Lidera tu propia revolución industrial

Anno 1800, Impresiones

  • Xabier G. Santos

A falta de un mes para su lanzamiento os presentamos la que será la séptima iteración de la serie de estrategia basada en construcción y gestión Anno.

Si tuviéramos que resumir en una sola frase la experiencia con este nuevo Anno 1800 hablaríamos de un retorno a la edad clásica, apostando por la continuidad de unas mecánicas que vuelven a ser pulidas en pos de la perfección, aderezado con algunas interesantes novedades y con un más que atractivo remozado gráfico. Pero como no tenemos tal limitación, a continuación os describiremos al detalle qué aporta esta nueva entrega de una serie que, en sí misma, ha acabado por convertirse en un género muy particular en el que el desafío consiste en alcanzar un sosegado equilibrio en la construcción y gestión de ciudades.

Siempre es un placer hablar de Blue Byte, los desarrolladores de toda la serie Anno, una de esas pocas compañías que resiste ahí, casi desde el principio de esta locura de los juegos de PC, aportándonos sus títulos desde 1988. Las series The Settlers, Battle Isle y esta Anno son el medio para que estos alemanes nos hayan robado literalmente cientos de horas a los aficionados a la estrategia, siempre con la colaboración de Ubi Soft, por lo que no podemos negar la expectación que nos genera cada uno de sus lanzamientos.

La serie Anno ha cumplido 21 años desde su primer título, Anno 1602, recibiendo una nueva entrega cada tres o cuatro años. Ha recorrido nuestra historia desde el siglo XV, hasta un inexplorado siglo XXIII con su último juego, Anno 2205. La entrega de este año abandona esa carrera hacia el futuro, desconocido, para regresar a una época clásica con la que resulta mucho más sencillo familiarizarse, lo que nos parece un acierto. Un acierto que aún es mayor cuando la época elegida para su desarrollo es el Siglo XIX, el siglo de la industrialización, del nacimiento de la clase obrera, de la burguesía, de la tecnología, del sufragio universal, del imperialismo, de la independencia sudamericana…

Y es un poco de todo eso lo que Ubi Soft nos propone explorar mientras desarrollamos desde cero nuestra ¿ciudad? ¿nación?... Y es que Blue Byte se mantiene fiel a no predisponer nuestro desarrollo en base a una identidad o año concreto, como sí ocurre, por ejemplo, con la serie Civilization de Sid Meier. En su planteamiento no pertenecemos a ninguna nación, ni siquiera a un continente concreto, permitiendo que seamos nosotros los que nos desarrollemos sin ese corsé histórico. Eso sí, detalles como las indumentarias, paisajes, construcciones y vehículos nos sugieren claramente que la aventura se inicia en algún lugar de la vieja Europa, en plena revolución industrial, para acabar expandiéndose a una Sudamérica llena de posibilidades y virgen ante un progreso que nosotros decidiremos cómo introducir.

En todo caso, y como es habitual en este tipo de juegos, arrancaremos con un puñado de colonos a los que rápidamente pondremos a talar árboles y sembrar trigo, mientras nos ocupamos de que tengan un alojamiento y las condiciones mínimas para que sigan trabajando y produciendo. Nuestro objetivo será mejorar esa producción de modo que podamos alcanzar nuevas tecnologías que, a su vez, permitan nuevos productos. Esa evolución requiere de trabajadores más cualificados que son más exigentes con sus necesidades.

Sí, se trata exactamente del mismo desarrollo que llevamos jugando en los Anno desde 2008. Un modo de juego sosegado en el que las exigencias se dirigen a nuestra capacidad para prever situaciones, mantener la atención en múltiples variables y saber gestionar y distribuir recursos y población.

¿Qué aporta entonces esta entrega de 1800? Como no puede ser de otro modo, y tratándose de una fórmula que lleva 20 años puliéndose, el nuevo Anno alcanza un nuevo nivel de perfección en aquello que persigue. Este Anno 1800 consigue extraer lo mejor de sus anteriores entregas, sobre todo de las más modernas Anno 1404, 2070 y 2205, eliminando lo que han comprobado que no funcionaba.

No se trata de la apuesta más osada, está claro, pero hay que reconocer que el producto final parece tan bueno que sabrá atraer a todos los aficionados a la saga, mientras es también una opción excelente para cualquier neófito que quiera empezar con ella. Objetivo cumplido.

Si no os basta con lo que os hemos contado hasta este punto, bajo advertencia de que incurriremos en algunos spoilers, os contaremos algunas de las novedades que convierten este Anno 1800, sin duda alguna, en el mejor de la saga.

Como ya hemos dicho, se mantienen las dinámicas alrededor de mantener y mimar a la población para potenciar su productividad. Así pasaremos de agricultores a trabajadores, posteriormente a artesanos y, por fin, ingenieros. Dentro de las novedades de esta entrega tenemos que estas clases son independientes y, además de tener sus propias necesidades, viven en distintas viviendas y solo trabajan en labores y fábricas propias de su clase. Esto nos genera un nuevo desafío a la hora de gestionarlos como mano de obra.

