E3 2019

Stronghold: Warlords, impresiones desde el Lejano Oriente

La saga estratégica viaja a oriente en una nueva iteración que nos recuerda a los tiempos dorados de la estrategia y el RTS.

Stronghold es de esas sagas de estrategia con solera, que han cosechado un gran éxito en el género y que ahora vuelve con fuerza con Warlords, una nueva iteración que pretende trasladar el clásico ‘simulador de castillos’ al Lejano Oriente, donde se ubica el título que se espera salga durante 2020, aún sin fecha definitiva. Durante una sesión de juego con dos de sus desarrolladores hemos podido ver todo lo que trae consigo una apuesta por intentar llevar al campo de batalla desde la China del siglo III AC y hasta al Imperio Mongol de 1200 DC. Una trama

Lo primero que destaca del nuevo título es el aspecto, totalmente distinto al de otras entregas por su ubicación. Eso sí, la idea es la misma: construcciones, recursos, farmear para conseguir comida y tener a los aldeanos contentos bajo el yugo de nuestro imperio, ya que como más felices sean mejor harán su trabajo. Aunque también se puede ser un tirano instalando máquinas de tortura: tal vez no estén muy felices, pero trabajarán a destajo para no ser los siguientes en pasar por allí. Todo lo que se puede esperar de la serie está presente, con novedades a la hora de recrear nuevos espacios para conseguir nuevos elementos, unidades de combate y demás.

Viaje a Oriente

La nueva ubicación permite que contemos con nuevas técnicas y elementos que se usaban en ese momento, con animaciones y acciones muy detalladas en cada uno de los aldeanos con los que contamos. Algunas de las propuestas ofensivas son lanceros con armas envueltas en fuego, animales bovinos cargados con explosivos y un nuevo sistema de muros que permite crecer sobre terrenos irregulares, poner torres y trampas clave y una sensación de que las decisiones tienen consecuencias para el propio equipo: por ejemplo, si disparamos con una catapulta y rompemos una pared, pero ahí tenemos unidades degradándola, van a sufrir daño.

Algunos de los detalles que nos deleitaron más estaban relacionados con la diplomacia. Con nuestro imperio podemos generar sinergias de todo tipo con otros campamentos y pueblos, de tal manera que si llegamos a acuerdos nos pueden ayudar con unidades militares, con recursos y con otros elementos. Para eso necesitamos tener casas de diplomacia que generen puntos diplomáticos para gastar en estas alianzas necesarias. Unos vietnamitas veloces y agresivos pueden frenar a las tropas rivales, mientras que otra facción mejor armada pero más lenta, puede reforzar nuestras defensas detrás del muro. Depende de lo que hayamos acordado y con quién.

El juego contará con campaña y multijugador para hasta ocho jugadores, con una gran personalización de opciones para poder escoger qué tipo de IA hay. Además, como se pueden generar distintas ubicaciones en un mismo mapa, eso ofrece una alta rejugabilidad porque el contexto y la manera de afrontar cada batalla será distinto según como esté establecido el tablero. Para aquellos que no quieran jugar compitiendo, el título tendrá un modo libre solo para construcción y gestión de recursos.

Para todos los públicos

Desde Firely apuntaron que no estábamos ante un título excesivamente complicado, sino que tiene cierta accesibilidad precisamente para acercarse a nuevos jugadores, aunque como es habitual en el género, hay mucho que rascar en los controles y atajos. De momento, Stronghold: Warlords está previsto para 2020 sin fecha concreta. La próxima parada será la PAX West y la Gamescom, mientras siguen trabajando para arreglar y solventar bugs en lo que es ya el tramo final del proceso de desarrollo del juego.

Stronghold Kingdoms

La saga Stronghold da el paso hacia el género multijugador masivo online con este título.
Stronghold Kingdoms