The Baldur's Gate: Enhanced Edition Pack
The Baldur's Gate: Enhanced Edition Pack
Carátula de The Baldur's Gate: Enhanced Edition Pack

Baldur's Gate - Baldur's Gate 2 Enhanced Edition, análisis Nintendo Switch

Analizamos las versiones definitivas de Baludr's Gate y Baldur's Gate II en su llegada a consolas, concretamente en su versión para Nintendo Switch.

Seguramente no sea demasiado atrevido afirmar que le debemos a Obsidian y su gran éxito en Kickstarter con Pillars of Eternity este nuevo gusto por el RPG clásico de vista cenital. Los casi 4 millones de dólares recaudados en la plataforma de crowdfunding, en tiempos de bonanza de esta, dejaron patente que había hambre por recuperar una manera de hacer rol que se había perdido en pos de una fórmula más masificada, o si se quiere decir de otra manera, más accesible al jugador medio. Gracias a eso llegarían Wasteland 2, Divinity: Original Sin y su secuela, Tyranny y por supuesto, los recopilatorios de grandes clásicos que llegan este otoño a consolas, entre ellos el que nos ocupa, el que reúne en un mismo pack a Baldur’s Gate y Baldur’s Gate II.

La primera entrega marcaría un hito hace ya más de 20 años, trasladando Bioware con gran acierto las reglas de dados, lápiz y papel de Advanced Dungeons & Dragons al teclado y el ratón, con una aventura extensísima ambientada en el universo de los Reinos Olvidados que hizo las delicias de los fans. Dos años después, Baldur’s Gate II: Shadows of Amn consagraría esa propuesta con un juego menos árido y más accesible, pero igualmente profundo, convirtiéndose ambos en leyendas del género, unas leyendas que serían resucitadas por Beamdog en 2012 con sus respectivas ediciones “Enhanced”, mejoradas respecto a los originales y que llegan ahora a consolas en una conversión con sus pros y sus contras, y es que es evidente que estos juegos están concebidos originalmente para disfrutarse en PC.

Leyenda del rol occidental

La perspectiva cenital no es la mejor compañera del espectáculo visual, no siendo este la mayor virtud de ambos juegos, pero Bioware quiso centrarse en otros aspectos que enriquecerían más su obra, como es una gran profundidad con todo lo que tiene que ver con el rol. Exceptuando el editor de personajes, del cual solo podemos elegir clase, aspecto de la cabeza y el color de la ropa, a partir de ahí nos encontramos con una gran cantidad de decisiones que tomar, consecuencias inesperadas, tramas, subtramas, misiones principales y secundarias… Lo sorprendente de esto es cuando lo ponemos en el contexto de 1998 y 2000, y descubrimos cómo Bioware fue capaz de ofrecer tal complejidad hace ya más de dos décadas. El mundo de Baldur’s Gate es rico en detalle, y requiere grandes dosis de paciencia para leer una ingente cantidad de texto -en perfecto castellano-, que en la versión para Nintendo Switch, la analizada para esta ocasión, presentan un tamaño de fuente algo pequeño bajo nuestra impresión, sobre todo si lo comparamos con lo visto en el port de Pillars of Eternity por ejemplo. Nada especialmente grave, de todos modos.

Otra de las credenciales de Balud’s Gate es la libertad, ya que a pesar de no ofrecer un inmenso mundo abierto, sí es fácil perderse en su entorno para llevar a cabo alguna de las múltiples misiones secundarias que surgen espontáneamente hablando con algún NPC, siendo conveniente de vez en cuando para hacerse con algo de experiencia. Y ojo, lo de perderse puede ser algo literal, ya que al abrir el mapa no vamos a encontrar ninguna indicación que nos dé facilidades para descubrir la localización de nuestro próximo objetivo, habiendo como únicas pistas lo que podamos sonsacar a los personajes del juego o lo anotado en nuestro diario, un documento al que vamos a recurrir en numerosas ocasiones.

