Code Vein
Code Vein
Carátula de Code Vein

Code Vein, análisis

Analizamos Code Vein, el nuevo título de Bandai Namco y Shift que ofrece una jugabilidad de estilo 'soulslike' junto a un marcado estilo anime.

Desde que Demon’s Souls empezase a despertar interés entre los aficionados por su peculiar esquema de juego en el que la recolección de almas y la muerte eran parte esenciales de la mecánica de juego, junto al aprendizaje minucioso de cada zona y patrón de ataque de los enemigos, se generó una cierta expectación en ver juegos de una propuesta similar en el panorama de los videojuegos. Posteriormente llegaría Dark Souls, reinvención mejorada del título anterior que marcaría la tendencia que otros juegos posteriores seguirían, inventando el término soulslike para referirse a ellas. No conviene olvidar a Bloodborne, juego que aun a pesar de seguir las pautas marcadas por los títulos anteriormente mencionados, se desmarcaba ofreciendo un estilo marcadamente gótico-victoriano y con muchas referencias a H.P. Lovecraft.

Varios han sido los títulos que han tratado de seguir la tendencia del éxito con mejor o peor suerte. En esta ocasión llega, finalmente y tras una espera de dos años, Code Vein quien a priori por su estilo marcadamente anime con un aire que recuerda poderosamente a la otra franquicia de Shift, God Eater, y siguiendo las pautas marcadas dentro del género junto a unas características propias que, a priori, resultan interesantes.

La historia del juego se sitúa en un futuro post apocalíptico, donde un enorme cataclismo, conocido como las Púas de la Justicia, ha arrasado las grandes urbes que han quedado totalmente desoladas y diezmando a gran parte de la población. Alrededor de una de estas urbes, rodeada por una barrera de sangre, viven los resucitados, humanos que han sido convertidos en inmortales que tratan de sobrevivir buscando fuentes donde conseguir Perlas de Sangre para saciar su sed, la cual si se prolonga en exceso puede hacer entrar en estado de frenesí y convertirlos en perdidos, los cuales son engendros que han perdido la cordura y atacan indiscriminadamente a todo aquello que se pone a su paso. Es un proceso irreversible, con lo cual los resucitados que se convierten en perdidos están condenados a esa existencia hasta que alguien acabe con ellos.

El protagonista principal del juego, el avatar creado por el jugador, es un resucitado que despierta en mitad de la urbe sin tener recuerdos de su pasado pero que tiene el poder de regenerar los manantiales de Perlas de Sangre. Posteriormente, tras una serie de peripecias, se encuentra con Louis, quien trata de averiguar el origen del manantial principal de las perlas y todo lo referente a estas para poder encontrar una solución que permita a los resucitados estar abastecidos. En este punto ambos, junto a otros compañeros, iniciarán una travesía que los llevará a través de diferentes zonas en las que encontrarán todo tipo de peligros y horrores mientras descubren la intrigante verdad tras el manantial y el misterio que envuelve al mundo en el que viven.

Lo primero que llama la atención al empezar el juego es, evidentemente, el editor de personajes. Aunque se incluye la posibilidad de elegir un avatar por defecto entre más de 30 personalizaciones predeterminadas, son las opciones de configuración lo que llama verdaderamente la atención. Desde el físico hasta el tipo de ojos (incluyendo tipos de retina e iris), pasando por maquillaje, accesorios, elegir diferentes diseños para los ropajes (con diferentes texturas), etc. Es llamativo el hecho de que en si mismo crear al personaje puede llevar un tiempo considerable hasta quedar al nivel aceptable para empezar el juego. Sin duda es uno de los puntos fuertes que tiene el juego.

