27 años de historia

Mortal Kombat: una historia a través de sus spin off

Detallamos las cuatro peculiares entregas de la franquicia Mortal Kombat que se salieron del habitual género de la lucha, y que tuvieron éxito dispar.

Como podemos imaginar, una franquicia con casi 30 años de historia da para todo tipo de productos, y es el caso de Mortal Kombat. En los próximos días va a llegar a las tiendas Mortal Kombat 11, pero por supuesto, esta licencia ha dado lugar a otras producciones tales como películas, series animadas y evidentemente, spin off. No ha sido esta una saga que haya estado exenta de aventurarse en otros géneros independientes de la lucha en 2D o incluso curiosos crossover que terminarían dando lugar a una nueva IP a cargo del propio estudio creador de Mortal Kombat, NetherRealm Studios. Recordemos estos cuatro juegos, diferentes a lo que estábamos acostumbrados.

Sub-Zero protagoniza su propia aventura

Cronológicamente, el primer spin off en aparecer fue Mortal Kombat Mythologies: Sub-Zero, una aventura en dos dimensiones de scroll horizontal y protagonizada por el popular ninja. Lanzado en 1997 para PlayStation y Nintendo 64, no podría decirse sino que el debut de la saga en otro género además de la lucha fuera afortunado, ya que 20 años después, es considerado por muchos como el peor juego de la historia de la franquicia. A pesar de estar encuadrado dentro de la acción en 2D, Mortal Kombat Mythologies no deja de manejarse exactamente igual que el resto de entregas, con cuatro botones de acción, uno de bloqueo y otro para correr. Durante el juego, Sub-Zero se enfrenta a multitud de enemigos tal y como lo haría en una entrega principal, pero ni siquiera la presencia de movimientos especiales o un sistema de progreso lo pudieron salvar de la quema.

Haciendo las veces de precuela del Mortal Kombat original de 1992, dificilmente Mortal Kombat Mythologies podría haber tenido peores críticas. Posiblemente Gamespot fuera el medio que mejor habló de él en su momento, alegando que a pesar de ser un juego extremadamente corto, visualmente era atractivo, además de poder presumir de un gameplay decente. Seguramente serían los únicos en pensarlo, ya que por ejemplo en IGN no lo creyeron merecedor de más que un 3, argumentando como razones para su compra "ser un fanático loco de Mortal Kombat, no apreciar los buenos videojuegos o querer castigar a los niños en estas vacaciones".

Unas Fuerzas muy poco Especiales

El siguiente en llegar sería Mortal Kombat: Special Forces (PlayStation, 2000), y si la recepción de Mortal Kombat Mythologies no fue buena, la de el juego que nos ocupa ahora no fue mucho mejor. De nuevo se trata de un título de acción aunque en esta ocasión se va a las 3 dimensiones, un cambio que no le habría sentado nada bien si no fuera porque ya se venía de la mediocridad. Aún así, Mortal Kombat: Special Forces fue pulverizado por la crítica, todavía más que la anterior entrega, por culpa de un diseño de niveles mediocre una jugabilidad tremendamente aburrida y la ausencia total de la violencia que caracterizaba a la franquicia desde sus orígenes. El resultado, un paupérrimo 28 en Metacritic.

Teniendo lugar incluso antes que Mortal Kombat Mythologies y protagonizado por Jax, seguramente quisiera abarcar más de lo que pudo y debió, ya que al combate cuerpo a cuerpo se unía uno con armas de fuego, además de la presencia de puzles y búsqueda de objetos para pdoer continuar. Con fases tanto en nuestro mundo como en el Otherrealm, Jax era capaz de ejecutar a sus enemigos aturdidos -aunque nada parecido a un Fatality- y conseguir puntos de experiencia para aprender nuevos combos. Sin embargo, esta supuesta profundidad jugable no dio lugar sino a un juego completamente olvidable y olvidado incluso por los fans más acérrimos.

