Cazadores de Lore

Aragami, los dioses devoradores

En esta entrega de Cazadores de Lore exploramos el origen y trasfondo de los aragami, principales enemigos a batir de la serie de juegos God Eater.

Nota: Como todos los "Cazadores de Lore", este reportaje puede contener destripes sobre la serie de la que habla.

La serie God Eater se caracteriza aparte de por ser una propuesta diferente dentro del género de los juegos "hunting action" y de poseer una jugabilidad pulida y adictiva, por poseer una trama interesante y un elenco de personajes que ayudan a sobrellevarla para mantener al jugador pegado al mando hasta su conclusión, Sin embargo poco se sabe al respecto de los que también son parte importante de la serie de juegos: los aragami. Estos enemigos que son la mayor amenaza de la humanidad en cada uno de los juegos y que se presentan con diferentes formas y tamaños poseen un trasfondo al que merece la pena conocer de primera mano. Denotar que a continuación se incluyen algunos spoilers de los juegos de la serie.

Para conocer el origen de estas criaturas hay que hablar de las células oráculo, parte esencial y fundamental de su existencia. En el año 2040 se descubre en el norte de Europa un nuevo tipo de células desconocidas hasta el momento y su estudio correría a cargo de los doctores Peyron Sakaki, Johannes Schicksal y Aisha Gauche, miembros del laboratorio de investigación de Fenrir, quienes llevarían a cabo numerosos experimentos para saber sus funciones.

Durante los siguientes años descubren que estas células poseen una alta capacidad evolutiva que de forma constante las hace adaptable a cualquier entorno además de ejercer un vínculo de unión entre ellas que las insta a unirse incluso estando separadas a grandes distancias. También se descubre que estas células no actuan de forma independiente sino que son controladas por un núcleo que actua como centro para coordinar los movimientos y acción de estas. Con el tiempo alrededor de diversas partes del globo se empiezan a avistar casos de especies de animales que han mutado en criaturas violentas que son capaces de sobrepasar barreras y suponer una seria amenaza para la humanidad. Son los primeros atisbos de lo que posteriomente pondría en jaque a la humanidad.

En el año 2050 se produce un gran cataclismo que hace brotar estructuras de piedra y que afecta a todas las zonas del globo, especialmente a las grandes ciudades que se ven totalmente destruidas en el proceso y provocando multiples víctimas. Es en este punto que de la propia tierra brotan las primeras especies de lo que posteriormente se conocerían como aragamis, palabra japonesa que engloba a la totalidad de los dioses venerados por la humanidad. Esto hace referencia a que estas bestias se consideran deidades al ser totalmente invencibles ante los intentos de los humanos de derrotarlos.

Ante este panorama, en el que la población humana se ve reducida de forma drástica a pequeñas poblaciones en las que los aragami no tienen actividad conocida, los miembros de Fenrir deciden investigar en buscar de una contramedida que pueda derrotar a estos engendros y dar esperanza a la raza humana. Utilizando el factor sesgo, la única sustancia que repele a los grupos de células oráculo, y posteriormente el desarrollo del proyecto God Eater, que incluye la creación de las armas celestiales, suponen el principio de esta contrapartida de la humanidad para derrotar a estos "dioses".

Una de las cualidades que poseen estos seres es su comportamiento violento y salvaje, quizás derivado de que algunas de sus cualidades y forma vengan determinados por la asimilación de especies de animales, algo notable en algunos tipos como los Kongou, cuyo aspecto y comportamiento parecen asimilados de algunas especies de simios, o los Vajra, que poseen claros rasgos de felinos salvajes como el león. Otros, por contra, parecen haber evolucionado respecto de los insectos como es el caso de los Dreadpike, que son visiblemente parecidos a los escarabajos, o las arañas explosivas.

En ciertos casos el aspecto que ofrecen es bastante perturbador como se puede apreciar en los Zygotes, que mezclan la apariencia de un huevo con parte de una figura femenina, o los Coccon Maiden, enemigos estáticos que parecen una torreta estática, lo cual los hace bastante llamativos y a la vez inquietantes, mientras que ciertos tipos han evolucionado al punto de llegar a ofrecer unas facciones semejantes a un ser humano, algo palpable especialmente en Dyaus Pita que posee unas facciones que resemblan las de un hombre mayor con barba junto a la fisonomía propia de un Vajra. Por último, existen casos, como el de los God Arc Soldiers,armaduras de combate creadas por lopara combatir aragamis

Aunque suelen atacar a los humanos como objetivo principal, no dudan en ejercer de depredadores de otras especies de aragami para poder subsistir, algo que puede apreciarse en varias escenas dentro de la serie de juegos. Por otro lado también pueden adaptarse a un entorno de clima diferente, como entornos cálidos o fríos, lo que puede hacerles evolucionar para convertirse en especies caídas, las cuales son variaciones en aspecto de los aragami originales incluyendo afinidades a diferentes elementos.

