criticada.

“Perros y gatos cohabitando…¡LA HISTERIA DE LAS MASAS!”, Peter Venkman

Hay pelis de los 80 que no se recuerdan, y son carne de posts y recopilatorio dedicados a labores arqueológicas de series B y Z. Pero hay cintas que traspasan el celuloide y se convierten en algo más. Con apenas 2 cintas + una tercera en camino y una rebootcuela -remake honestamente fallido como fue Las Cazafantasmas (pero muy buena cuando se ponía seria) en 35 años, Ghostbusters forma parte de la Cultura Popular desde su mismo estreno, y conformó una franquicia que, al igual que Pesadilla antes de Navidad, sigue siendo descubierta por cada nueva generación y generando año tras año fans, merchandising y todo lo inimaginable. Porque incluso aunque no te guste el cine y nunca hayas visto ni siquiera las series de animación, si ves su logo, lo reconoces igual que el de Batman o Mario bros.

Y ahora que nos encaminamos hacia el nuevo film que llegará en 2020, y con el reparto original excepto quien ya sabemos (se te echa de menos, Harold), de cara a aprovechar el 35 aniversario de la saga tenemos una versión remasterizada del que con permiso de los dos sets Cazafantasmas de LEGO Dimensions es el mejor videojuego basado en la IP: Ghostbusters The Videogame, que al igual que el original es una comedia con sustos inesperados, y una peli de miedo en la que te ríes también.

Gozer el Gozeriano

En 2009, de cara al 25º Aniversario de Los Cazafantasmas y justo 20 años después del estreno de Ghostbusters II en cines, Atari y Sony (esta última dueña de la franquicia) estrenaron un videojuego que se llevó buenas notas aunque no terminó de ser apreciado del todo como lo que era: una oda a la saga y un ejemplo catedralicio de cómo debe ser un buen Fanservice. Las versiones de la 6ª Gen y portátiles se conformaron con una versión de aspecto ‘cartoon’ forzado -no tenían potencia para un port downgradeado del original-, mientras que PS3, Xbox 360 y PC tuvieron el ‘real deal’.

Programado por Terminal Reality (saga Bloodrayne), Cafazafantasmas: El videojuego supuso una sorprendente adaptación de la licencia, ya que era básicamente la tercera película que nunca tuvimos. Y la versión remasterizada de este último es el que nos ha llegado en el tramo final de 2019, a tiempo para el 35º Aniversario y encargado al estudio Saber Interactive -que ha trabajado en los remasters del primer Halo, de la Master Chief Collection, de las versiones Switch de The Witcher 3, Vampyr y el reciente Call of Cthulhu (aunque también en Shaq Fu: A Legend Reborn)- y editado por Mad Dog Games.

Para quien no lo conozca, el guión del juego está escrito por Dan Aykroyd y Harold Ramis -los guionistas originales y por tanto creadores del universo Ghostbusters-, y supone una secuela directa de la segunda entrega (la de Vigo el cárpato). Ambientada un par de años después, la trama recupera elementos de la primera película, y en sí lo genial es que está a la altura constantemente de ella, expandiendo además el lore de la saga. Si eres fan pero nunca has jugado, sólo decirte que la trama arranca con una exhibición en el museo de Gozer. A partir de aquí, y con los 4 actores originales poniendo la voz e imagen, la trama es una puñetera gozada en una Campaña de 8 niveles divididos en varios capítulos que puedes rejugar cuando los superes, igual que si eligieses el capítulo en una peli en Bluray.

Este juego que llega a PS4, Xbox One, PC y Switch es básicamente una remasterización, por lo que la Campaña y todos sus elementos no han sido tocados. De esta manera tenemos un shooter en tercera persona que funciona al estilo de un Gears of War, aunque sin sistema de coberturas, en un desarrollo lineal que dura unas 10-13 horas de juego dependiendo de si quieres ir de un tirón, si quieres disfrutarlo o ir poco a poco a encontrar todos los secretos -divertidísimos, por cierto, porque vas haciendo crecer la Guía de Espíritus Tobin virtual que llevas.

