Vuelven los Ghosts

Ghost Recon Breakpoint, todo lo que sabemos hasta ahora

Repasamos los aspectos en los que Ubisoft París se ha centrado para mejorar la fórmula vista en Ghost Recon Wildlands, con mayor peso de la trama.

El imaginario de Tom Clancy sigue siendo fuente inagotable de ideas para que Ubisoft complete su catálogo de juegos de acción con títulos plenamente convincentes, donde recientemente destacan The Division 2, Rainbow Six Siege o Ghost Recon Wildlands. Este representa la séptima entrega de una de las franquicias más longevas de todas cuantas están inspiradas en el escritor norteamericano -no la que más, honor que corresponde a Splinter Cell-, consiguiendo una recepción muy favorable a pesar de algunos fallos inherentes a los juegos de acción ambientados en un mundo abierto, como cierta repetitividad en la ejecución de las misiones. Sin embargo, una Ubisoft ya acostumbrada a dar soporte a sus juegos en el largo plazo terminó convirtiéndolo en uno de los máximos exponentes de la acción cooperativa de los últimos años, habiéndolo dotado de contenido suficiente para mantenerlo vivo a lo largo de los meses, con una expansión reciente, Operation Oracle.

En aquel juego, Ubisoft París se vio “atada” de pies y manos al plasmar un mapa basado en un entorno real como es el de Bolivia, y un conflicto que perfectamente podría pasar por actual, situando a un cartel de la droga como grupo antagonista, y seguramente por eso han optado en Ghost Recon Breakpoint por elementos completamente ficticios. De esta manera Auroa, una isla a priori paradisiaca, se convierte en el escenario donde los Ghosts se verán las caras frente a frente con un grupo de renegados liderados por Cole Walker, un ex agente ya presentado en Operation Oracle e interpretado por John Bernthal (The Punisher, The Walking Dead), y dando de paso más libertad al estudio para implementar nuevas mecánicas.

El entorno ahora también es protagonista

Auroa está situada en el océano Pacífico y no carece de prácticamente ninguno de los elementos de los que hace gala esa parte del planeta: naturaleza salvaje, tormentas, acantilados o incluso un volcán. Esto hace que no solo el escenario se sienta más vivo, con un apartado sonoro repleto de cantares de pájaros o cascadas, por ejemplo, sino también con un aspecto visual mejorado que luce más gracias a los efectos de agua, iluminación y la frondosidad de sus bosques. Pero esto no jugará un papel meramente estético, son que todos y cada uno de estos aspectos tendrán efecto en el apartado jugable, implementando Ubisoft París un elemento hasta ahora casi inédito en la franquicia: la supervivencia. En este sentido, Breakpoint quiere transmitir la sensación de trauma y cansancio mental habitual en militares para dotarlo de un mayor peso narrativo -algo en lo que sobresalió, por ejemplo, Spec Ops: The Line-, con lo que han querido contar con Emil Daubon, consejero militar y escritor con 14 años de experiencia en los Boinas Verdes de EEUU.

Nuestro protagonista no llega a Auroa de la manera más plácida posible, ya que lo hace tras un ataque de drones al helicóptero en el que debía aterrizar tranquilamente. Tras esto, el camino será duro y se verá permanentemente perseguido por Walker, sus seguidores y el ejército de drones con el que cuentan, lo que a su vez convierte esta entrega en una más orientada al sigilo, en el que no faltan recursos. La acción de camuflarnos con el escenario llenándonos de barro nos recuerda a un coloso como Metal Gear Solid 3: Snake Eater, llevando a cabo después una serie de ejecuciones que dejan claro que el trabajo de Ubisoft París en cuanto a animaciones ha sido especialmente detallado.

Basta echar un vistazo a los cerca de 15 minutos que el estudio ha mostrado de jugabilidad de Ghost Recon Breakpoint que se ha puesto un gran énfasis en este aspecto, con una animación diferente para cada situación de infiltración como revolcarnos en el barro o escondernos bajo la maleza, pero sea como fuerte, compensa con creces la interacción con el entorno de la que carecía casi totalmente Wildlands. Es evidente que el estudio parisino quería otorgar al jugador la mayor cantidad de opciones posibles para resolver una situación, pero la imaginación del jugador iba más allá, encontrándose una barrera inexpugnable en este aspecto. Lo han sabido reconocer y consecuentemente mejorar, algo a lo que también ayuda la alta tecnología de la que hacen gala tanto los Ghosts como sobre todo, sus enemigos.

Esta tecnología ha hecho posible que se haya prescindido de compañeros controlados por la IA en la campaña individual, con lo que se consiguen dos cosas: una, dar mayor sensación de soledad e indefensión al jugador que lo quiera disfrutar de esta manera, y dos, evitar la habitual frustración que generan algunos comportamientos erróneos en la IA aliada. En su lugar, el protagonista cuenta con una serie de drones que son capaces tanto de reconocer el terreno previamente al asalto o incluso llevar a cabo el Disparo Sincronizado, seña de identidad de la franquicia.

Ubisoft París también ha dado un giro de 180 grados al tema de las clases. Al contrario que en Wildlands, donde la especialización no jugaba un papel importante, en Breakpoint todos los perks, habilidades y equipo se dividen en roles más específicos, habiendo hasta cuatro de inicio y con más por llegar en el futuro vía expansiones o actualizaciones. De esta manera, el sistema de progresión no solo sufre una mejora sustancial y más coherente, sino que será compartido entre todos los modos de juego: campaña individual, PVE y PVP.

En definitiva, todo hace indicar que en el estudio han sido plenamente conscientes de los puntos donde falló Ghost Recon Wildlands, a pesar de tratarse de un juego notable, llevando Ghost Recon Breakpoint a algo más cercano a la acción y supervivencia -sin perder el toque táctico inherente a la franquicia- más que a la mera caza de un capo de la droga. Si consigue también poner el apartado argumental al nivel del jugable, que pocas dudas alberga de que estará a la altura, podemos estar hablando de uno de los grandes juegos de acción de este 2019.

Ghost Recon Breakpoint llega a PS4, Xbox One y PC -a través de Epic Games Store y Uplay- el próximo 4 de octubre.

Ghost Recon: Breakpoint

Ghost Recon: Breakpoint, desarrollado por Ubisoft Paris y editado por Ubisoft para PC, PlayStation 4 y Xbox One, es una nueva entrega de la saga de acción y disparos Tom Clancy's Ghost Recon, secuela directa de Ghost Recon: Wildlands. Los jugadores, ya sea en solitario o a través del cooperativo online para hasta 4 jugadores, deberán enfrentarse a los Wolves, una unidad letal que antes pertenecía al ejército norteamericano. Liderados por Walker, un antiguo compañero de armas de Nomad.

Ghost Recon: Breakpoint

Mega Drive

Pues nada. Mañana ya se lanza oficialmente la Mini Mega Drive :-) Espero que venda muy bien y que Sega pueda llevarse una alegría con esta máquina con la que alcanzó su cénit comercial. Como curiosidad, en la Madrid Games Week en la parte dedicada al mundo retro tienen una Mini Mega Drive en su...