River City Girls
River City Girls
Carátula de River City Girls

River City Girls, Análisis: las chicas también pelean

Analizamos este beat'em up a la vieja escuela, sucesor espiritual del clásico River City Ransom, y desarrollado por WayForward para PC y consolas

Kunio y Riki ya tuvieron que rescatar a sus novias en los noventa. Era la edad dorada del beat’em up y los juegos de apalizar matones estaban a la orden del día, con clásicos como Double Dragon llevando el entandarte del género, otros títulos de la familia como River City Ransom seguían a pies juntillas ese esquema sobradamente conocido del machacabotones en 2D. Ya saben, esos juegos de avance lateral donde uno se desgasta el pulgar (normalmente en compañía de un amigo) haciendo que señores fuertudos despejen habitaciones de enemigos a puñetazo limpio.

Estamos en 2019 y los tiempos han cambiado, los juegos han cambiado y el beat’em up clásico ha cambiado. Pero sigue habiendo hueco para viejas fórmulas remozadas en nuestras pantallas de alta definición. Es el caso de éste River City Girls, desarrollado por Wayforward Technologies y publicado por Arc System Works. Aquí cambian un poco las tornas, son esta vez las chicas, Kyoko y Misako, las que tienen que rescatar a sus novios secuestrados. Así que toca hacer novillos y prepararse para recorrer River City hasta dar con ellos por las buenas o por las malas. Seguramente por las malas.

River City Girls es ante todo, y bien orgulloso de serlo, un beat’em up clásico de manual. A poco que uno haya indagado en el género se puede hacer una idea muy precisa de lo que encontrará aquí. El juego se estructura en pantallas que conforman la ciudad de River City, y la mecánica principal es recorrerlas peleándonos con lo que se nos ponga por delante, desde un estudiante de nuestro instituto hasta una dominatrix, pasando por luchadores de lucha libre y hasta algún zombi. Siguiendo la estela del juego original, River City Ransom, el título también cuenta con elementos ligeros de RPG. Derrotando enemigos ganamos experiencia y dinero, con la primera subimos de nivel aumentando nuestras estadísticas, y lo segundo lo podemos gastar en items y nuevos movimientos para las protagonistas.

Pateando la ciudad encontraremos numerosas tiendas en las que podemos comprar consumibles y equipo, y tenemos un inventario para almacenarlos y usarlos de forma estratégica cuando la situación lo requiera. Algunos accesorios suben el porcentaje de daño que hacemos a ciertos tipos de enemigos, otros aumentan el tiempo de invulnerabilidad después de ser golpeados… La mayoría de ellos no suponen un cambio significativo con respecto a la forma de jugar, pero para los amantes de los números en los videojuegos, modifican de un modo u otro nuestras posibilidades de salir bien parados en un combate. Por otra parte, subiendo de nivel mejoramos automáticamente nuestras estadísticas. Si bien los efectos de esto no son especialmente notables, los nuevos niveles desbloquearán de cuando en cuando nuevos movimientos. Para los demás, podemos visitar un dojo por la ciudad para comprar movimientos nuevos al ritmo que queramos y según nuestra economía nos lo permita.

El sistema de combate sigue un esquema básico de dos botones para golpear de forma más ligera y otro de forma contundente. Más adelante, además, se puede desbloquear un tercer tipo de golpes más potentes y de mayor rango pero que necesitan de una barra de “resistencia” para ser activados. Añadiendo algo más de profundidad a un esquema que pese a todas las mini mecánicas, se mantiene en todo momento sencillo.

Las dos protagonistas son virtualmente idénticas en cuanto a las habilidades que tienen y al mapeado de los botones, pero los movimientos que podemos desbloquear parra ellas, aunque cumplirán funciones similares, son diferentes. Mientras para Kyoko podemos desbloquear un potente golpe de dab (cómo no) que lanzará a los enemigos despedidos, Misako hará lo propio golpeándolos con la mochila. Conforme desbloqueamos nuevos movimientos las dos chicas se van diferenciando más, por lo que si estamos jugando solos, es buena idea jugar con ambas para ver cómo cambia su plantel de movimientos, que supone para cada personaje una cadencia de combate ligeramente diferente.