El juego da también libertad para cometer errores, en defintiva, y también en combate, un apartado que por supuesto está al mismo nivel de complejidad que los demás, y si apuramos, un puntito por encima en cuanto a dificultad y exigencia. La pausa táctica no tardará en ser imprescindible, y combates que al comienzo del juego se pueden solventar ordenando simplemente atacar a todos los miembros de nuestro grupo pasarán a ser todo un desafío que habrá que pensar detenidamente y planificar para poder llevar a cabo. Es necesario tener un grupo equilibrado en cuanto a clases, y al mismo tiempo que tener guerreros y arqueros que puedan infligir daño físico, contar con magos y personajes de apoyo, completando un sistema de combate al que hace daño cierto caos que se presenta con demasiados protagonistas en pantalla y no nos engañemos, el control con pad -o Joy Con en este caso-, que no es ni mucho menos el adecuado. De hecho, si nos ponemos aún más exquisitos, el juego falla a la hora de pretender anticiparnos a los enemigos, haciendo prácticamente imposible evitar un enfrentamiento por dos motivos principalmente: uno, y una vez más, el control, y dos, y por encima de todo, el entorno visible en pantalla, escaso y que hace que cuando nos demos cuenta de la presencia de enemigos, ya sea demasiado tarde.

En general, el esquema de control en Nintendo Switch está muy bien planteado, y resulta intuitivo, ya que comprobamos que al poco de comenzar la partida ya accedemos rápidamente a menú radial, mapa, inventario, etc. Pero es en algunas acciones puntuales donde se evidencia que con un teclado y ratón estas serían mucho más sencillas, necesitando también una precisión extraordinaria, como decíamos antes, a la hora del combate, algo que afortunadamente puede hacerse más sencillo haciendo zoom en la imagen -que sin embargo no es posible con la acción pausada-. Podemos elegir, eso sí, entre un control directo de los personajes o hacerlo mediante point & click, menos sencillo con joystick pero más acorde con lo que exige el juego.

A nivel visual, como decíamos antes, ni Baldur’s Gate ni su secuela son juegos brillantes -aunque sí notables en el apartado artístico-, pero no es su intención serlo en absoluto. Eso sí, desde el punto de vista técnico nos encontramos con un rendimiento impecable en portátil y en dock, siendo la híbrida de Nintendo perfectamente capaz de mover ambos sin despeinarse, obviamente. Es en el apartado sonoro donde sorprende la solvencia no solo de su banda sonora, sino de su doblaje, con muchas líneas de texto en las conversaciones más importantes, a pesar de la repetición de algunos chascarrillos de algunos de los miembros del grupo cuando reciben nuestras órdenes.

En cuanto a contenido, a las -muchas- decenas de horas que ya de por sí ofrecen las dos entregas, hay que añadir la expansión Siege of Dragonspear del primero, una algo inusual ya que fue creada por Beamdog 17 años después del juego original, más la campaña adicional The Black Pits. Mientras, Baldur’s Gate II cuenta con las expansiones Throne of Bhaal, una sucesión de mazmorras a cual más desafiante, y The Black Pits II: Gladiators of Thay.

CONCLUSIÓN

Este pack que incluye Baldur's Gate y Baldur's Gate II, en su versión para Nintendo Switch, no es la mejor forma de jugarlos pero sí es una de la que no disponíamos hasta ahora, y es de manera portátil. No obstante no es algo que pueda achacarse a la híbrida, sino que simplemente, su jugabilidad está pensada para disfrutarse con ratón y teclado, pero a pesar de ello, el trabajo llevado a cabo en relación a su esquema de control es notable. Se notan los años, más de 20 concretamente, pero desde la perspectiva del tiempo o no, seguimos enfrentándonos a dos RPG sobresalientes, con decenas -cientos, de hecho- de horas de contenido, profundos y exigentes que suponen una gran oportunidad para descubrir dos clasicazos del género.

LO MEJOR

  • Ambos juegos siguen siendo dos RPG fabulosos
  • Profundidad, complejidad, exigencia
  • Decenas de horas de contenido
  • Traducidos al castellano

LO PEOR

  • Los controles con pad no son los ideales para disfrutarlos
  • Algunos problemas de perspectiva, de distancia principalmente
  • Técnicamente poco ambiciosos
7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

Recuerdos de mi PS2

Pues hoy la nostalgia me dio firme y me he puesto a recordar momentos y anécdotas de mi antigua y amada PS2 en mi niñez, Creo que esta es la que mas cariño le tuve sin ninguna duda pero le tuve ;)Sí, Era la PS2 Slim :PPrimero debo decir q...