BeTech: noticias de tecnología

ANTITRUST

Tercera multa de Europa a Google: 1.490 millones de euros por abuso

Es la tercera vez que la UE multa al gigante de Internet por temas de Antitrust, aunque la más barata.

Tercera multa de Europa a Google: 1.490 millones de euros por abuso

En 2017, Google y la Comisión Europea establecían un ‘record’ en cuanto a multas, ya que fueron más de 2.400 millones de euros la gigantesca sanción que la Comisión Europea le impuso a Google desde Bruselas. Casi 3 millones de dólares por el abuso de posición o directamente monopolio que el gigante de la Red estuvo haciendo a través del sistema de compra online Google Shopping, del que es subsidiaria y que ha usado para favorecer sus propios intereses. Justo un año después, ya en 2018, la UE volvió a multar al gigante de la Red superando el registro monetario anterior.

Tercera multa de Europa a Google

La Comisión Europea imponía asi Google una multa de 4.34 millones de euros por vulnerar las normas antimonopolio de la UE. Desde 2011, Google ha impuesto restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes móviles para consolidar su posición dominante en los servicios de búsqueda general en internet.

Y aquí estamos de nuevo en algo que parece ya casi una tradición anual: Google abusa de su posición dominante en el sector online, y la Unión Europea no se lo piensa dos veces y le impone una multa milmillonaria y unos requisitos que cumplir en un período de tiempo determinado. La causa ha sido por “imponer restricciones a terceras páginas web en el mercado de publicidad online a través de su plataforma 'Adsense for Search’”. Aunque esta vez, y comparada con las otras dos sanciones, la multa le ha salido relativamente ‘económica’, ya que ha sido de ‘tan sólo’ 1.490 millones de euros, la más barata de las tres multas impuestas por la UE a Google en tres años.

Bruselas ha concluido que Google ha utilizado su posición dominante en el sector de la publicidad online para evitar la entrada de otros competidores en el sector. La multinacional estadounidense mantuvo entre 2006 y 2016 una cuota de mercado en la intermediación publicitaria superior al 70% en todo el Estado Económico Europeo.

A través de la plataforma 'Adsense for Search', Google actúa de intermediario de periódicos, blogs o agencias de viajes. En sus páginas web, estos negocios incluyen una herramienta de búsqueda que los usuarios pueden utilizar para buscar información. Cuando se realiza una búsqueda, además de aparecer los resultados pertinentes, se muestran también anuncios "contextuales", aquellos relacionados con la propia búsqueda. Google y estas páginas generan beneficios cuando los usuarios pinchan en estos anuncios.


Recurriendo las multas


La imposición de esta multa, que representa el 1,29% de los ingresos de Google en 2018, obliga al gigante digital abstenerse de adoptar cualquier medida que tenga un objetivo equivalente. La empresa puso fin a estos contratos en 2016, cuando Bruselas envió el pliego de cargos tras sus pesquisas iniciales.

Si sumamos el total de las tres sanciones, el montante total de las tres multas impuestas a Google por el Ejecutivo comunitario de la Unión Europea asciende a 8.250 millones de euros, una cifra de locura para una persona normal, pero no entre mega-corporaciones tan poderosas como Google, el gigante de la Red. Sin embargo, la multinacional estadounidense ha recurrido ante la Justicia europea las dos anteriores.