Nuestro arsenal se completa con la habilidad de bloquear (y la posibilidad de activar una ventana para el contraataque si la activamos en el momento justo), un botón de salto, la habilidad de poder coger objetos del escenario como armas desechables y el uso de un sistema de aliados, que nos permite reclutar por un número limitado de usos a un NPC para que lance un ataque por nosotros cuando se lo indiquemos. Ninguno de ellos va a inclinar la balanza hacia nosotros durante el combate, pero supone una distracción momentánea que agradeceremos en los momentos que estemos más apurados.

Con todo esto, la peleas en el juego adoptan una cadencia muy concreta y sobradamente conocida en el género en la que no paramos de machacar botones ante oleadas de enemigos que son una auténtica esponja de golpes. Los detractores del género por aquello de lo repetitivo pueden estar relativamente tranquilos. Se trata de un juego que tiene un ritmo rápido y en el que estamos cambiando de localizaciones, de enemigos y desbloqueando movimientos nuevos con bastante rapidez. Pero aún con estas, el juego no va a convencer a nadie que no sea tolerante a este tipo de jugabilidad de aporrear botones, y el resto de sus mecánicas se limitan a asomarse con timidez para no alterar el resto de la experiencia. Así, elementos como los objetos que podemos equiparnos, items inmediatos, armas y aliados suponen una ligera mejora momentánea de las habilidades, pero no aportan cambios definitorios en el gameplay, que se mantiene rígido durante toda la experiencia.

Quizás algo que sí puede convencer a todo el mundo es el simpatiquísimo universo que da vida al juego. Desde su pegadizo y cañero tema principal, River City Girls se descubre como un juego eléctrico, vibrante y lleno de humor. La trama es una payasada narrada de forma dinámica entre fragmentos de cómic, conversaciones in-game y pequeñas escenas animadas, todo acompañado de un fantástico trabajo de doblaje. Las protagonistas ayudan a elevar la experiencia de sobremanera. Kyoko y Misako son personajes divertidos, llenas de chascarrillos y que no paran de soltar puyas entre ellas y con los demás personajes. El elenco de secundarios es igualmente majo, personajes excéntricos con motivaciones absurdas, que redondean aún más una historia llena de momentos hilarantes.

La ciudad de River City es en sí misma un elemento importante del juego. Representada con un colorido y nostálgico pixel-art que acompaña a todos los elementos del juego, y que se compabiliza de forma excelente con el diseño anime de las imágenes fijas y las secuencias animadas. Las diferentes pantallas que componen la ciudad forman un mundo interconectado que podemos seguir con un mapa al que accedemos cuando queramos desde el menú principal. La ciudad se divide en barrios bien diferenciados visualmente, cada uno con sus tiendas y con sus tipos de enemigos a los que combatir, y con paradas de autobús que conectan los barrios y que aligeran el backtracking siempre que toca hacerlo.

Conocernos al dedillo el mapa no es necesario, el juego es en todo momento bastante directo a la hora de indicarnos a qué zona debemos dirigirnos para continuar con la historia. Para quien aún así quiera explorar, hay pequeñas ventajas. Podemos tratar de buscar las tiendas con los mejores ítems que comprar, o podemos toparnos con pequeñas misiones secundarias que nos sacan brevemente del ritmo de juego. Además de esto, a lo largo de la aventura se presentarán un puñado de momentos que se complementan en otro tipo de mecánicas, como leves secuencias de plataformeo. Pero el mayor porcentaje del juego, como puede imaginarse, se pasa dando golpes.

Los jefes terminan de aportar el toque de variedad a la acción, además de ser un desafío considerable. Cada uno se centra en mecánicas diferentes, desde los más “tanques” cuyos combos debemos evitar a toda costa hasta otros que hacen uso de matones menores para distraernos. Uno de los jefes nos lleva incluso a un escenario en 2D a combatir, y sus ataques a larga distancia nos obligan a tener mucho cuidado con el posicionamiento en el escenario y a medir los saltos. La cadencia con la que nos enfrentamos a nuevos jefes es adecuada, y suponen el colofón de una sección en el momento adecuado antes de pasar a la siguiente.

