Borderlands 2 VR
Borderlands 2 VR
Carátula de Borderlands 2 VR
  • 7

    Meristation

Borderlands 2 VR, análisis: Regreso a Pandora

El shooter de Gearbox llega a PlayStation VR con una versión que nos recuerda lo gran juego que era, refresca la experiencia y sacia el mono de Borderlands 3.

Aunque la realidad virtual tiene joyas —y menudas joyas— propias y exclusivas de dicha tecnología, también nos ha deleitado con un buen número de adaptaciones de juegos originalmente concebidos para ser jugados con mando y sin gafas. Adaptaciones con grandes resultados y aún mejor acogida. Skyrim VR cambió por completo la concepción que teníamos del norte de Tamriel, y aquellos que jugamos a Resident Evil 7 con PlayStation VR ya consideramos indisoluble la unión de ambos elementos. Con la intención de seguir los pasos de ambos juegos, Borderlands 2 VR llegó a finales de 2018 para cerrar uno de los años más importantes de la realidad virtual hasta la fecha.

Esta versión viene a resucitar uno de los mejores juegos de 2012, Borderlands 2, al que ya devolvieron a la vida en 2015 a través su remasterización para PlayStation 4 y Xbox One, la llamada Borderlands: Una edición muy guapa. Como aquella, esta resurrección nos recordará, por si alguien lo había olvidado, que Gearbox Software ha creado una saga que mezcla el género de los shooter y el de los RPG con brillantez, con una fórmula que auna lo mejor de ambos, sin perder ni la agilidad y velocidad del primero, ni la profundidad del segundo. Una serie repleta de humor, decenas y decenas de horas de juego y uno de los mejores mundos del sector: Pandora.

Siempre es de agradacer una nueva clase de bullying contra los claptraps y una nueva batida de caza contra los cabronazos, bajo las interminables bromas y vaciles de Jack el Guapo, pero además de eso, Borderlands 2 VR suma todas las virtudes de la realidad virtual, que nos harán ver Pandora con otros ojos y jugar de manera distinta, con una palabra grabada a fuego en nuestro interior: inmersión. La mejor de las formas de paliar nuestro mono de Borderlands 3, que aún siendo un secreto a voces, nunca termina de anunciarse.

¿Qué hay de nuevo, viejo?

La novedad que más nos ha llamado la atención es la inclusión de nuevas líneas de diálogo con bromas y comentarios sobre la propia realidad virtual. La traducción y el doblaje del juego eran excelentes allá por 2009 y en 2K Games se han tomado la molestia de llamar a los actores de doblaje originales para grabar las nuevas líneas de texto. El humor y la socarronería de entonces, aunque nos lo sepamos de memoria y lo hayamos oído una y otra vez,  sigue haciéndonos reír, así que podéis imaginar la sorpresa y el efecto que tienen estos nuevos chistes. Un detallazo.

A nivel jugable, llama la atención que ahora apreciaremos de forma diferente cosas como las coberturas y la precisión de las armas. Sobre las primeras siempre comentamos lo mismo. Esos botones que en juegos como Outlast sirven para asomarse por las esquinas y que a la hora de la verdad usamos entre poco y nada, aquí son movimientos intuitivos y naturales de nuestro cuerpo. Nos inclinaremos y agacharemos con frecuencia para protegeremos detrás de toda clase de objetos y formaciones, muchas de las cuales no fueron diseñadas como coberturas y nunca se usaron como tal. Aún más inmersión y posibilidades. Por desgracia no hay botón de agacharse y si jugamos sentados esto puede llevarnos a chasquear los dientes y hacer posturas raras en más de una ocasión.

Del mismo modo, ahora apuntaremos con la mirada, una de las grandes maravillas de la realidad virtual. Sobre la precisión, es otro ejemplo más de cómo de diferentes se ven las cosas en VR, donde apreciaremos lo “escopeta de feria” que son nuestras armas al principio, y lo mucho que cambian sus disparos conforme subimos de nivel y mejoramos y encontramos nuevo equipo.