Además de generar nuestros recursos, vuelve a ser determinante el comercio y la diplomacia con otros personajes controlados por la IA. Otra novedad, muy acertada, es el integrar todas estas relaciones dentro de un modo historia. No se trata de una campaña en sí, dado que podremos avanzar en el juego sin cumplir con sus objetivos, pero sí que da coherencia a todo lo que va sucediendo. De este modo iremos progresando en una historia donde el honor, la familia y la envidia acabarán marcando nuestras decisiones.

Nuestra diplomacia no siempre podrá mantener las buenas relaciones con el resto de los personajes, así que antes o después acabaremos en guerra con alguno de ellos. Eso sin contar con los piratas, hostiles en todo momento. Eso nos obligará a atender una rama de desarrollo de defensa y militar y, sí, acabaremos combatiendo con ellos. Unos combates que seguirán siendo uno de los puntos más controvertidos de la saga, dado que no satisfarán a los que conciben la Estrategia en Tiempo Real como pura estrategia bélica, en plan Starcraft de Blizzard, ni a los puristas de la gestión, en plan SimCity de Maxis, que prefieren obviar esas fases de combate para seguir mimando sus eficientes asentamientos enteramente civiles.

Y es que los combates son casi anecdóticos en una saga completamente volcada en lo social. Y es aquí donde este 1800 muestra sus mayores avances respecto a anteriores entregas. Ya hemos citado la sociedad de clases que habremos de mantener y lo difícil que será que todas ellas se mantengan felices en su puesto de trabajo. Cuando fallemos en la gestión y empiece a escasear el ocio, la ropa, el alcohol… o cuando nuestras fábricas generen demasiada polución o los ingenieros no tengan colegios a donde llevar a sus hijos… nuestra población se echará a la calle organizando manifestaciones que irán exacerbando el ánimo de cada vez más ciudadanos y que, si no se eliminan las carencias o se reprimen por la fuerza, acabarán derivando en disturbios que pueden arrasar una ciudad que nos ha costado muchas horas levantar.

Sin duda lo que más nos ha llamado la atención de esta entrega es cómo nuestros ciudadanos se comportan de una forma coherente con el escenario en el que están. Si construimos mercados, bares o parques, los llenarán de vida con un comportamiento adaptado a cada lugar. Si se muestran descontentos, formarán manifestaciones que recorrerán la ciudad gritando, mientras en las fachadas se colgarán pancartas de protesta. Por el contrario, si se encuentran felices lo que recorrerá nuestras calles serán desfiles llenos de música y alegría. Nunca ha sido tan conseguida la sensación de que como jugadores nos limitamos a crear el escenario y que son otros, nuestros ciudadanos, los que lo aprobarán o no, con un comportamiento totalmente autónomo.

La última novedad que os citaremos habla de otro gran invento de aquel siglo: El turismo. Y es que nuestras ciudades no solo vivirán de lo que generen y de cómo comerciemos con ello; además podrán recibir ingresos de los turistas que nos visiten. Para conseguir este flujo de turistas deberemos atender, como no, a otro buen puñado de factores. Deberemos disponer de atracciones, de una ciudad limpia, segura y, en definitiva, de lo que hoy llamamos sector servicios.

Mención especial merece la posibilidad de construir un Zoo, de forma totalmente libre, a base de crear senderos, jardines, arboledas y de construir allí hábitats para las distintas fieras que seamos capaces de capturar en nuestras exploraciones o comprar en otras islas. Cuanto mayor sea el número de animales y más exóticos sean, más contenta estará nuestra población y más turistas recibiremos. Del mismo modo podremos abrir un museo abierto a los turistas donde exponer las reliquias que vayamos encontrando en nuestros viajes o intercambiemos con los nativos sudaméricanos.

Si por el contrario no dotamos a nuestra ciudad de jardines y monumentos, no tenemos cuidado en el trazado de las calles o la ubicación de los servicios y permitimos que nuestras fábricas cubran nuestro cielo de humo de carbón, los ingresos por turismo desaparecerán.

Pero, ojo ¿es más próspera una ciudad que destina sus recursos a hacer jardines y a comprar gorilas para el zoo, que una donde solo se invierte en industria y agricultura? ¿Cuál será la opción más rápida para poder fletar barcos y conquistar las preciadas islas de Sudamérica que tanto ansían nuestros rivales comerciales? ¿Es más acertado gastar nuestro dinero en el ocio de los trabajadores y que sean felices o ahorrarnos ese dinero arriesgándonos a unos disturbios que siempre podremos reprimir construyendo más comisarías? ¿es más eficiente controlar y explotar una sociedad de trabajadores que produzcan barato e importar el resto de necesidades, o permitir una burguesía culta que produzca esos bienes más avanzados pero cuyas demandas son más difíciles de complacer? ... Eso, amigos, es la serie Anno y este 1800 promete más que nunca.

Podremos dirigir nuestra propia revolución industrial a partir del próximo 16 de abril, exclusivamente en PC, en un título en inglés, subtitulado al castellano, que se pondrá a la venta en tres ediciones: estándar, Deluxe y Pioneer.

Anno 1800

Anno 1800, desarrollado por Blue Byte y editado por Ubisoft para PC, es una nueva entrega de la celebrada saga de estrategia y gestión Anno, que en esta ocasión nos lleva hasta el siglo XIX para vivir de primera mano la Revolución Industrial además de lidiar con temas civiles, diplomáticos e incluso bélicos.

Anno 1800