Elsinore
Elsinore
Carátula de Elsinore

Elsinore, análisis. La otra historia de Hamlet y Ofelia

La tragedia de Hamlet desde el punto de vista de una Ophelia atrapada en el tiempo.

Hamlet es una de las obras más influyentes de Shakespeare en el teatro y en la ficción, en general. La tragedia del príncipe de Dinamarca ha perdurado en la historia de la literatura como uno de sus mayores hitos, lo cual ha dado pie a numerosos análisis, interpretaciones y adaptaciones tanto en el escenario como fuera de él. En la pintura, sus escenas más emblemáticas han sido inmortalizadas, como la reunión de Hamlet y Horacio en el cementerio (Delacroix) o las innumerables representaciones de Ofelia y su romantizado suicidio. Asimismo, hemos presenciado sendas adaptaciones cinematográficas de la mano de Laurence Olivier y Kenneth Branagh. Por su lado, Disney nos relató una versión más ligera con El Rey León —llevada recientemente a la acción real—, con sumas licencias pero manteniendo el esqueleto principal. Los Simpson, como no podía ser de otro modo, nos deleitaron con su correspondiente parodia.

En los videojuegos, Hamlet también ha tenido su propia adaptación: To Be Or Not Be (TinMan Games) o Hamlet (Denis Galanin) son algunos ejemplos, así como Arden: The World of Shakespare, un proyecto de MMO educativo. El pasado 22 de julio, el estudio Golden Glitch debuta en el medio videolúdico con Elsinore (PC Windows, Linux e macOS), una reinterpretación propia de la obra shakespeariana, donde el jugador tiene la ocasión de reescribir la tragedia mientras se enfrenta a un bucle temporal al más puro estilo Atrapado en el Tiempo. Para ello, el estudio se ha hecho servir del género más idóneo: la aventura narrativa. Dicha propuesta ha sido premiada en diferentes festivales indies, como Independent Games Festival (2017), Intel Level Up y Power of Play. La revista Tom Hardware lo consideró el mejor indie de la GDC de 2017 y PAX lo seleccionó para su Indie Megabooth de 2016.

La tragedia de Ophelia

En esta ocasión, el protagonista no es Hamlet, sino su enamorada Ophelia. La joven ha tenido una pesadilla premonitoria con todos los sucesos relatados en la obra de Shakespeare: el fantasma del difunto reyrogando venganza a su hijo, el asesinato de Polonius, Hamlet y Laertes muriendo en un duelo, la reina Gertrude envenenada y, ante todos estos acontecimientos, la misma Ophelia ahogándose en el río. La dama sabe que debe hacer algo para impedir que la desgracia inunde a Elsinore. Sin embargo, ¿qué poder tiene la simple hija del chambelán, sujeta a la constrictora vida en palacio?

Ophelia, en la obra original, enloquece tras la muerte de su padre Polonius y pone fin a su vida arrojándose al río. En Elsinore se da una explicación tanto a su locura como a su propio suicidio: la muchacha ha quedado atrapada en un bucle temporal donde continuamente se repite el cumplimiento del sueño fatídico. Sólo queda una posible solución: investigar qué ha desencadenado el ciclo de sangre en el castillo y cómo romper esa extraña maldición.

Así, Ophelia pasa del rol pasivo al que queda enclaustrada en la obra original para convertirse en una mujer con iniciativa, que pelea con todo lo que está en su mano para rescatarse a sí misma y a la gente a la que ama. Por supuesto, no es una guerrera y ni siquiera pertenece a la realeza para poder decidir. Pero sí tiene a su favor dos armas poderosas: la astucia y la diplomacia, al servicio del jugador.

Golden Glitch ha realizado un excelente trabajando recogiendo a todos los personajes de Hamlet y aportarles una mayor profundidad, sin profanar el sentido de la obra original. Así, conocemos un poco mejor las inquietudes de Ophelia, el pasado de su familia, y las luces y sombras de una familia real donde la bondad, la maldad y la demencia se difuminan entre sí. Además, nos sorprenderán apariciones de nuevos personajes, algunos pertenecientes a otras obras de Shakespeare y cuyo arco argumental se entrelaza de forma ingeniosa con la tragedia del príncipe de Dinamarca.

El dominio de las intrigas palaciegas

A menudo, se contempla las aventuras narrativas bajo el prejuicio de ser videojuegos extremadamente simples con una dificultad nula. Sin embargo, hay títulos que desmontan ese estereotipo, como es el caso de Elsinore, que mezcla la exploración point & click con un sistema conversacional en el que no sirve el ensayo y error con todas las opciones de diálogo. Así, Ophelia deberá investigar el castillo y espiar a la corte para recabar pistas que deberá compartir con otros miembros de la corte para desvelar más información. Además, la joven descubrirá acontecimientos que se marcarán en su línea temporal, lo cual deberá tener en cuenta a la hora de presenciarlos o realizar ciertas tareas antes de que éstos sucedan. Algunos de los hechos, además, dañarán el estado de ánimo de algunos personajes, con quienes no podemos interactuar durante un día el resto del bucle.

