Chocobo's Mystery Dungeon EVERY BUDDY!
Chocobo's Mystery Dungeon EVERY BUDDY!
Carátula de Chocobo's Mystery Dungeon EVERY BUDDY!

Análisis Chocobo’s Mystery Dungeon EVERY BUDDY!

Analizamos la nueva versión del spin-off de Final Fantasy donde los Chocobos son los protagonistas, en un remaster del juego original de Wii y DS (2007).

La saga Final Fantasy se ha caracterizado a lo largo de su historia por ofrecer una amplia variedad de títulos más allá de la rama de juegos principal. Con ello, hemos visto llegar muchos spin-off, versiones HD de clásicos, ports a consolas de la generación actual y demás. En este caso nos ocupa Chocobo’s Mystery Dungeon EVERY BUDDY!, que llega ahora para Nintendo Switch y PS4 a modo de remaster y adaptación a partir del original de Wii y DS surgido en 2007. Exploramos mazmorras con un estilo rogue-like y encontramos a muchos personajes y monstruos para acompañarnos en la aventura. Os contamos qué tal ha salido la adaptación y el modo en el que le pesan estos doce años que han transcurrido.

Una historia muy sencilla

Empezamos el título viendo una escena en el que el más que conocido Cid (quién ha sido nombrado en casi todas las entregas de la saga desde sus orígenes) se encuentra viajando junto a su fiel chocobo, dirigiéndose hacia una misteriosa torre en mitad del desierto. Allí se encuentran a quién parece ser su enemiga y ella acaba convocando un portal que los transporta a un entrañable pueblo. Aun así, allí parecen estar ocurriendo hechos paranormales debido al tintineo de una gran campana, que hace que los habitantes del lugar se olviden de todos los recuerdos que almacenaron desde la última vez que sonó.

A pesar de que el alcalde del pueblo les diga a los protagonistas que es mejor vivir sin tener preocupaciones y olvidar los problemas, el Chocobo y su fiel compañero Cid inician la aventura en busca de la forma de restaurar los recuerdos de los personajes y conseguir descubrir y parar el mal que acecha en el lugar. Lo consiguen con la ayuda de un misterioso bebé que cae del cielo y crece a un ritmo asombroso. Éste es capaz de adentrarse en la memoria de los habitantes del pueblo, por lo que el Chocobo no duda en seguirlo y, tras completar una mazmorra, lograr recuperar los recuerdos de dicha persona. Se trata de un argumento muy simple y sencillo, pero no podemos esperar algo mucho más complejo de un juego de estas características.

Chocobos adorables…en mazmorras exigentes

Aquí se introduce el núcleo del juego: las mazmorras. Se trata de un rogue-like, por lo que explorar y superar mazmorras que se generan de forma procedural y de forma aleatoria es algo primordial para avanzar. Cada una de ellas tendrá un número de pisos determinado y en el último encontraremos un jefe o jefes que deberemos vencer usando todas nuestras habilidades. En cada piso, a medida que avancemos, iremos encontrando objetos útiles como Pociones o Éteres, comida (imprescindible para no desfallecer), piezas del equipo (sillas para mejorar nuestra defensa o garras para hacer lo propio con el ataque), libros de hechizos, plumas de fénix para revivir o alas para escapar de la mazmorra y demás. También podemos obtener guiles (la moneda de FF) y puntos de experiencia para aumentar de nivel (general o de trabajo) o de rango.

Por otro lado, cada vez que nos movamos un paso los enemigos harán lo propio, por lo que debemos ser estratégicos y tomarnos con calma nuestras decisiones y movimientos, sobre todo en las mazmorras más complejas en las que un paso en falso puede significar la muerte. Si eso ocurre, si morimos, el juego nos castiga duramente, ya que perderemos todos los objetos que llevemos encima y tanto nos haya costado reunir, además de todo el dinero. Chocobo’s Mystery Dungeon tiene dos niveles de dificultad: Normal y Difícil. La única diferencia palpable es que en el primero no perderemos los objetos que llevemos equipados cuando muramos, pero el resto sí, en cualquier de los dos modos.

Hay dos formas de evitar que esto ocurra, aunque no son infalibles. Una de ellas es depositar los objetos, equipo y dinero que más nos estimemos en la consigna del pueblo, dirigida por un gran Chocobo. Allí estarán a salvo mientras salimos de aventuras, pero por supuesto no podremos acceder a ellos estando en la mazmorra, por lo que nos deberemos equipar antes de adentrarnos en ellas. Otro método es llevar con nosotros unas alas especiales que nos permiten salir de la mazmorra en cuestión cuando queramos, con todos los objetos que llevemos encima. Se trata de un buen truco para cuando llegamos a un punto en el que estamos rodeados, vamos a morir y queremos huir de ahí para conservar todo el equipo y poder luego venderlo o gestionarlo a nuestro gusto.

Hay diversos tipos de mazmorras: unas más sencillas que otras. Las más complejas son las que forman parte de la historia. Al poco de empezar ya nos tendremos que ver con las “Fuego Mines”, que se traducen en 22 pisos complejos para los que deberemos tener un nivel muy superior para llegar al jefe final: Fénix, que tiene la capacidad de curarse y convocar secuaces muy molestos. Para superarla tendremos que subir varios niveles e ir muy bien equipados, además de hacer uso de la magia y por ello ser de la clase “Mago negro”, la cual detallamos a continuación.