El sistema de combate de Code Vein no dista en exceso de otros títulos del género, pudiendo equipar hasta dos armas de diferente tipo entre una variedad considerable que incluye espadas a una mano, hachas, alabardas, espadones e incluso bayonetas para atacar a distancia. Cada una de ellas tendrá sus correspondientes ventajas e inconvenientes. En cuanto a las armaduras, en este caso se llaman velos de sangre y su principal característica es la de poder usar ataques de drenaje con diferentes estilos, además de proveer de diversos efectos y estadísticas a la hora de equiparlos. Los ataques de drenaje se ejecutan al utilizar un movimiento de parada, con L2, mientras el enemigo ataca o atacándole por la espalda, produciendo un movimiento especial que aparte de mermar la vida también restaurará puntos de icor, los cuales se explicará su función más adelante. Los ataques incluyen variaciones normales, con el botón cuadrado, y fuertes, con triángulo, además de usar variantes con mayor fuerza pulsando en conjunto con el botón R1, y a su vez los movimientos incluyen la esquiva, pulsando círculo, y la defensa, con el botón L1. Otra característica es la barra de concentración, la cual se recarga con cada golpe encajado o al esquivar ataques, aunque en este caso también es algo que se aplica a los enemigos.

El factor importante, y diferenciador, del juego son los códigos de sangre, los cuales son roles especiales que el personaje puede equipar, proporcionando variaciones en los parámetros y acceso a dones, tanto de carácter activo como pasivo, y también diferentes ventajas en combate. En primera instancia, y tras el tutorial del juego, se podrá elegir entre tres códigos diferentes: Luchador que destaca por su gran poder ofensivo en el cuerpo a cuerpo, Montaraz el cual destaca por el uso de armas a distancia y Hechicero que ofrece la posibilidad de usar dones mágicos elementales. A lo largo del juego se podrán obtener otros adicionales con diferentes propiedades y ventajas a través de desarrollo de la historia, hablando con otros personajes o también, en ciertos casos, encontrando vestigios ocultos en las diferentes ubicaciones del juego.

Cada código permite equipar hasta ocho dones activos diferentes, que se ejecutan pulsando R2 en conjunto con los botones y las direcciones de la cruceta digital, requiriendo de los puntos de icor para poder ejecutarlas. Los dones adquiridos en cada rol pueden ejecutarse normalmente mientras se tenga equipado el respectivo código al que pertenece, pero también, una vez dominados, pueden heredarse y utilizarse con otros diferentes. Por otro lado, también pueden equiparse hasta cuatro dones de carácter pasivo que tendrán diferentes efectos tales como mejorar el ratio de curación, aumentar el nivel de vida, conseguir resistencia a estados alterados, etc.

En cada una de las incursiones a las zonas el personaje podrá llevar a un compañero que servirá no sólo como apoyo en combate sino también señalará los puntos de interés del mapa, tales como cofres, objetos o enemigos. Si bien esto puede parecer que facilita el juego, en realidad es todo lo contrario. La IA de los personajes es eficiente en combate, tanto resucitando al personaje cuando es derrotado como tácticamente, pero no son infalibles a la hora de luchar y pueden ser derrotados al menor descuido, especialmente por bosses o grupos de enemigos. Evidentemente también se puede ir solo, lo cual simplemente requiere de ir a personaje que actúa de acompañante y seleccionar la opción para dejar de formar grupo.

En cada incursión estará disponible un mapa de la zona, tanto en una versión minimizada en la esquina superior derecha de la pantalla como otra más amplia al pulsar el botón options, que en primera instancia sólo dejará ver los objetos que dejan los enemigos y los puntos importantes, como escaleras o puertas. Para poder avanzar, y completar la totalidad del mapa, habrá que activar cada una de las plantas de muérdago que se encuentran en cada zona. Algunas de estas servirán, a su vez, como punto de guardado donde se podrá utilizar las opciones de subida de nivel y otras importantes como el teletransporte a otras ubicaciones descubiertas o regresar a la base, gastar neblina para desbloquear nuevos dones de los códigos de sangre, almacenar los objetos que no sean necesarios, recibir los regalos de los aliados, repetir el tutorial del comienzo del juego y guardar la partida para salir a la pantalla de título.

En ciertos puntos de algunas zonas se activarán oleadas de perdidos sedientos de sangre que aparecerán en grupos para atacar al personaje del jugador y su acompañante, debiendo derrotarles para salir airosos. Aparte de los objetos que puedan dejar caer, al completar estos eventos se podrán obtener algunos especiales tales como materiales o armas, con lo cual es un incentivo interesante de completar. Sin embargo en ciertos casos la dificultad de los enemigos que aparecerán irá complicándose al llevarse a cabo en ciertas ubicaciones.

