BeTech: noticias de tecnología

SMARTPHONES

¿Me han hackeado el móvil? Tres señales en las que fijarse

¿El smartphone se recalienta más de lo usual? ¿Hay más anuncios de lo habitual? Comprueba si te han pirateado el móvil.

¿Me han hackeado el móvil? Tres señales en las que fijarse

En esta época tecnológicamente tan avanzada que vivimos podemos, la pieza electrónica que más utilizamos cada día es el móvil. Ahí tenemos a nuestros amigos, familia, diversión, cosas del trabajo, citas, recuerdos, es un templo para nuestros datos básicamente. Y no hay sensación peor aparte de la del robo que darse cuenta de que alguien ha profanado el templo. O sea, que nos han pirateado el teléfono. ¿Pero cómo podemos reconocerlo? ¿Cómo saber si de verdad nos han hackeado? Prestando atención a ver si reconocéis una serie de patrones que indican esto mismo:

Apps que no hemos instalado y Anuncios invasivos

El móvil es lo que más miramos al día, el aparato que más tiempo pasa en nuestras manos. Es cierto que a veces podemos tener 6 ó 7 pantallas de iconos y descubrir una app que bajamos hace un año y usamos sólo una vez. Pero por lo general, de tanto que lo miramos sabemos lo que hay, incluso las apps que se ejecutan en segundo plano, por lo que si encontramos una sospechosa, más vale acudir al historial de Google Play o la App Store y ver cuándo se bajó y se instaló, lo que nos dará una pista de si fue cosa nuestra o no.

Por si acaso, lo mejor que podemos hacer es borrar esa app sospechosa y listo. Si no se deja eliminar, tendremos la prueba de que en efecto es un malware. Aunque un elemento definitivo es empezar a ver anuncios inesperados por ejemplo al abrir apps, anuncios que no deberían salir y que forman parte del malware que nos han colado y/o hemos instalado de forma fraudulenta.

Se dispara el consumo de Batería y Datos

Dictaminar que el móvil ha sido pirateado al notar un consumo alto de la batería es un punto delicado, ya que hay varias razones que pueden motivarlo. Por descontado está el hacer un uso intensivo de él como ponerse a ver videos de YouTube, hacer videoconferencias, usar el Bluetooth y el GPS o jugar con el brillo al máximo que drenan la batería.

Pero si tenemos una rutina de uso más o menos establecida y la batería empieza a hacer cosas raras y gastarse más de lo normal, o es porque la propia batería tiene un fallo físico -examinad si usáis una carcasa o funda que provoca sobrecalentamiento-, o bien porque hay algo en el móvil que de repente ha aumentado su consumo. Algo que desconocemos, que no hemos instalado nosotros y que está activo en segundo plano.

Más fiable es la pérdida de los datos. Si siempre usamos las mismas apps y controlamos el 4G buscando WiFi para no gastarlo, al mes ya sabremos más o menos los datos que consumimos en la tarifa que tenemos. Pero si de repente el consumo vuela al activarlos, es claro síntoma de un malware, ya que precisamente los datos son usados por este para enviar información al hacker que creó la app. Comprobad los consumos de datos si pensáis que se consumen más rápido de lo que soléis hacerlo.

Mensajes y Correos que no hemos enviado

¿Alguna vez, ya fuese a través de WhatsApp, SMS o vía correo electrónico habéis recibido un mensaje extraño de un contacto o dirección con el que os comunicáis a menudo y al notificárselo os dice que no ha enviado nada?

Lo peor de un malware es que no sólo se apodera del sistema operativo del terminal, sino que puede ‘leer’ las direcciones y números de la agenda del móvil y empezar a enviar el virus para infectar a otros. Comprobad con amigos y familiares si han recibido mensajes extraños de nuestro número o dirección email, y tendréis una prueba clara de que han hackeado el teléfono.