BeTech: noticias de tecnología

ADIÓS LEY

Reino Unido se rinde: no vetará las webs para adultos, de momento

El proyecto británico de restringir el acceso a menores atentaba contra las libertades civiles y era muy complicado.

Reino Unido se rinde: no vetará las webs para adultos, de momento

En liza desde hace tiempo con este tipo de webs, el gobierno inglés busca evitar que los menores de 18 años puedan acceder a páginas webs ponográficas, que son el contenido más abundante (y demandado) de Internet. Y para ello aprobó en febrero de 2018 una nueva Ley por la que quien quisiera acceder a, por ejemplo, Pornhub, YouPorn, Brazzers y cia, tendría que crear un usuario en ellas dando su nombre, número de móvil, dirección y fecha de nacimiento en cada uno de los sites.

Y lo que traía más polémica: las webs de contenido porno tendrían que enviar esos datos de miles de usuarios al gobierno inglés, con el objetivo de pasar a un servicio aprobado por el gobierno para confirmar la mayoría de edad de todos los usuarios.

El peligro legal de la censura

Por descontado las quejas no se hicieron esperar, ya que esta medida supone una violación del derecho a la privacidad sin duda. Eso fue en mayo pasado, y más de un año después es cuando la Ley entrará en vigor. Como señalaba este verano la web UK Open Access Government, la normativa tenía una fecha fijada ya: el 15 de julio de 2019, momento en que habrá que ser mayor de 18 años y acreditarlo para ver contenido para adultos de forma online en todo el país. Una fecha que tampoco se cumplió.

Los suministradores de este contenido estarán obligados por Ley a partir de ese día a comprobar la edad de sus usuarios. Y si alguna web o plataforma no lo lleva a cabo o “falla en la implementación de la tecnología de verificación de la edad”, tendrá que hacer frente a multas económicas o incluso a que sus contenidos “sean bloqueados para los usuarios de Reino Unido”.

La opción de los Pases Porno

Webs como Pornhub por tanto habrían tenido que cambiar sus métodos actuales. Y en el paso de comprobar la edad de un usuario ya no valdrá la típica cajita en la que simplemente confirmabas que eras mayor de edad. Ahora ese paso requerirá del uso de una tarjeta de crédito, pasaporte o licencia de conducir. O el uso del pase porno o ‘tarjeta porno’. El gobierno inglés le pasó la pelota al sector para que este fuese el responsable de crear el software de verificación, y la BBFC, el organismo inglés de clasificación de contenidos, sugería según el diario The Telegraph ésta opción del llamado ‘pase porno’.

¿En qué consiste el pase porno? Pues en una tarjeta con un código de 16 dígitos que valdrá alrededor de 10 libras -unos 11 euros- y que se usará para validar online el acceso a contenido erótico en suelo inglés. Eso sí, puede que el acceso vía web sea más privado, pero quien adquiera una tarjeta de estas tendrá que enseñar el carnet de conducir o el pasaporte a la hora de pagarla, para certificar al vendedor que es mayor de edad.

Una Ley desestimada

Esta Ley, que ha estado respaldada por el 88% de los padres de Reino Unido con niños entre los 7 y 17 años, puede no ser tan buena idea también. Como Rowland Manthorpe, redactor del magazine Wired, escribió “el bloqueo al porno […] empujará a los niños a páginas web de streaming llenas de malware, horripilantes subreddits y lugares de la Dark Web que venden tarjetas de crédito”.

Como vemos, la implementación de la medida fue continuamente post-puesta: desde abril de 2018 a diciembre del mismo año o a julio 2019. Y cuando ya estamos en el tramo final del año en curso, la Ley ha sido directamente abandonada. Y es que la medida en sí tenía la intención de prevenir que los menores pudieran acceder a contenido para adulto, bloqueando el acceso a webs dedicadas en específico a material porno, aunque dejando fuera a redes y plataformas como Twitter o Reddit, en las que es muy sencillo conseguir y ver estos contenidos.

Adiós bloqueo con una VPN

Y además hay que reseñar lo sencillo que habría sido sobrepasar la protección usando una simple Red Privada Virtual que falseará la localización del usuario, dado que si el bloqueo estaba circunscrito sólo a direcciones IP inglesas, bastaba con utilizar una VPN y poner cualquier otro país. Por tanto, desde el principio esta medida ya tenía fallos en su constitución, a lo que hay que añadirle la constitución de uno o dos grandes registros de datos de usuarios que tuvieran que pagar dinero, el atractivo de estos para los hackers, y todo el lío en cuanto a socavar las libertades civiles del individuo que la medida y el posterior pase podrían crear.

Reino Unido no se rinde en sus planes de censurar Internet, aunque esta Ley ha sido desestimada, reseñando el “de momento”. En su lugar quieren un “Régimen Regulatorio” que abarque más contenido online, aunque de nuevo puede chocar con sus propios estatutos sobre las libertades civiles. El fin de proteger a los menores es loable, pero ¿es la censura directa la respuesta, o una mezcla de censura y mayor educación sexual?