La inteligencia que demuestran en combate es bastante notable al punto de que al estar en grupos, en especial varios tipos de gran tamaño, son letales al atacar a sus objetivos ya que se apoyarán entre si. También son conscientes de que si han recibido bastantes daños, buscarán alejarse del peligro momentáneamente para poder regenerarse a base de consumir parte del entorno. las especies más evolucionadas de los aragami, como es el caso de Dyaus Pita, han sido las que más se han mostrado conscientes de su enfrentamiento con seres humanos y como combatirlos.

La constante evolución de estos seres ha llevado a la aparición de otros tipos adicionales, cada uno en los diferentes juegos que han ido apareciendo posteriormente, como es el ejemplo de los Psions que pueden controlar a otros aragami e incluso bloquear el uso de las armas celestiales, las cuales son creadas a partir de células oráculo, lo que supone un serio peligro para los God Eaters. A su vez están las especies aberrantes las cuales son diferentes tipos de aragamis fusionados con armas celestiales, lo que los hace suficientemente poderosos para ser un desafío a la altura de los miembros de Blood, el grupo protagonista de God Eater 2 Rage Burst.

En última instancia están los llamados ceninatos, un nuevo tipo de aragami aparecido en la región de Europa tras un incidente conocido como la Calamidad. Aunque en apariencia son igual que otras especies de estas bestias, se diferencian básicamente en que poseen la capacidad de devorar a los God Eater y entrar en estado de furia, consiguiendo a su vez interrumpir el flujo de sincronización y mejorando drásticamente su poder de ataque, al punto de que con un solo ataque pueden dejar incapacitado a un GEA en estado de rotura.

Existen casos en los que un exceso de células oráculo pueden invadir un cuerpo creando un factor desequilibrante y convirtiendo a su huésped en aragami, dejando su humanidad atrás y dejándose llevar por sus instintos de devorar lo que encuentre a su paso. Es un proceso que, supuestamente es irreversible y que es por ello que los God Eaters deben llevar sus brazaletes para evitar que se extienda con el excesivo uso de las armas celestiales.

Lindow Amamiya es el único personaje conocido dentro de la franquicia que tras perder su brazalete experimenta la transformación en aragami, convirtiéndose en Hannibal Corrosivo. Sin embargo aún en este estado logró conservar su personalidad humana al punto de salvar a un grupo de God Eaters y posteriormente logró recuperar su forma original, volviendo a ser una persona, gracias a los esfuerzos del nuevo líder de Cradle y Ren.

Pese a que la mayor parte de los aragamis son fieros enemigos, también se han presentado algunos personajes que presentan las características propias de uno de ellos y que también conviene mencionar dentro de este reportaje pese a que no suponen una amenaza dentro de los juegos. El primero de ellos es Soma Schicksal, hijo de Johannes y Aisha, quien fue concebido como parte de un experimento de implantación de factor de sesgo como parte del Proyecto Managarm. Si bien el proceso fue un éxito, su madre perdió la vida de forma horrible y se convirtió en uno de los primeros God Eater siendo capaz de generar su propio factor de sesgo de forma natural. Asimismo parece poseer la capacidad de sentir a los aragami, algo que se ve claramente en la OVA prólogo de la serie (la cual puede verse dentro de las opciones de God Eater Resurrection) al notar la llegada de ingentes cantidades de aragami.

Por otro lado esta Shio, la cual juega un papel importante dentro de la primera aventura de la serie (God Eater Resurrection). Su origen se desconoce pero ya en su primer encuentro con el grupo de Cradle se muestra como un personaje dócil aunque con instintos devoradores, llegando a devorar a un aragami durante el evento. Su evolución a lo largo de su periplo con el grupo, especialmente Soma a quien considera alguien igual que ella, es palpable hasta el punto de ser la artífice de impedir el apocalipsis devorador transportando el cuerpo de Nova, que portaba su núcleo, hasta la luna, salvando así a sus compañeros.

Finalmente tenemos a Phym, la pequeña que aparece en el reciente God Eater 3. Creada de forma artificial, su poder reside en tener un factor de resonancia muy alto, algo que el protagonista del juego siente al estar cerca del contenedor que la transporta en la nave Crisantemo. Esto, por desgracia, afecta a los ceninatos haciendo que se sientan atraídos por su presencia, algo que los miembros de la nave han padecido durante su periplo y que también usan como baza a su favor. Su evolución es rápida al ser incapaz de hablar o articular palabras con facilidad en un principio pero posteriormente ser consciente de las conversaciones y estado de ánimo de los miembros de la tripulación.


God Eater 2: Rage Burst

God Eater 2: Rage Burst es una edición mejorada del título de acción RPG God Eater 2 para PCPlayStation 4 y PlayStation Vita a cargo de Namco Bandai Games.

God Eater 2: Rage Burst

The Boys, la serie y el cómic

Al contrario de lo habitual, comencé The Boys por la serie de Amazon y creo que ha sido una suerte porque la he disfrutado muchísimo. Me ha gustado tanto que después me he lanzado a por el cómic y en una semana he leído más de cincu...