BeTech: noticias de tecnología

SEGURIDAD

Nueva York fracasa con su experimento anti-terrorista de reconocimiento facial

Nueva York fracasa con su experimento anti-terrorista de reconocimiento facial

La ciudad había instalado su propio sistema de escaneo, pero ha sido un desastre mayúsculo.

Aunque eso del escaneo facial nos suena al Face ID de Apple y a cosa de móviles, en los aeropuertos de todo el globo ya han empezado a instalarlo. Que vamos a acabar como en el film Minority Report, rodeados de cámaras y sensores que constantemente nos están examinando -de cara a la publicidad personalizada por ejemplo-, es una realidad que hay que asumir, porque ya está empezando a ser esa realidad. Pero actualmente, la tecnología no se puede usar de manera masiva, al menos eso es lo que un experimento llevado a cabo por la ciudad de Nueva York ha demostrado.

Un experimento anti-terrorista

En un panorama global actual bastante convulso a nivel político, por desgracia los atentados terroristas siguen siendo una maldita lacra. Y para no repetir lo que una vez fue la mayor tragedia de su historia, en Nueva York experimentan con diferentes sistemas para evitar que lo del 11-S se vuelva a repetir. Uno de esos experimentos consistió en aplicar la tecnología de reconocimiento facial a nivel masivo por las calles de NY, a través de cámaras y sensores colocados por las carreteras y puentes de la ciudad, con la idea de poder identificar entre los conductores a terroristas que se hubieran colado en la ciudad. Un experimento que tuvo lugar en 2018 y que no salió precisamente bien.

El prestigioso Wall Street Journal se ha hecho con un email perteneciente a la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) de la ciudad, un email que revela que en 2018 se lleva a cabo una prueba de esta tecnología de escaneo facial nada menos que en el icónico puente Robert F. Kennedy de Nueva York. ¿El resultado? Un fallo, pero no parcial ni testimonial: un fallo absoluto, estrepitoso, porque en una de las arterias de la ciudad por las que más vehículos y ciudadanos pasan al día, el sistema instalado de escaneo facial no pudo detectar una sola cara “dentro de unos parámetros aceptables“.

El test sigue en marcha

Tras ser revelado, un portavoz de la MTA ha señalado que el programa piloto de reconocimiento facial anti-terrorista sigue en marcha, con pruebas en el puente Kennedy así como en otros de los puentes y túneles que conectan la isla de Manhattan con el estado de NY. La idea es buena, pero claro, es remitente absoluta a la idea de un Gran Hermano que lo controla todo, como George Orwell acuñaba en su seminal 1984.

El principal fallo de esta tecnología parece ser la propia velocidad en sí, ya que el Oak Ridge National Laboratory ha conseguido en sus pruebas un acierto del 80% en un estudio sobre escanear rostros a través de los parabrisas de coches, aunque la clave fue que los vehículos iban a una velocidad limitada. 

Aparte de las dificultades técnicas, el proyecto se ha enfrentado a críticas de defensores de los derechos civiles, que aseguran que esta tecnología es imprecisa, sobre todo cuando identifica a la gente de color, mujeres y niños.

El viernes, el portavoz de la MTA Maxwell Young aseguró que la entidad se toma en serio los derechos civiles y "solo un pequeño puñado" de trabajadores ha tenido acceso a los datos recogidos por el sistema de reconocimiento facial, información que no se ha compartido con gente externa al proyecto.