“Sí señor: es un tocapelotas sin pelotas”

A la historia no se le puede poner ‘pero’ alguno, porque es increíble el nivel de detalle constante sobre el universo de la franquicia, revisitando lo justo del factor nostalgia -la caza de moquete, el Marshmallow Man- pero construyendo sobre él. Una secuela que amplía el universo en vez de recrearlo de nuevo sin nada nuevo con el acierto de que no te hace elegir cual de los cazafantasmas originales quieres ser, sino que encarnas a un novato que vivirá la aventura junto a ellos.

Y lo mejor: tiene momentos ‘spooky’, de tensión, y te llevas algún que otro susto, porque los creadores apuestan por ponerse serios como lo hacía el film original -y porque la BSO original de Elmer Bernstein sigue acojonando que da gusto. Al igual que Batman: Arkham Asylum, es un juego dedicado a los fans, pero creado para que cualquier neófito/a de la IP lo disfrute sin haber visto nada más.

A nivel jugable, pues llamándose como se llama y basándose en lo que se basa, el gameplay es en un 60% esa caza de fantasmas que el título promete, aunque intercalada con escenas de exploración, investigación y puzzles ocasionales. Siguiendo una vista cercana a tu personaje, te toca mover como un loco la retícula y disparar para debilitar a un fantasma, ‘sujetarlo’ con el lazo protónico cuando esté débil, y meterlo derecho en la trampa.

Y para darle más variedad, el estudio implementa tres tipos más de armas y disparos secundarios en todas, por lo que no todo es debilitar y cazar, sino también darle gusto al gatillo en plan escopeta recortada, UZI protónica, o usar los mocos verdes para resolver puzzles. Todo ello con un penalizador en forma de sobrecalentamiento para que sepas cuándo debes parar y refrescar el equipo de protones. De hecho incluso hay algunos momentos de extrañas plataformas.

“Menudo bizcochito…”

Ahora la parte que no es tan buena: Con un esquema de shooter en 3ª, la versión original de Ghostbusters The Videogame ya adolecía de cierta brusquedad en los controles y problemas puntuales con la cámara, y estos no han sido tocados sino dejados tal cual. Bien es cierto que los creadores te hacen sentir como si cargases con uno de los pesados equipos de protones, y compramos eso. Pero esto es un videojuego, y cosas como el giro de 180º de emergencia debería ser mucho más suave y menos brusco. También es verdad que al estar tan basado en los combates, quien no sea fan de la saga puede acabar muy harto de cazar, debilitar y atrapar fantasmas una y otra vez.

El peor punto negativo del gameplay se lo lleva la IA aliada, que tampoco ha sido retocada. El juego es siempre de cazar en grupo o pareja -pocas veces vas solo, aunque las hay-, y vas con uno o varios compañeros movidos por el juego. Si uno cae, debes ir a su lado y revivirlo con un golpe de botón, y ellos harán lo mismo por ti. Pero su IA en combate se puede definir con ese término rolero de ‘heroismo idiota’, y se lanzarán o pondrán demasiado cerca, sobre todo con los Mid-bosses y Final Bosses (el del cuarto nivel es una tortura por esto mismo), con lo que a veces te tocará revivir más que disparar. Y si caes en ese momento, pues has sido moqueado y toca cargar la partida no por tu culpa sino por la puñetera IA aliada -aunque como decimos hay tantos capítulos por fase que esto no suele ser problema de cara a recorrer el mismo tramo. Pero claro, jode mucho en pocas palabras.

Como decimos, la Campaña no ha sido tocada ni a nivel de historia ni de gameplay, pero el problema de este juego que analizamos es que nos ha desaparecido el Multijugador… El título original venía con un multiplayer para 4 jugadores bien divertido con varios modos online, pero problemas a la hora de encontrar el código original del multi han hecho que no viniese en el juego. Según parece, Saber Interactive no ha descartado incluirlo a posteriori, por lo que quizás podría llegar cuando se estrene en 2020 la nueva película, aunque puede que simplemente nos den largas y nunca lo veamos.

“¡ADORO ESTA CIUDAD!”

