BeTech: noticias de tecnología

VTOL

El primer taxi volador de Boeing despega, Uber lo quiere

El primer taxi volador de Boeing despega, Uber lo quiere

Un vehículo aéreo autónomo volador de pasajeros es el objetivo de Boeing, que ya lo tiene en pruebas.

La imagen de ciudad congestionada se repite de ciudad en ciudad. Sin ir más lejos, por desgracia las alertas de contaminación en Madrid surgen cada vez más a menudo y obligan a cortar el tráfico y reducir el uso de vehículos. La imagen de Regreso al Futuro 2 o El Quinto Elemento, ciudades futuristas llenas de vehículos voladores, es la más plausible y la que decenas de empresas, firmas y fabricantes están buscando lograr partiendo de la tecnología Dron. Compañías como Boeing.

El VToL de Boeing

El martes pasado, el primer prototipo VToL (siglas para vehículo de despegue y aterrizaje vertical) de Boeing Co., multinacional estadounidense que diseña, fabrica y vende aviones, helicópteros, misiles y satélites, completó con éxito su primer vuelo, despegando, volando y aterrizando de forma controlada en la pista de Manassas, Virgina, Estados Unidos. Se trata de un vehículo eléctrico aéreo de pasajeros diseñado por la rama de movilidad aérea urbana de Boeing, para vuelos completamente autónomos -sin pilotos físicos sentados en la cabina- con una autonomía de vuelo de 80,4 kilómetros.

Aunque llevaba tiempo en desarrollo, el proyecto del taxi volador de Boeing fue impulsado en 2017 tras adquirir la compañía Aurora Flight Sciences, que por casualidad tenía entre manos un proyecto de taxi volador para la mismísima Uber, la plataforma VTC que esta semana anunció su marcha de Barcelona. Se desconoce si el VToL probado es el mismo proyecto que Aurora creaba para la red aérea de Uber, pero Boeing confirmó que su taxi volador si está en marcha para formar parte de la flota voladora que Uber quiere poner en marcha.

La carrera por el cielo

Desde marcas tan conocidas como Toyota -que quiere que su coche volador lleve la antorcha al peletero de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020-, o Audi a empresas como Airbus, son muchas las que están en la carrera por lograr poner un coche volador en el mercado, ya sea para uso privado o como alternativa de transporte para pasajeros. De momento las fechas hablan de servicios para 2023 en adelante, ya que hablamos de algo complicado porque habría que reestructuras las circulaciones en los entornos urbanos, obtener permisos y crear espacios aéreos dentro de entornos tan cerrados al tráfico aéreo como son los núcleos urbanos.

Uber es de las compañías que están invirtiendo en los llamados taxis voladores, un sector cuyo potencial ha crecido considerablemente gracias a la tecnología dron. En mayo de 2018, la compañía de transporte privado presentó un diseño que se asemeja a un cruce entre un dron y una avioneta tipo Cessna Citation XLS, en la que llevar varios pasajeros de una vez. La nave funciona con electricidad, y su eficiencia es mayor que la de un helicóptero, que son más caros de construir y mantener.