Las mazmorras relativamente fáciles son las que surgen de los pensamientos de los habitantes del pueblo. Al principio del juego no tendremos apenas edificios ni servicios desbloqueados, debido a que todos ellos se encuentran sometidos a la influencia de la campana del olvido. Por ello, a modo de “misiones secundarias” deberemos visitar a los diversos habitantes del lugar con tal de entrar en sus recuerdos y restaurarlos. Para lograrlo solemos superar una mazmorra de un nivel más limitado y de unos pisos que suelen ser menos de 10. Al conseguirlo salvaremos a esa persona y su tienda o actividad quedará desbloqueada, como por ejemplo la tienda de pociones, una floristería, una cafetería, la forja (para mejorar nuestro equipo) y demás. Todo ello resulta primordial para prepararnos mejor de cara a las mazmorras principales.

Aliados y clases (trabajos)

El “Every Buddy” que cierra el título del juego se debe al sistema añadido en el juego mediante el cual podemos llevarnos con nosotros a diversos personajes y compañeros para contar con apoyo y poder superar las mazmorras. De hecho, una de las novedades en este remaster es el hecho de contar con un segundo jugador que controle a este aliado que acompaña al Chocobo. Sus funciones son más limitadas, pero resulta interesante para aprovechar los dos mandos de Switch y poder vivir la aventura en compañía.

Entre los personajes posibles para escoger y que nos acompañen encontramos un amplio abanico de NPC’s que conocemos a lo largo de la historia del juego. Algunos son humanos, otros chocobos e incluso monstruos a los que vencemos en las mazmorras. Al hacerlo obtenemos BP (buddy points), que suben de nivel nuestra alianza con ellos y los tipos de enemigos que podemos poner de nuestro lado, como por ejemplo: murciélagos normales, de fuego, de hielo y demás.

Los trabajos (o clases) son algo que aporta diversidad a la exploración de mazmorras y que podemos escoger al empezar cada una de ellas. Encontramos trabajos como caballero, mago negro o blanco, dragón y demás. Cada uno de ellos nos proporciona un tipo de habilidades distintas (que consumen puntos de maná o magia) y por ello podemos escoger un u otra clase en función de nuestras necesidades en cada mazmorra.

Apartado técnico, gráfico y más, ¿cómo le sienta el lavado de cara?

De un simple vistazo podemos comprobar que el apartado gráfico del juego es sencillo pero bonito, utilizando una gama de colores en la que predominan los tonos suaves y pastel. Puede hacernos pensar que el tono del juego es destinado a familias y niños, pero debido a la alta dificultad que os hemos detallado anteriormente, más bien se dirige a amantes del universo de Final Fantasy, de los rogue-likes, mazmorras y los retos.

La parte técnica ha ganado con los años, aunque tampoco ha dado un salto inmenso y espectacular. La versión que jugamos es la de Nintendo Switch y debemos decir que se mueve bien en el modo portátil pero cuando la conectamos al dock de la TV se nota que los FPS bajan y tiene algún tirón de imagen. No es algo que impida jugar, pero sí que podría llegar a marear a los jugadores más sensibles a este tipo de afección. Otro detalle que no nos ha gustado demasiado es el hecho de que tan solo viene traducido al inglés, tanto en voces como subtítulos. Por ello, supone una barrera de idioma para aquellos que no dominen la lengua inglesa.

En definitiva, por todo lo que hemos visto, Chocobo’s Mystery Dungeon EVERY BUDDY resulta un título demasiado sencillo en muchos de sus apartados, algo que no lo coloca en buena posición si lo comparamos con otras ofertas que el mercado tiene actualmente y que profundizan y hacen mucho más complejo e interesante el género de las mazmorras rogue-like. Con una duración total de unas 25 horas aproximadamente, gustará a los fans de Final Fantasy que quieran vivir una aventura más rodeados de personajes icónicos como los Chocobos, Moguris, Cactilios y el propio Cid, entre otros.

CONCLUSIÓN

Chocobo’s Mystery Dungeon EVERY BUDDY, para Switch y PS4, se presenta como una revisión y adaptación del original que llegó a Wii y DS en 2007. Un rogue-like de mazmorras de generación procedural que resultan demasiado desafiantes en algunos puntos y que puede resultar repetitivo si no somos un tipo de jugadores al que les guste este tipo de mecánicas. Se presenta un modo de trabajos para escoger la clase que queramos ser y podemos ser acompañados por diversos personajes, algo que suma estrategia y variedad al título. A esto se ha añadido un detalle de agradecer como es el modo de dos jugadores, algo que viene muy bien a la versión de Switch. Aun así, en su conjunto se siente demasiado sencillo comparado con otras propuestas del mercado actual y se trata de una propuesta más que nada destinada a los fans de Final Fantasy y de sus míticos y entrañables personajes y mascotas.

LO MEJOR

  • Más Chocobo Dungeon para los fans
  • Dificultad de mazmorras y jefes exigente
  • El añadido del modo cooperativo
  • Su mágica banda sonora

LO PEOR

  • La fórmula se queda anticuada
  • Las mazmorras se pueden hacer repetitivas
  • No muy buena optimización en dock (Switch)
  • Solo en inglés
6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.