Uno de los añadidos completamente inéditos es el tiempo bala, llamado Time Cam. Permite ralentizar el tiempo durante unos segundos y sobrellevar el caos y frenetismo habitual de todo tiroteo made in Borderlands. Es de agradecer, porque si bien el juego no ha perdido ni un ápice de velocidad y agilidad, nosotros en nuestro paso a la realidad virtual sí. Ayuda a que no acabemos desquiciados y vomitando en el baño. Al contrario de lo que ocurría en juegos como Farpoint, donde la IA de los enemigos estaba configurada para solo atacarnos de frente y desde nuestro campo de visión, en Borderlands el fuego cruzado es una constante y viene de cualquier lado. Al ofrecernos esta ayuda y pausa en determinados momentos se suple la perdida de habilidad y reflejos fruto de los Move y el casco de realidad virtual.

Lagunas inexplicables

Por desgracia, uno de los aspectos más llamativos de esta nueva edición es también de los más negativos. La ausencia de multijugador cooperativo y de contenidos descargables.

Aunque Borderlands 2 es perfectamente disfrutable solo, y más en realidad virtual, la experiencia se eleva y crece cuando se exprime en compañía. Tan satisfactorio es jugar con amigos (y/o desconocidos), que la saga siempre ha presumido de cómo sigue incluyendo modo a pantalla partida en pleno siglo XXI. Este último era evidente que no iba a estar en Borderlands 2 VR, y es normal, ¿pero qué ha pasado con el otro, el online? ¿Tan exigente sería con el dispositivo como para tener que eliminarlo? Teniendo en cuenta que hablamos de un juego de 2012, lo dudamos. La apuesta online de Farpoint es un ejemplo de que se podría haber hecho, y uno de los mayores “éxitos VR” de 2018 fue precisamente un shooter multijugador, Firewall: Zero Hour.

En cuanto a los contenidos descargables, en el caso de Borderlands 2 es especialmente sangrante. Todo lo que se añadió en su día, a la basura. Nuevas clases jugables, armas, armaduras y módulos. Más escenarios y misiones. Algunos de los enemigos y momentos más espectaculares de todo el juego, y mayor vida útil para este (más niveles, nuevos tipos de botín...). El juego recibió 5 expansiones y varios DLC extra, y las expansiones eran de calidad, de las que valen la pena y dignifican y salvan a los contenidos descargables. Ha tenido edición Juego del Año y su remasterización para PlayStation 4 y Xbox One lo incluyó todo, ¿entonces?

¿Cómo se juega?

Borderlands 2 VR puede jugarse con Dualshock 4 tal y como se hacía en su día, pero también es compatible con PlayStation Move. Hemos echado de menos que fuera un pelín más allá y se atreviera a usar el Aim Controller, pero las dos opciones existentes son buenas.

Para los más purista y aquellos recién llegados a la tecnología, el Dualshock es un salvavidas infalible.  Pero si ya contamos con algo de experiencia a nuestras espaldas en el campo de la realidad virtual, habiendo probado Skyrim VR, por ejemplo, creemos sinceramente que los PlayStation Move ofrecen la propuesta más intuitiva y fresca, la mejor y más recomendable. Aunque si nuestro caso es el primero y acabamos de estrenar PlayStation VR, cuidado, porque la curva de aprendizaje puede atragantársenos y hacerse dura.

Gearbox Software ha querido evitarnos mareos y complicaciones en nuestros paseos por Pandora, y para ello a puesto a disposición de los jugadores toda clase de opciones y ajustes, para acomodar la realidad virtual a los gustos y la resistencia de cada uno. Movimiento libre, teletransporte, una mezcla de uno y otro, esquinzas suavizadas y límites ennegrecidos, giros “angulares”... etcétera. Creemos que no termina de solventarlo del todo, pero no es porque no lo intente.

Hay ligeros problemas a la hora de cuadrar la altura del personaje, siempre demasiado baja, y al jugar con Dualshock 4 también hemos tenido algún que otro encontronazo con la distancia a la que se sitúan las manos del mismo (lo único que vemos de él). Nada grave, en cualquier caso. Es un juego más exigente a nivel de mareos y cansancio visual de lo habitual, que nos ha obligado a sesiones de juego algo más cortas y a tomar pausas con mayor regularidad.

¿Aguanta el tipo a nivel visual?

