BeTech: noticias de tecnología

ADICCIONES

Este falso móvil te quitará la adicción al móvil… por 200 euros

El Substitute Phone nació para ayudar a los adictos al smartphone, aunque la inversión inicial es algo alta.

Este falso móvil te quitará la adicción al móvil… por 200 euros

Nacido de uno de los proyectos de financiación popular más exitosos en la historia de la web Kickstarter, el Fidget Cube parece una absoluta chorrada la primera vez que uno lo tiene en la mano y se entera para qué sirve, pero su fórmula de apretar botones tiene detrás un estudio sobre el comportamiento humano en situaciones de tensión.

Como un dado de varias caras, el Fidget Cube tiene botones que hacen ruido, otros silenciosos, un dial y una bola para rotar, superficies para restregar el dedo que generan una inmediata sensación de placidez, un interruptor de los que hacen ‘click’ y hasta un mini stick tipo PSP. Y si aún preguntas para qué sirve, es el sustituto ideal para no estar chasqueando el bolígrafo, mordiéndose las uñas o tirándose del pelo en aburridas conferencias o momentos estresantes de reuniones o presentaciones.

Substitute Phones

En sí se trata de recrear aquello que ciertamente crea una estimulación en el sujeto, como apretar de manera compulsiva el botón de un boli o el click del ratón de ordenador. Y ese mismo principio es el que el diseñador Klemens Schillinger ha aplicado para crear su Substitute Phone, una especie de carcasa que imita el diseño de los smartphones táctiles actuales e implementa una serie de pequeñas bolas de piedra formando patrones distintos para crear lo que podríamos denominar como un ‘móvil terapeútico’, pensado para ayudar a quien mire compulsivamente su teléfono.

Y es que, más allá de consultar el móvil de vez en cuando para ver si tenemos mensajes, notificaciones o correos pendientes, hay quien se ha vuelto tan adicto que incluso juguetea con él imitando los gestos aunque no tenga notificaciones ni espere llamadas. Lo usa igual que quien chasquea un bolígrafo o aprieta el botón del ratón: porque le gusta, necesita esa estimulación y sobre todo en momentos de stress.

Esto inspiró al diseñador Schillinger a crear cinco terminales facsímiles hechos de plástico negro con bolas de piedra colocadas en su superficie formando líneas en horizontal, vertical o diagonal. ¿El motivo? Para replicar el movimiento que solemos hacer con el dedo.

Ayudar con la abstinencia

El mismo principio de evitar la abstinencia que hay detrás del Fidget Cube es el que ha aplicado este diseñador para crear sus Substitute Phones, que permiten recrear acciones como:

  • Mover la pantalla de arriba a abajo (scrollear)
  • Ampliar una imagen
  • Elegir entre aplicaciones abiertas
  • Deslizar de lado a lado

Todas aciones típicas que realizamos con el móvil y que sin duda pueden evitar ese comportamiento de comprobar constantemente el smartphone aún cuando sabemos que no tenemos por qué hacerlo.

 

De esta manera, haciendo esos gestos que crean la estimulación, se evita mirar constantemente el móvil real, y con el tiempo ayudará a reducir el hábito todo/a que mire compulsivamente el móvil por el placer que le genera evitar este comportamiento. Creado como proyecto para una exhibición que se celebró en Viena en 2017, el éxito viral que ha generado su propuesta animó a su creador a comercializar el producto.

Aunque eso sí, no es barato, ya que cualquiera de los 4 modelos actualmente a la venta te cuesta nada menos que 195 euros, un precio algo elevado sin duda y que imita lo que valdría un Xiaomi  o Huawei de gama media.