Sin miedo

Luigi’s Mansion 3, impresiones finales: una caja de sorpresas

Luigi’s Mansion 3
Luigi’s Mansion 3

Tras nuestras primeras horas con el nuevo título de la saga, os contamos qué nos está pareciendo esta ambiciosa propuesta que quiere aspirar a todo.

Hay algo especial en Luigi’s Mansion 3, no va de farol. Nintendo Switch lleva dos años y medio en el mercado aglomerando éxitos comerciales a través de sus exclusivos, pero no todos ellos han alcanzado la excelencia. Hay una diferencia, por tanto, entre aquellos títulos del sector que trascienden y los que dejan simplemente un buen sabor de boca. Este es de los primeros.

Next Level Games, autores de la segunda parte, demostraron que el hardware de Nintendo 3DS no era un impedimento para hacer que la primera parte, aquella de 2001 con motivo del lanzamiento de GameCube, dejase de ser una idea para convertirse en saga. Este tercer episodio llega para ratificar ese pensamiento, porque de lo que llevamos jugado de esta aventura en la enorme mansión a la que llegan Mario, Peach, Toad y Luigi, nos está encantando.

Sería fácil contaros qué momentos son los que más nos están invitando a pensar que estamos ante una de las mejores producciones de Nintendo de los últimos años, como haríamos junto a un amigo al que transmites lo inolvidable de un viaje. Sin embargo, este cuento es una caja de sorpresas donde merece la pena vivir hasta el más mínimo detalle de forma empírica, sin saber qué es lo que va a venir después.

Es seguramente esa imprevisibilidad, dar sentido a la falta de cohesión entre cada planta del hotel, lo que marca la diferencia en Luigi’s Mansion 3.

Sin límites: inconformismo y ambición sin renunciar a una esencia

Porque sigue haciendo honor a su nombre, tal como veremos en el análisis dentro de unos días. La diferencia es que no es solo un número más en la nomenclatura; no se siente como la tercera parte, sino como la primera dentro de algo nuevo. No es una evolución, es un salto cuantitativo y cualitativo para la propiedad intelectual.

El planteamiento, de acuerdo con los primeros compases de la aventura —que es lo único que vamos a detallar el día de hoy— no deja lugar a la especulación: una invitación a un hotel de lujo donde, sobre el papel, todo debía ser paz y tranquilidad.

A Luigi no le dará tiempo a quitarse los zapatos antes de que todo se vuelva patas arriba y la aventura tome un cariz fantasmagórico donde el hotel pase a ser, en realidad, un hotel encantado.

Hubo críticas a la renuncia al nombre que acompaña a la saga: no es una mansión. Quizá la solución hubiese sido optar por dos, tres o cuatro mansiones, pero Next Level Games ha preferido construir —literalmente— una aventura donde cada piso del hotel suponga un reto diferente, donde cada nueva ambientación haga que la experiencia abandone por completo cualquier atisbo de repetitividad y que las nuevas mecánicas, tipos de enemigos y jefes finales (ojo aquí) no hagan sino querer que no dejemos jugar.

Lo han conseguido: no queremos dejar de jugar a Luigi’s Mansion 3. Hablar de techo técnico no es descabellado. Por si acaso quedaba alguna duda, este título juega en la misma liga que Super Mario Odyssey a nivel técnico, incluso lo supera. La iluminación y, sobre todo, las animaciones, están a un nivel jamás visto en producciones de Nintendo. No pensábamos que Nintendo Switch fuese a alcanzar este nivel de detalle, pero lo está consiguiendo.

Devoción por el detalle

Lo que antes eran impedimentos son ahora virtudes. Contar con un hardware tan capaz como es éste para los propósitos visuales estimados ha permitido al estudio canadiense diseñar niveles más grandes, mucho más grandes, con recovecos, verticalidad, no renunciar a tener que volver sobre nuestros pasos. También les ha permitido que nos olvidemos de una estructura dividida en fases, como sucedió en Luigi’s Mansion 2, orientado a una consola de naturaleza portátil. Aquí las partidas son más largas y meditadas, en todas las habitaciones hay algo por descubrir, un coleccionable que acumular o una cortina más por absorber. Es interactivo hasta las últimas consecuencias.

Todo se siente amplio y plagado de detalles, porque estamos ante una obra preocupada por hacer del diseño de interiores una estampa de matices. Es también un juego muy expresivo, algo que sirve a colación de lo comentado sobre las animaciones. Luigi te habla y te transmite el ambiente de la situación con solo mirarle a los ojos. Incluso a los mandos, cuyo control ya detallaremos como es debido en el análisis, es preciso en todo ángulo y dirección, una de las mejoras que también podemos ir apuntando respecto a los anteriores episodios.

La sacudida es una de las nuevas mecánicas marca de la casa a la que es muy fácil acostumbrarse. Resulta extraño volver ahora a los dos episodios precedentes y atrapar a un fantasma. Falta algo. Eso significa que la nueva mecánica se ha implementado con acierto; como también el Chupoun, nombre onomatopéyico que se refiere a las ventosas que podremos pegar en la pared (¡o donde surja!) para tirar de la cuerda y destruir aquello que no es capaz de aspirar la renovada Succionaentes, que aguarda alguna que otra sorpresa muy interesante. No queremos dejar de mencionar el Propulsor, con el que también podremos romper elementos del entorno. En definitiva, en Luigi’s Mansion 3 no solo absorbemos y usamos la estrobombilla (nos hemos familiarizado con la terminología del juego, daño colateral de llevar tanto tiempo con él) para dilucidar la posición de uno de estos huéspedes fantasmales, sino que también destruimos mucho más que antaño porque será en ocasiones fundamental para saber cómo avanzar.

La naturaleza cooperativa del videojuego está pensada para ser explotada tanto con gente como en solitario. No hay que temer estar solos, porque Gomiluigi, el alter ego de color verde de Luigi a modo de copia viscosa, puede acceder a lugares a los que no el fontanero de carne y hueso. Este juego es un puzle que te obliga a tocar, romper, absorber y, al mismo tiempo, no dejar de mirar. La solución puede estar delante de tus ojos, aunque no te des cuenta. Esbozar una sonrisa cuando lo consigues es tremendamente satisfactorio.

No queremos desvelaros nada más, pero sí queremos emplazaros a la lectura del análisis en tan solo unos días. Será entonces cuando demos respuesta a todas las dudas que nos habéis hecho llegar y aquellos detalles que estamos deseosos de contaros.

Mientras tanto, todo apunta a que estamos ante uno de los mejores videojuegos de 2019.

Luigi's Mansion 3

Luigi's Mansion 3 es la tercera entrega de la saga de acción y aventura en la que Luigi debe dar caza a los fantasmas de una mansión encantada a cargo de Next Level Games y Nintendo para Switch. Luigi se ha embarcado en unas vacaciones de ensueño junto a Mario y sus amigos, tras ser invitados a hospedarse en un lujoso hotel. Sin embargo, lo que prometía ser unas vacaciones inolvidables se convierte enseguida en una pesadilla horrible cuando el Rey Boo revela que todo era una trampa para atrapar a Mario y compañía.

Luigi's Mansion 3