A nivel gráfico, Terminal Reality sorprendió con un motor gráfico lleno de escenarios y elementos destructibles, pero no 4 ventanas o un jarrón, sino paredes, techos, muebles y de todo -igual que el brutal y olvidado Stranglehold, por cierto. 10 años después, el ‘engine’ gráfico acusa el paso del tiempo, aunque la demostración de su músculo es cómo sigue sorprendiendo el nivel de cosas que romper.

El problema del original fue también que tanta ambición gráfica ocasionaba problemas de rendimiento, y de hecho la versión PS3 fue una chapucería en resolución sub-par por debajo de Xbox 360 que obligó a lanzar un parche de 1GB -era 2009- que solucionó algo pero no todo lo que debería. La potencia actual le viene bien a este Remastered, ya que tenemos un juego a 50-60 frames casi constantes que mejora el rendimiento, aunque seguimos teniendo bajadas puntuales. Los efectos lumínicos son espectaculares, y el aumento de resolución se nota -el hall del hotel Sedgewick impresiona más aún-, pero también ‘cantan’ varias texturas aquí y allá que ya acusan los años.

No obstante, y aunque el trabajo de remasterización gráfica podía haber sido más profundo, Ghostbusters luce mejor que nunca en esta versión y sin duda es un salto comparado con el original, aunque hay espacio para más. Y para quien dude de en qué consola pillarlo, debe saber que en Nintendo Switch la resolución es menor, aunque por otra parte tener este juego en formato portátil es una locura.

En cuanto al sonido, tenemos los efectos sonoros originales, la terrorífica BSO original -el uso del Theremin sigue poniendo malo-, pero aquí es donde más nos duele sin duda. El original tenía a los 4 actores que encarnaron a los cazafantasmas, y Atari tiró la casa por la ventana en 2009 doblando el juego al castellano con los 4 actores españoles que pusieron las voces 25 años atrás, en uno de los mejores doblajes de la 7ª Gen y del videojuego en España. Pero en este remastered, esa locución magistral se ha perdido… Solo tenemos el doblaje en inglés, y aunque es una gozada y el juego sí está localizado en textos al castellano, la putada es enorme, máxime dada la calidad del doblaje español.

CONCLUSIÓN

Creado para los fans aunque accesible para todos, Ghostbusters The Videogame es el ejemplo último de cómo se debe adaptar una licencia, aprovechando todo lo que ofrece con calidad. Pero si bien es cierto que este juego mereció mejor suerte la que corrió, este remastered, aunque corrige problemas gráficos y de rendimiento, ha perdido por el camino el multiplayer y su fabuloso doblaje, y además no ha realizado ningún ajuste en su gameplay de cara a pulirlo un poco por encima del original. Por tanto, se queda en una campaña y punto, sin extras ninguno y más para aprovechar el 35º Aniversario que otra cosa. Eso sí, el juego es una gozada fanservice total y el mejor juego basado en los Cazafantasmas, por lo que si eres fan es un must have.

LO MEJOR

  • Reventar Omnivagantes de la Clase V y dioses sumerios sigue siendo divertidísimo
  • Las mejoras gráficas, visuales y de rendimiento, que permiten recuperar el enorme trabajo de diseño gráfico que se hizo en el juego
  • Es la tercera película en formato videojuego: la trama, los diálogos, el humor y Bill Murray en estado puro
  • Los momentos en que se pone serio, como todo el tercer nivel y el lore que crea. O ese Hotel Sedgwick sin luz y lleno de entes…
  • La labor sonora es de 10, con el uso de la acongojante BSO original y los 4 actores principales…

LO PEOR

  • … Pero nos quedamos sin el doblaje español de 10 que tenía, putadón máximo.
  • Adiós también al multijugador, en espera de si lo recuperan o no
  • Que no hayan aprovechado el remaster para mejorar ciertos elementos de la jugabilidad. A lo visual para cumplir y punto.
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

¿Está relanzando Switch Lite la Nintendo Switch?

Al salir la versión Lite de Switch pensé muy rápidamente que Nintendo la había cagado otra vez. Digo "otra vez" porque no creo que haga falta recordar episodios pasados como el de la Virtual Boy; o aquel aferramiento demencial al formato ...