Los vestigios son las materializaciones de los recuerdos de los resucitados que dejan tras de sí al desaparecer, distinguibles tanto por su color brillante como por las voces que emanan de su interior. Su propósito dentro del juego será por un lado proveer de nuevos códigos de sangre y por otro el desbloquear habilidades que aparecen como deficientes en algunos de ellos. Para conseguir restaurarlas habrá que recurrir a Io, la chica que acompaña al protagonista desde el inicio del juego, y también cumplir las condiciones necesarias para poder realizar el proceso que conlleva ver los recuerdos almacenados en el mismo, tales como tener una serie de vestigios concretos o haber completado otros con anterioridad. En ciertas ocasiones los recuerdos irán ligados a otros personajes lo que a su vez restaurará las habilidades de sus respectivos códigos.

La base será el cuartel de operaciones dentro del juego y también donde poder ajustar el equipamiento y los objetos a través de las dos tiendas que se incluyen. La primera de ellas, llevada por Rin Murasame, ofrecerá la opción de comprar armas y velos de sangre además de mejorarlos o convertirlos, estas dos opciones siempre que se tenga en disposición los materiales necesarios. La segunda, llevada por Coco, permite comprar objetos de diferente índole, tanto de recuperación como materiales de mejora o ítems que imbuyen de efectos elementales a las armas, con algún caso especial donde las unidades estarán limitadas a una cantidad específica. Cabe denotar que la selección que se ofrece en un principio en estas dos tiendas es limitada y que a lo largo del juego se irá expandiendo a medida que se visiten, y completen, las diferentes zonas de la trama principal.

Otra opción disponible es el acceso a los diferentes mapas de las profundidades a través de Davis. Estos lugares son zonas inhóspitas donde hacer frente a varios tipos de perdidos y jefes, además de conseguir materiales y otros objetos de mayor calidad y también vestigios. Finalmente quedan las fuentes termales que a pesar de dar la impresión de que su uso específicamente es para ofrecer un punto de fanservice, en realidad esta opción permite consultar los recuerdos de la historia principal a través de un escueto resumen de los acontecimientos narrados en las secuencias y también ver descripciones de conceptos importantes para ayudar a comprender el lore del juego. También denotar que si se accede a este lugar con puntos de neblina perdidos al morir, se ofrecerá la opción de recuperar la mitad de la cantidad total del mismo pero con el inconveniente de que el resto se perderá para siempre. También destacar que en el espejo, justo al lado de la tienda de Coco, se podrá tener acceso al editor para hacer cambios al aspecto del personaje y guardar la configuración realizada.

También se podrá conversar con los personajes para conocer sus inquietudes a través de los acontecimientos del juego y, a su vez, poder intercambiar objetos con ellos. A lo largo de los periplos a cada zona, es posible encontrar objetos del mundo antiguo tales como vinilos, juegos retro, cómics, etc., que son bastante llamativos entre los resucitados para conservar su humanidad. Estos pueden entregarse a cada uno de los personajes recibiendo a cambio puntos que se podrán invertir para conseguir objetos que tienen en su poder, tales como objetos curativos, materiales de transformación o incluso las armas que lleven en combate. Eso si, dependiendo del personaje los puntos recibidos pueden ser mayores respecto de otros, lo cual se dejará notar por los comentarios al entregarlo, y también dependerá del interés que muestren al obtenerlos. Por otro lado, es posible que, como retribución, cada cierto tiempo los personajes entreguen, a través de menú disponible en el muérdago, obsequios especiales cuyo uso en la práctica simplemente será para conseguir puntos de neblina adicionales.