Como es habitual en este tipo de propuestas, jugar con compañía en el sofá es la mejor forma de disfrutar el juego. Un acompañante se puede unir a nuestra partida en cualquier momento y salir de ella del mismo modo. Y aunque lo ideal es comenzar la partida en cooperativo desde el principio si no queremos tener personajes descompensados más adelante, lo cierto es que el sistema de niveles del juego es bastante flexible, y un personaje de nivel muy inferior a otro puede seguir siendo útil si el jugador sabe lo que hace.

Esto no quiere decir que el título no se disfrute en solitario, pero la mecánica de poder revivir a nuestra compañera en medio del combate es algo cuya ausencia se echa mucho de menos jugando solo, especialmente en algunos de los combates contra los jefes más puñeteros. Algunas mecánicas menores, además, como entrar en menús para activar ítems o comprar en tiendas, están especialmente bien ejecutadas para ser gestionadas por dos jugadores perdiendo el mínimo tiempo posible. Sabiendo esto, es una lástima que el juego no permita el juego online. Es de agradecer la apuesta por el cooperativo local, pocos títulos lo hacen ya y su propuesta clásica invita a ello; pero en el año que estamos, denegar las posibilidades del online resulta algo chocante.

Es una sensación de zona de confort que impregna gran parte de la experiencia. Con su humor, su bien ejecutada acción, y su colorido y simpático universo, River City Girls supone un entretenimiento a la vieja escuela satisfactorio y recomendable. Poco se le puede reprochar a un juego consciente de sus referentes y de hasta dónde quiere llegar, pero es cierto que tampoco va a seducir a nadie que no estuviera previamente interesado en este tipo de propuestas.

Análisis realizado para la versión de Playstation 4.

CONCLUSIÓN

River City Girls supone la última inclusión moderna en un género clásico de clásicos como es el beat’em up en 2D. Lo hace con confianza y chulería, y su personalidad traspasa la pantalla transmitiéndonos un universo vibrante y colorido. Sus excelentes protagonistas y su humor son gran parte de lo que hace funcionar este título, que por lo demás se apoya en mecánicas y convenciones sobradamente testadas y que aunque introduce pequeñas ideas interesantes aquí y allí, en ningún momento estas alteran el núcleo de una experiencia basada enteramente en el machacabotones tradicional. Es un juego bien ejecutado, bien medido, bien presentado y con personalidad, y también es uno de esos juegos en los que los mayores beneficiados son los que ya venían de casa siendo fans del género. Para el resto, harán bien en ser conscientes que todas estas virtudes vienen a costa de las limitaciones habituales que presenta cualquier otra propuesta de este tipo, y que no pone sobre la mesa demasiadas novedades para combatir contra ello.

LO MEJOR

  • Kyoko y Misako son unas protagonistas excelentes, divertidas, bien diseñadas y con química entre ellas
  • El combate es sencillo pero tiene profundidad, con numerosos movimientos nuevos que podemos aprender
  • La presentación audiovisual destaca, la banda sonora es cañera y pegadiza y visualmente tiene un estilo dinámico

LO PEOR

  • Se echa en falta el online, especialmente sabiendo que da su mejor cara en cooperativo
  • Los elementos RPG se sienten insustanciales y sin peso
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

Las nuevas series Swamp Thing

Esta serie lo tenía todo para ser un referente en el género de terror. Algunas de las mentes creativas más perversas y experimentadas el género de terror, un personaje y una historia a adaptar de lo mejor que se ha en el género de terr...

¿Recomendáis Horizon Zero Dawn y su expansión?

Está tirado ahora mismo en su edición completa, tanto en la Store (15 euros), como en Amazon en físico (18 euros).   Tengo que decir que el último juego de mundo abierto que he jugado ha sido RDR2 y por momentos se me ha hecho pesado, siempre me ha gustado este género y he disfrutado mucho...