Liu Kang y Kung Lao enderezan el rumbo

Afortunadamente no solo tenemos que hablar de desastres, y con el lanzamiento de Mortal Kombat: Shaolin Monks en 2005 para PlayStation 2 y Xbox pudimos disfrutar de un más que digno juego basado en la franquicia. Probablemente los dos juegos anteriores hicieron que en esta ocasión el mismísimo Ed Boon se pusiera al frente como director del proyecto, exigiendo más calidad para un producto con el nombre de la franquicia que él mismo crearía 13 años antes. El juego nos muestra el viaje de Liu Kang y Kung Lao a través de los diferentes planos en pos de acabar con los planes de Shang Tsung de dominar el plano terrestre, el Earthrealm, y curiosamente, el desarrollo es similar a los dos juegos de los que hemos hablado anteriormente. A saber, es un juego de acción en 3 dimensiones en el que controlamos a ambos personajes, los cuales cuentan con movimientos para ejecutar a sus enemigos y la posibilidad de aprender nuevos combos, pero sin embargo, y por suerte, la ejecución de la propuesta fue mucho mejor.

Pero Mortal Kombat: Shaolin Monks iba un poco más allá, y además de la aventura para un jugador, también fue capaz de ofrecer un solvente modo cooperativo para dos jugadores y uno modo versus, es decir, competitivo, con las mecánicas sobradamente conocidas de la franquicia y más luchadores desbloqueables. El juego es puro fanservice, ya que a la presencia de otros personajes como Raiden o Johnny Cage, su suma la de otros en forma de jefes finales, como es el caso de Scorpion, Reptile, Baraka, Ermac o por supuesto, Shang Tsung. La crítica fue benevolente con este juego, y aún no tratándose de un juego sobresaliente, sí que es el mejor valorado de los cuatro de los que hablamos.

Choque de universos

Ya en la siguiente generación aparecería Mortal Kombat vs DC Universe, que a pesar de tratarse también de un spin off, no se salió de lo que mejor sabían hacer en NetherRealm -por entonces aún Midway-, es decir, la lucha en 2D. De nuevo con la dirección de Ed Boon, la premisa del juego parte de un cruce de caminos entre Raiden, Superman y sus correspondientes antagonistas, Shao Kahn y Darkseid, en un guión escrito por Jimmy Palmiotti, un experimentado guionista de comics. A partir de ahí, somos testigos de un choque de trenes entre algunos de los personajes más representativos de ambos universos, tales como Sonya Blade, Liu Kang o Kitana por parte de Mortal Kombat, y Batman, Joker o Wonder Woman por el lado de DC, hasta completar un total de 22 personajes controlables.

A priori nada podría salir mal, pero Mortal Kombat vs DC Universe estuvo lejos de tener una gran recepción, y no pudo estar a la altura del que entonces era el rey indiscutible de los crossover de lucha: Marvel vs Capcom. La parte jugable era sin duda su mayor fortaleza, ya que se atisbaban todas las virtudes que habían hecho grande a la franquicia Mortal Kombat, salvo un pequeño detalle, y es que la negativa de DC a ver desmembrados a sus personajes hizo que Midway no pudiera incluir la inherente violencia que caracteriza a la fórmula. Fue sin duda la ausencia de modos de juego más variados -a pesar de un convincente modo historia- la mayor lacra del título, algo incomprensible ya que es una característica que sin duda se da por hecha cuando hablamos de Mortal Kombat. A pesar de todo, podemos hablar de él como un juego realmente sólido con una gran representación de ambos universos, y lo que es más, el germen de una nueva y excelentemente llevada IP como Injustice, que ha dado lugar a dos entregas: Injustice: Gods Among Us e Injustice 2

Mortal Kombat 11

Mortal Kombat 11, desarrollado por NetherRealm Studios y editado por Warner Bros. para PC, PlayStation 4, Xbox One y Switch, es la nueva entrega de la famosa y brutal saga de acción y lucha, ahora con diferentes dimensiones de su oscuro universo a nuestro alcance.

Mortal Kombat 11

¿Recomendáis Horizon Zero Dawn y su expansión?

Está tirado ahora mismo en su edición completa, tanto en la Store (15 euros), como en Amazon en físico (18 euros).   Tengo que decir que el último juego de mundo abierto que he jugado ha sido RDR2 y por momentos se me ha hecho pesado, siempre me ha gustado este género y he disfrutado mucho...