Las impresiones jugables que deja el juego tras varias horas son un tanto dispares. Por un lado no es un juego que pueda compararse con los baluartes del género soulslike al ser un tanto más accesible en ciertos aspectos, ya que no gastas puntos en mejorar ciertos parámetros para construir una build específica sino que directamente se sube nivel como si fuera un RPG al uso, pero por otro no es una experiencia que se pueda denominar casual y demasiado accesible ya que hay momentos en que el juego se hace complejo y los errores se siguen pagando con creces. Respecto del combate, quizás no se note con tanta energía y firmeza como en, por ejemplo, Bloodborne, pero a efectos prácticos las características propias del juego funcionan y son efectivas, requiriendo, como es habitual, de aprender a conocer el entorno y a los enemigos para superar los diferentes obstáculos que se presentarán en cada zona.

En materia gráfica cabe decir que el estilo anime de este título es quizás su mayor fuerte por ser diferente a la mayoría de juegos vistos hasta la fecha. Destacar el diseño de personajes, realizados por Kurumi Kobayashi, que ha trabajo con anterioridad en los juegos de la serie God Eater, también de estudio Shift, ofreciendo un estilo peculiar pero a la vez llamativo respecto de la saga de los “comedores de dioses”. Lo mismo se puede decir de los diversos escenarios que presenta el juego, cada uno más llamativo que el anterior, destacando, a título personal, entre todos ellos la Catedral de Sangre, que evoca un cierto déjà vu a Anor Londo, destacando especialmente por lo laberíntico de su diseño. Cabe denotar en lo negativo que en ciertas ocasiones el juego padece de texturas y elementos que cargan de manera retardada, además de algunas bajadas de framerate en ciertos puntos del juego.

Respecto del apartado sonoro, cabe destacar que la mayor parte del juego sólo habrá sonido ambiente y que sólo cuando se afronta un combate contra los perdidos o un boss se ofrece un acompañamiento musical, aunque si se puede activar alguna de las pistas vocales en la rockola o el radiocassette que se encuentran dentro de la base. Go Shiina, compositor de algunas pistas de la saga God Eater y también en otros juegos como Tales of Zestiria, ofrece algunas composiciones llamativas como acompañamiento para estos momentos con su característico estilo, destacando el tema de combate básico y también los temas vocales del opening y al final del juego. En lo referente al doblaje, el juego da la opción de elegir entre inglés y japonés.

Respecto del modo multijugador, Code Vein añade una opción para poner señales de auxilio en las diferentes zonas del juego de tal manera que otros jugadores puedan responder a estas uniéndose a la partida de forma automática y aleatoria, pudiendo configurar los ajustes de conexión antes de empezar, y ayudando a combatir los diferentes peligros que haya en la zona. Si el personaje del jugador que responde a la llamada es derrotado durante la partida, será devuelto instantáneamente al área donde se encontró anteriormente.

CONCLUSIÓN

La experiencia que proporciona Code Vein no dista en exceso de otros juegos del género, pero logra desmarcarse tanto por las características propias que incluye y que le otorgan un estilo propio al tiempo que destaca en cuanto al desarrollo de la trama y de sus personajes. El resultado es una experiencia que como alternativa dentro del género, y para fans del estilo anime, puede ser tomada en cuenta. Sin embargo en el aspecto técnico el juego podría mejorar, especialmente al mostrar algunas caídas de framerate ocasionales.

LO MEJOR

  • El editor, muy completo y que ofrece enormes posibilidades para configurar al personaje principal.
  • El elenco de personajes principal, tanto por sus diferentes trasfondos y personalidades como por su apoyo en combate como acompañantes.
  • La jugabilidad, al nivel de otros soulslike del género pero aportando nuevas características que lo diferencian y aportan personalidad propia.
  • La trama, va ganando interés a través de su desarrollo.

LO PEOR

  • Algunas caídas de framerate que resultan un tanto molestas y otros problemas técnicos
  • Le falta exigencia si se compara con otros juegos de su estilo
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

¿Recomendáis Horizon Zero Dawn y su expansión?

Está tirado ahora mismo en su edición completa, tanto en la Store (15 euros), como en Amazon en físico (18 euros).   Tengo que decir que el último juego de mundo abierto que he jugado ha sido RDR2 y por momentos se me ha hecho pesado, siempre me ha gustado este género y he disfrutado mucho...