BeTech: noticias de tecnología

ROBÓTICA

Alas con músculos robóticos, el futuro de los drones

Estas alas similares a las membranas de los insectos permiten a los drones chocar sin apenas perder la trayectoria.

robobee

Si te hablamos de drones te puede imaginar rápidamente un aparato con cuatro patas extendidas con hélices en sus extremos. No andas mal encaminado, ya que es la imagen que queremos que tengas en mente cuando te contemos el último avance que han hecho en la Escuela de Ingeniería John A.Paulson, donde han desarrollado unas alas robóticas propulsadas por músculos electrónicos.

Adiós a las hélices tradicionales

La clave de innovar es tener presente qué cosas funcionan en la vida cotidiana y mejorarlas. Si, parece sencillo así dicho, pero nadie pensaba hace unos años que la telefonía se llevase a todas partes ni que los terminales tuvieran las pantallas plegables. Exige tiempo y esfuerzo, pero al final se pueden conseguir grandes beneficios. En este caso toca hablar del nuevo sistema de elevación de drones que proponen en Robobee.

En este caso, los ingenieros han tomado nota de lo que hay en la naturaleza, lo han estudiado meticulosamente y han conseguido un gran resultado en sus pruebas. Resulta que han logrado usar alas propulsadas por músculos robóticos. Se trata de un sistema muy similar al que utilizan los insectos voladores como las moscas o las abejas, por lo que el batir de las alas es muy rápido. De esta forma se garantiza que el el aparato queda en vuelo incluso boca abajo, lo que permite que el dron continúe con su trayectoria si impacta contra otro objeto.

El modelo en el que se ha probado, como pues ver el video, es de lo más simple y sencillo: consta de una estructura cúbica donde solo se alojan los motores y las alas. Estos motores, que no los hemos mencionado, hacen un movimiento de tensión y relajación constante, lo que permite al dron batir las alas. Las pruebas han demostrado que el aparato alza el vuelo describiendo una espiral, por lo que levantarse sin girar sobre su propio eje todavía es un reto.

Habrá que esperar para ver los progresos de este dron-abeja que podría ser el cambio definitivo de las estructuras actuales, las cuales se basan en el modelo del cuadricóptero. Y ahora que caemos, muchos de los taxis voladores han aprendido de este modelo ¿veremos pronto un coche volador con estas alas?. Solo es una idea, pero como contábamos antes, la innovación consiste en reinventar las cosas que tenemos a nuestro alrededor.