BeTech: noticias de tecnología

SMARTPHONES

Un móvil de tapa clásico pero con pantalla flexible, ¿es este el Motorola Razr?

Un móvil de tapa clásico pero con pantalla flexible, ¿es este el Motorola Razr?

Moto esconde el diseño de su próximo smartphone, que se sabe se apuntará a la pantalla flexible.

Muy populares en su momento -¿quién no ha tenido o usado uno alguna vez?-, los teléfonos de tapa o de concha proponían un concepto innovador a nivel estilístico y al mismo tiempo de seguridad, ya que al contar con dos superficies los fabricantes podían darse el lujo de instalar un gran teclado en uno de ellos y una gran pantalla en el otro. Incluso los hubo con lujos com joysticks, botones direccionales, doble pantalla, etc. Pero con el nuevo estándar táctil que impuso en 2007 el iPhone, su época pasó. Aunque podría estar de vuelta.

 

Un móvil de tapa y flexible

En plena fiebre (inicial) y adopción temprana de las pantallas flexibles, con estas ya hechas realidad gracias a móviles como el Samsung Galaxy Fold, la idea de combinar el diseño de un teléfono de concha con una pantalla interior flexible que prescindiría del teclado físico parece tan curiosa como elegante. Y como los smartphones flexibles hacen eso, se pliegan sobre sí mismos, entonces el viejo concepto de un teléfono de tapa parece un diseño totalmente adecuado y que brindará un toque diferenciador al resto.

Porque si la tendencia será que un móvil se abra en horizontal y se convierta en una tablet, si hacemos que el terminal se abra en sentido vertical entonces no será necesariamente una tablet, pero sí puede ser una pantalla vertical enorme que podría conquistar a quienes no quieran un móvil-tablet precisamente.

Motorola Razr

Justo aquí es donde entra el Motorola Razr, un móvil del que nos hemos pasado medio 2018 oyendo hablar y viéndolo en diseños filtrados. Y hoy es noticia porque a través de Weibo, el Twitter chino, han surgido una serie de imágenes que muestran el mismo concepto que hemos conocido de concha sólo que más estilizado y similar al icónico Motorola Razr V3, considerado uno de los móviles pre-smartphone más bonitos en diseño.

Ahora la gran pregunta: Si se supone que la gracia de un Galaxy Fold y demás es que mezclarán a la vez el concepto de móvil y tablet, ¿qué gracia tiene esto aplicado a un diseño de tapa? Pues para quien no busque eso de móvil-tablet, con este diseño podrá tener un móvil más pequeño de lo que se destila ahora, y que al desplegarlo resulta convertirse en un smartphone tradicional como los actuales. El concepto pinta bien, ¿qué os parece?