Dependerá del apetito gráfico que tengamos y de si tenemos un ojo biónico o no, que dirían las bromas y comentarios de Zonaforo. Desde luego no deslumbra. Es un juego de 2012 y luce como tal. O peor, porque en 2015 PlayStation 4 y Xbox One recibieron las remasterizaciones de Borderlands 2 y Borderlands: The Pre-Sequel. Pudimos ver que ambos juegos no envejecían nada mal con un par de filtros y una resolución y framerate a la altura. Cosas del cel-shaded, que es mejor que la crema antiarrugas. Y evidentemente, al lado de dichas remasterizaciones el resultado de Borderlands 2 VR sale mal parado.

Texturas pobres, distancia de visionado recortada y una nitidez mejorable. La interfaz el es de los pocos elementos que no podemos ajustar del todo y es una pena porque resulta incómoda, demasiado expandida. Además, las secuencias de vídeo son  todas a modo pantalla de cine, como ya ha ocurrido en otros juegos, y sigue chocando y sacándonos del embrujo tanto como el primer día.

Pero no es el peor juego que hemos visto en realidad virtual, ni mucho menos. Por su personalidad, estilo y ese acabado cel-shaded del que hablábamos antes. Bueno, por eso y por lo de siempre... la inmersión, que todo lo perdona y compensa. El gran motivo para probar Borderlands 2 VR y PlayStation VR es la inmersión. Aquellos que hayáis jugado a Skyrim VR sabréis a qué nos referimos. Sin ser un prodigio gráfico, las colosales dimensiones de sus escenarios ganan en impacto y los enemigos son más intimidantes si cabe. La experiencia es más espectacular y emocionante que entonces, casi como volver a visitar Pandora por primera vez.

A nivel sonoro hay que volver a quitarse el sombrero con la banda sonora, los efectos de sonido y sobre todo con el excelso doblaje del juego. Más allá de los nuevos diálogos todo es igual, pero nunca está de más repetir los aplausos al gran trabajo del juego en este aspecto.

LO MEJOR

  • La inmersión. Sumergirse en Pandora así es como visitarla por primera vez.
  • Es Borderlands 2, un shooter del que es difícil no enamorarse (largo, divertidísimo, completo a nivel jugable...)
  • Los (pocos) añadidos: nuevas líneas de diálogo, tiempo bala...
  • La cantidad de opciones de control para satisfacer a cualquier jugador y evitar mareos.

LO PEOR

  • ¿Dónde están los DLC? ¡¿Y el online?!
  • Nos hubiera gustado compatibilidad con el Aim Controller.
  • Ha envejecido gráficamente.
  • A pesar de los ajustes, más exigente de lo normal a nivel de mareos y cansancio visual.

CONCLUSIÓN

Claptraps, frases de Jack “el Guapo” y cabronazos. Borderlands 2 VR trae de vuelta a uno de los mejores shooters de la generación pasada y lo hace con todos los elementos que hicieron de él un juego imprescindible. La obra de Gearbox sigue divirtiendo como el primer día y sorprendiendo por su profundidad y longevidad, y por la maestría con la que mezcla los géneros FPS y RPG. En realidad virtual, la búsqueda de la Cámara es aún más espectacular y emocionante si cabe, casi como visitar Pandora por primera vez. Gracias a la inmersión de PlayStation VR, la experiencia alcanza a un nuevo nivel, y recordando a Skyrim VR, nos deleitará con escenarios colosales, enemigos más intimidantes que nunca y nuevos controles frescos e intuitivos. A pesar de todas sus bondades, el frenetismo del título original hace que el juego sea difícil de adaptar por cuestiones de controles y mareos. Cuenta con ayudas como el Time Cam y toda clase de ajustes a nuestra disposición, y aunque sirven, no nos abandona cierta sensación de estar haciendo un esfuerzo al jugar. A eso hay que sumar que al título se le ven las costuras gráficamente a pesar del cel-shaded, y que no aporta absolutamente nada nuevo. Bueno, no solo no aporta sino que además recorta contenidos. Borderlands 2 VR nos llega sin modo multijugador y sin la enorme cantidad de expansiones y contenidos extra que le sucedieron en su día. Horas y horas de juego que se van por el desagüe. No queda claro si sacia el mono de Borderlands 3... o si lo despierta de nuevo.

7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

¿Pueden los pelijuegos ser DIVERTIDOS?

Se ha debatido mucho en este foro sobre los denominados despectivamente "pelijuegos". Juegos con una alta carga narrativa que supuestamente arruina la experiencia jugable. Hasta tal punto que impiden cualquier diversión. Como si la parte narrativa fuera la parte negativa que restara de la parte...