BeTech: noticias de tecnología

MEDICINA ROBOTICA

Crean un micro-robot capaz de navegar por un cerebro humano

El MIT se acerca cada vez más a poder llevar a cabo operaciones robóticas en el cerebro, una tecnología no tan lejana.

Crean un micro-robot capaz de navegar por un cerebro humano

La Medicina y la Tecnología han ido siempre de la mano. Constantemente se está evolucionando en los campos médicos, bajo el objetivo de darnos más control sobre nosotros mismos, ser más eficientes curándonos. Tener más control sobre nuestra propia mortalidad, curarla y extenderla -como en el film Elysium. Puede que aún estemos lejos de esas máquinas corporales que operan de forma automática y curan enfermedades graves como el Cáncer en apenas minutos, pero la idea de que los robots operen o al menos asistan sí que sigue progresando.

Operaciones robóticas en el cerebro

En el cuerpo humano no hay órgano más importante y también misterioso y delicado como el cerebro. Cualquier cosa que esté relacionada con una operación cerebral es tan delicada como si estuviésemos hurgando en el motor de un coche o el procesador de un smartphone: un mal ajuste o tocar donde no se debía y las consecuencias serán catastróficas. El cerebro lo controla todo, y para facilitar su bienestar en los peores momentos, unos ingenieros del prestigioso Instituto Técnico del MIT americano han creado un robot pensado para las operaciones más delicadas. Un micro-robot que parece una finísima hebra de hilo.

Diseñado como una alternativa para cuando haya una cirugia a cerebro abierto, la hebra robótica puede ser controlada a distancia por cirujanos que estén en cualquier parte del mundo. Pero lo más espectacular es que el micro-robot está creado para moverse entre los finísimos vasos sanguíneos que recorren toda la zona cerebral, con la idea de por ejemplo quitar obstrucciones, favorecer el riego sanguíneo cerebral, administrar directamente medicamentos para tratar infartos o aneurismas… Las posibilidades son muchas y todas positivas.

Dirigido por imanes

Actualmente, los coágulos y otras obstrucciones en el cerebro son tratados introduciendo un cable fino por la arteria principal del paciente. Los cirujanos usan una técnica de fluoroscopia con Rayos-X para poder rotar y guiar el cable por los vasos sanguíneos cerebrales. Un cable que también lleva un micro-catéter para llevar fármacos. Pero el proceso pasa mucha factura a los cirujanos, los deja expuestos a la radiación de la fluoroscopia, y los cables son un elemento que puede dañar los finos vasos.

Con un núcleo compuesto por una aleación de níquel y titanio que lo hacen flexible y movible, el micro-robot está recubierto por una pasta o tinta gomosa que lleva partículas magnéticas, y envuelta a su vez en un hidrogel que permite que la hebra robótica se deslice bien y no provoque fricciones. Lo más interesante es que para mover el robot sólo se necesitan imanes, por lo que el proceso es mucho menos invasivo que el utilizado en la actualidad.

Lo malo es que aún no está listo para su uso clínico, pero sí en proceso de pruebas para que algún día entre en funcionamiento, estando un paso más cerca de las operaciones robóticas cerebrales.