BeTech: noticias de tecnología

DRONES

Así es el láser que derriba drones en segundos del ejército americano

El ejército del aire estadounidense ya tiene un dispositivo para eliminar los drones no autorizados.

raytheon

Al oír la palabra ‘dron’ muchos se piensan que hablamos de un pequeño aparato capaz de levantar el vuelo y controlado por un ser humano. Esto es por norma general, pero lo cierto es que hay mucho más mundo detrás de lo que se comercializa en tiendas por parte de marcas como Parrot o DJI, por poner un ejemplo. Algunos se utilizan incluso para rastrear zonas con fines militares y son estos en especial los que abatirá el nuevo láser antidrones de ejército del aire estadounidense.

Todo dron no autorizado será derribado

En los tiempos que corren cualquier persona tiene acceso a un aparato con el que ver el mundo desde el cielo. Gracias a un dron con cámara, un mando de control remoto y un smartphone se puede desde hacer una carrera con un pequeño pero ágil dispositivo de vuelo hasta grabar un video de una zona a vista de pájaro. Todo un deleite para la vista que apenas dura unos minutos de vuelo, pero es de lo más divertido si puedes hacer alguna que otra acrobacia.

Sin embargo, las aeronaves no tripuladas tienen otros cometidos y no solo nos referimos a los taxis voladores como el VoloCity. Los hay que se utilizan con fines militares, ya sea de rastreo de objetivos, reconocimiento de zonas u otros fines, que son los que más preocupan a los departamentos de defensa actualmente. El caso es que sea cual sea su naturaleza el ejército estadounidense tiene el arma antidrones más potente.

La compañía Raytheon es la que lo ha fabricado y se trata nada más y nada menos que de un potente láser que abate los drones en segundos. Como puedes observar en el video el cañón está montado en un buggy, por lo que se puede instalar en cualquier punto. justo debajo se instala unas reservas de energía que permiten disparar un haz espectral a cualquier nave que se encuentre en las inmediaciones.

Desde un ordenador se fija el objetivo por medio de unos infrarrojos y en cuestión de segundos este recibe un láser de nada menos que 220v. El resultado: los circuitos se funden y la aeronave cae en picado sin posibilidad de ser reutilizada. Este proyecto lleva en funcionamiento desde el año pasado, pero ha sido ahora cuando el Ejército americano lo ha recibido para empezar con las pruebas de uso real y comenzar con la instrucción de sus operarios.