The Ninja Saviors: Return of the Warriors
The Ninja Saviors: Return of the Warriors
Carátula de The Ninja Saviors: Return of the Warriors

The Ninja Saviors, análisis

Una ciudad futurista sumida en el caos, un grupo de Ninjas cibernéticos que desea la paz, y una amalgama de enemigos finales a los que dar muerte mediante las más arriesgadas técnicas. Bienvenidos a este Arcade actual con aroma añejo.

Tras la pantalla de presentación de The Ninja Saviors - Return of the Warriors, la nostalgia se presenta de forma directa, transportándonos a momentos donde hacíamos cola en los recreativos del barrio, mientras mirábamos cómo los más avezados del lugar se pasaban Street Fighter o Final Fight con tan sólo un crédito.

La sensación de meter la moneda, oír el sonido que actualizaba el contador de créditos, y jugarnos ese precioso dinero a un todo o nada cooperativo en títulos como Sunset Riders o Cadillac & Dinosaurs era una sensación que, a día de hoy, no tiene igual. Es ahí donde juega The Ninja Saviors, remake del clásico de Super Nes (The Ninja Warriors) que pretende servirnos como punto de retorno a nuestra infancia. Aunque, lejos de abordar el presente análisis desde un mismo prisma, también es de recibo preguntarse: ¿qué propone el título que nos ocupa al jugador que no busca el entretenimiento a través de la nostalgia?

La danza del guerrero

TheNinja Saviors es un beat’em’up apuntalado en elementos clásicos de juegos como Shadow Dancer, Final Fight, Shinobi o Batman Returns, basado en una experiencia de acción que puede disfrutarse tanto solo como acompañado. Contando con varios niveles de dificultad (que iremos desbloqueando a medida que superemos cada fase), podremos abordar las trifulcas eligiendo entre tres personajes diferentes.

Cada uno con una clase bien diferenciada: el cibernético Kamaitachi es rápido en perfil bajo, la ninja Kunoichi se presenta como la más equilibrada y ágil, mientras que el gigantesca sombra sin nombre hace de su fuerza y contundencia armas de excepción. Cada vez que muramos, se nos dará la opción de continuar seleccionando de nuevo nuestro protagonista, mientras nos vamos enfrentando a hordas de enemigos de todas las clases y colores. En este momento es clave definir una de las características principales de The Ninja Saviors: la acción se desarrolla en un sólo plano de profundidad.

A diferencia de Final Fight o Streets of Rage, donde contamos con un escenario donde movernos en las tres dimensiones, el título que nos ocupa se asemeja más al desarrollo horizontal de Shadow Dancer, Robocop o Shinobi, donde la cámara virtual no permite esos puntos de fuga.

Ahí reside también su éxito: los enemigos nos vendrán de izquierda o derecha, pero también desde arriba (desde otro nivel de altura al que no podremos acceder, o montados en épicos vehículos que irrumpen en el escenario de manera imprevista) y nosotros contaremos con tan sólo tres botones y el pad para hacerles frente.

De esa sencillez también proviene su adictiva propuesta: podremos hacer combos presionando el ataque de forma repetida, saltar (según personaje) mientras lanzamos una patada o sablazo aéreos, realizar agarres proyectando a nuestros enemigos en distintas direcciones (Batman Returns ahí era inigualable), o desatar un poderoso ataque especial si hemos cargado baterías sin ser golpeados por el enemigos durante un tiempo prudente.

Poco más hay dentro de su premisa jugable, y es en este aspecto (y en algunos otros) donde reside a la vez su mayor baza, y su principal debilidad como videojuego de acción. Los ataques con los que empezamos, así como distintos tipos de agarre y combinaciones que desatan acometidas poderosas (todas ellas gastando barra de energía), son los que tendremos al final de la aventura. Es verdad, respecto a anteriores versiones podremos manejar a dos personajes extra, una vez superemos el juego por primera vez.

Un diseño general con luces, y alguna sombra ninja

Esta característica, muy unida a máquinas recreativas de antaño, es posible que no sea del agrado de todos en la actualidad. Hay variedad de situaciones a lo largo de la —corta, eso sí, alrededor de hora y media o dos— campaña principal, nos encontraremos objetos por el escenarios que agarrar y lanzar a nuestros adversarios, e incluso algunos niveles cuentan con elementos contextuales (ventiladores o barras de energía intermitentes) que pueden hacer daño tanto a nosotros como a los adversarios del trío protagonista.

Pero la rejugabilidad del título más allá de la primera partida es limitada, solo viéndose incrementada por la adición de nuevos personajes o superar los niveles de dificultad más contundentes. Eso sí, el núcleo jugable funciona, la “teórica” monotonía que supone tener ataques limitados hace que nos especialicemos con cada personaje y los vayamos manejando a la perfección, luchar contra casi una decena de enemigos finales ameniza la aventura, y jugar en cooperativo es un gran aliciente para aprovechar el modo difícil del título.

Con dos jugadores en pantalla, la experiencia gana de forma considerable y hace de las escenas de acción algo mucho más espectacular, pese a que no podamos disfrutar de hecatombes protagonizadas por 4 ninjas de forma simultánea.

Además, el apartado gráfico del título es más que notable, con un pixel art muy bien planteado bajo una dirección artística que mira a los arcade de los 90. Tanto los personajes como los escenarios gozan de buen detalle, gradaciones de color que los definen de forma muy volumétrica, y un scroll parallax efectivo. En el plano sonoro, a la escasez de efectos de sonido y composiciones musicales se enfrenta de forma directa una muy buena selección de melodías y unas pequeñas voces digitalizadas que aportan variedad a la acción. Una acción que, como hemos dicho antes, se disfruta de manera más salvaje si viene acompañada por una gran dosis de nostalgia.

CONCLUSIÓN

The Ninja Saviours homenajea a los clásicos de antaño mediante la revisión del videojuego arcade que también dió que hablar mucho en Super Nintendo. Con un planteamiento directo, un sistema jugable sencillo pero adictivo, y multitud de enemigos finales, el título que nos ocupa también se puede disfrutar acompañado de un segundo jugador. Es una pena que de esa sencillez y su escasa duración, sobresalgan las limitaciones de un título notable, pero que podría haber ofrecido más.

LO MEJOR

  • Sistema de combate sencillo pero divertido
  • Jugar en cooperativo aumenta la diversión
  • El apartado gráfico es lo mejor del título

LO PEOR

  • Duración más bien escasa
  • Puede hacerse algo simple a nivel jugable, sin evolución ni cambios desde el inicio hasta el final
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

Tutorial para hacer Backups de Uplay

Acaba de salir Uplay +, la espectacular suscripción de Ubisoft con más de cien juegos propios y que está de forma gratuita hasta el 30 de Septiembre. Está genial y es impresionante la cantidad de juegos buenos que tiene, pero avisan de un...