A priori, Elsinore parece un juego sobre el manejo de intrigas palaciegas, y no tardaremos en descubrir que no servirán de nada las soluciones rápidas de revelar a todo el mundo que estamos atrapados en un bucle temporal, ni denunciar a bombo y platillo quién es el asesino del padre de Hamlet. Proporcionar cierta información a la persona incorrecta puede desencadenar un tren de consecuencias que supongan nuestro fin o el de alguien a quien queríamos proteger. No obstante, para Ophelia su propia muerte o desenlace fatal no supondrá el punto de final de la historia: hasta que no rompamos la maldición, la joven volverá al inicio de la semana con una nueva oportunidad para cumplir su misión. Además, sus recuerdos no serán borrados, con lo que conservará la información recavada para perseguir nuevos desarrollos de los hechos.

Según nuestras acciones, la semana en Elsinore puede tomar múltiples cursos que, pese a su desenlace agrio, nos pueden propiciar datos muy valiosos que podemos utilizar a nuestro favor en el siguiente bucle. En nuestra mano tenemos la línea temporal con sus respectivos acontecimientos posibles, y un mapa muy intuitivo que hará la exploración muy asequible. Para no eternizar una partida donde es inevitable pasar por las mismas escenas, disponemos de un reloj para apresurar el paso del tiempo, y también podremos reiniciar el bucle temporal si sentimos que los derroteros de la semana no aportan nada nuevo. Y, pese a unas herramientas que palian la repetitividad intrínseca a un bucle temporal, es imposible acelerar las escenas no omisibles, algunas de las cuales se reproducirán cada semana.

Una escenografía con aciertos y errores

La perspectiva isométrica resulta más que acertada en Elsinore, puesto que transmite al jugador la sensación de estar ante una maqueta con la que desarrolla las escenas teatrales. Sin embargo, nuestro rol no será el de un dramaturgo, sino el de una desesperada Ophelia que pugnará por deshacer el guión escrito sobre ella y sus allegados.

Desafortunadamente, los gráficos son el aspecto artístico menos cuidado. Si bien los retratos de los habitantes de Elsinore sí tienen ese encanto que conecta con el espectador, las figuras de dentro del juego carecen de cierto refinamiento y sus rasgos faciales resultan más propios de una generación anterior que actual. Las lánguidas animaciones crean un acertado código melancólico, a pesar de ser idénticas entre cada uno de los personajes.

La banda sonora, compuesta por Adam Gubman, aporta una gran variedad de temas folk que reflejan todos los momentos vividos en los múltiples bucles de Ophelia, a la vez que nos ambientan en la vida señorial de época. Las voces, limitadas a leer la palabra clave de cada línea de diálogo, confieren bien las emociones de cada situación. No obstante, es una lástima que los textos estén únicamente disponibles en inglés; si bien guardamos esperanza en que The Golden Glitch acoja las propuestas de localización que les han llegado a través de Steam.

Con Elsinore revistaremos la historia de Hamlet desde un prisma diferente que nos emocionará y nos permitirá profundizar un poco más en todos los personajes que tejen una de las tragedias más contudentes de todos los tiempos, y que nos continuará. En sus 10-15 horas de juego, escribiremos una nueva historia sobre qué podía haber sucedido dentro de los muros de Elsinore, con un nuevo final entre los trece posibles, a cada cual más agridulce y acorde a una tragedia shakesperiana.

Este juego ha sido analizado en su versión para PC Linux.


CONCLUSIÓN

Elsinore ha realizado una inteligente adaptación videolúdica de la tragedia de Hamlet, donde explora con profundidad a sus personajes y otorga a Ophelia un rol más activo. Su sistema conversacional huye de las rutas rápidas y obliga al jugador a usar la investigación y la lógica para escoger concienzudamente qué información facilitar y a quién. Según nuestras acciones, los acontecimientos se ramificarán hacia múltiples derroteros que nos proporcionarán nuevas pistas que nos lleven a deshacer la maldición. Con una rejugabilidad muy potenciada, disfrutaremos mucho de una aventura narrativa intrigante y deliciosa para los amantes de Shakespeare.

LO MEJOR

  • Un sistema narrativo que premia la lógica y castiga el ensayo y error
  • Abundantes ramificaciones que favorecen la rejugabilidad
  • Arcos argumentales elaborados
  • Un sistema de exploración e investigación intuitivo

LO PEOR

  • Sólo disponible en inglés
  • Algunas escenas se repiten en cada bucle sin que se puedan omitir
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.

♫ El Hilo de las Bandas Sonoras ♫

Nombre: Super Kirby ClashAño: 2019Compañía: Hal Laboratory y Vanpool (Desarrolladoras) Nintendo (Productora)Sistema: Nintendo SwitchGénero: Boss Arena Co-OpCompositores: Kiyoshi Hazemoto, Hirozaku Ando y Jun IshikawaMis tres melodías favoritas: KRtD Boss Theme Remix ---Decisive Battlefield/Giant...