Ya lo hemos jugado

Travis Strikes Again: No More Heroes, Impresiones

Travis Strikes Again: No More Heroes
Travis Strikes Again: No More Heroes

A un mes de su salida en Nintendo Switch, jugamos a la versión final del nuevo videojuego de Goichi Suda. Travis Touchdown está de vuelta.

Goichi Suda se ha ganado a pulso que relacionemos Suda51 con personalidad, con carisma, con una forma muy particular de entender los videojuegos. Cuando en 2011 se estrenó el primer No More Heroes en Wii se dijeron muchas cosas, no todas buenas, pero esos defectos quedaban contrarrestados por el estilo y la extravagancia del proyecto. Y eso es precisamente lo que se repite en Travis Strikes Again: No More Heroes, el nuevo spin off de la saga que llega este próximo mes de enero a Nintendo Switch. Ya hemos jugado a su versión final.

Pero no nos confundamos: este título no es No More Heroes 3; tampoco lo pretende. De hecho, es un interludio: solo tendremos una tercera entrega si éste vende lo suficiente. Todo un mensaje para los fans emitido por el propio Suda, pero que es una realidad fehaciente. Aquí no tenemos un gran presupuesto detrás, gráficos que saltan a la vista ni una apuesta demasiado ambiciosa. Es, por tanto, una cuestión de talento, de saber aprovechar todos y cada uno de los siete minijuegos que componen el título para que sintamos que es en esencia una nueva iteración de la saga.

Un rencuentro desbordante de personalidad

Durante nuestra prueba en las oficinas de Nintendo Ibérica en Madrid pudimos jugar a dos de esos minijuegos: Light is Destruction y Golden Dragon GT. Muy diferentes entre sí, con cambios de ritmo e intensidad; con sabor gamberro, con cierto cariz inenarrable, como suele ser habitual en obras de autor como la que nos concierne. No en vano, para acceder a cada minijuego tendremos una suerte de punto central, una base de operaciones donde acceder a las máquinas de los juegos, pero también un ordenador con tienda online para comprar camisetas y demás accesorios con una desbordante cantidad de referencias. Todo el dinero que ganemos lo podremos invertir aquí. En nuestro caso, fue inevitable probarnos esa simpática camiseta homenajeando a Golf Story; pero también las había de otros tantos —decenas— de juegos de la eShop.

Las referencias de la tienda son solo en principio, porque en esta casi fiesta nocturna pudimos ver guiños a Terminator o a Hotline Miami, por citar un par: es un descaro, pero está bien dirigido, bien calibrado. Te entran ganas de jugar, y es lo que hicimos.

Light is Destruction

Así que nos pusimos manos a la obra con los dos minijuegos que nos permitieron probar. Light is Destruction, el primero de ellos quiere centrarse en la investigación. Comenzamos en el baño, en el váter, donde podemos guardar la partida (ya sabéis, groserías por doquier) y continuar, con vista cenital y acompañados de un argumento que tampoco es nada del otro mundo. El objetivo es llegar al salón concreto donde conseguir aquello que nos están pidiendo.

La gracia está en que, por mucho que el diseño del mapa se empeñe en hacernos pensar que hay múltiples habitaciones y recovecos donde buscar aquello que buscamos, en realidad tenemos que pasar por prácticamente todos los rincones. ¿Demasiado ligero? Cualquiera diría que íbamos a investigar de forma pausada en un videojuego de Goichi Suda, así que el creativo nipón corta por lo sano e introduce en ciertas salas oleadas de enemigos con los que tenemos que acabar; al fin y al cabo, esto se trata de liberar adrenalina.

Entre cada nivel tenemos diferentes rompecabezas para avanzar.
Entre cada nivel tenemos diferentes rompecabezas para avanzar.

La jugabilidad hack and slash clásica entra en escena, con nuestra ya tradicional espada comprada en una subasta en línea como principal herramienta, pero un notable esquema de control que presenta muchas más posibilidades de las esperadas. Y es que a pesar de tener ciertas limitaciones y no contar con una tridimensionalidad plena, se combina acertadamente el movimiento con las combinaciones de botones. Así, además del golpe ligero, golpe fuerte, salto y dash, si pulsamos el gatillo con cada uno de los botones de acción se ejecutarán técnicas especiales que gastan energía. Si nos quedamos sin ella tenemos que recargar la espada agitando el Joy-Con derecho. Además, habrá nuevas habilidades desbloqueables con el paso de las horas, por lo que inistimos la jugabilidad sigue siendo lo mejor de Travis Strikes Again: No More Heroes, como lo fue antaño. Marca de la casa.

Este minijuego tiene muchos niveles, diferentes salas que explorar con dificultad progresiva. No nos atrevemos a decir todavía si la variedad de enemigos será suficiente, pero por ahora no nos ha convencido demasiado a este respecto. La mayoría no tenía patrones especialmente complejos de adivinar, sino que basaban su diferencia a más o menos puntos de vida. Un mata-mata, en ciertos momentos. Esperamos algo más.

Golden Dragon GT

Una vez finalizadas las fases a las que nos permitieron jugar pasamos al segundo de los minijuegos, Golden Dragon GT. En esta ocasión la máquina recreativa en la que nos introdujimos era una carrera en línea recta entre dos corredores: nosotros y el rival. Suele ser infrecuente que en un videojuego de velocidad se nos obligue a dominar la caja de cambios, que no haya opción para evitar el cambio de marchas manual.

Aquí llega entonces Goichi Suda para llevar la contraria y hacer preceptivo el cambio manual para aumentar la velocidad de nuestro vehículo. La clave de la jugabilidad en este caso se encuentra en hacer correctamente esos incrementos de marcha y alcanzar la mayor velocidad en el menor tiempo posible para llegar a la meta antes que el contrincante.

Travis Strikes Again: No More Heroes, Impresiones
El mapa del juego de marchas es lo que aparece en el lateral derecho, bajo el indicador de revoluciones.

Tiene su intríngulis, siendo sinceros, porque como en todo coche que se precie hay que esperar a que el motor alcance unas revoluciones determinadas antes de pisar el embrague y meter la siguiente marcha. Aquí no hay novedades: una vez se indique en el medidor, pisaremos embrague y giraremos el joystick en la dirección concreta del esquema de dibujo que aparezca en pantalla. Cada vez que juguemos variará ese dibujo, de forma que no siempre será igual llegar a segunda o tercera marcha y, en cierto modo, la rejugabilidad se justifica por sí sola al no poder memorizar ningún trazado porque siempre es diferente.

Cuanto más preciso sea el cambio más miniturbo nos llevaremos, aunque también hay cierto grado de estrategia al poderse usar un único turbo por carrera. Tú eliges cuándo, y normalmente suele ser la clave de una hipotética victoria.

Travis Strikes Again: No More Heroes, Impresiones
En este minijuego toca ponerse unas gafas VR.

Sigue siendo No More Heroes

Por lo demás, no hay mucho que decir: Travis Strikes Again: No More Heroes es sencillo de entender de principio a fin, pero no por ello es poco profundo. Han sido solo dos los minijuegos que hemos probado, insuficiente para llegar a conclusiones sobre si el cómputo general es capaz de saciar al jugador, porque tampoco nos supieron decir aproximadamente cuántas horas de partida exige cada minijuego.

Lo que sí podemos concluir ya es que Travis Strikes Again: No More Heroes es un videojuego idóneo para jugar en modo portátil por la naturaleza de su jugabilidad, por la breve duración de las partidas o por su diseño. Asimismo, se presta a jugar en cooperativo y, esperamos, introduzcan clasificaciones en línea donde comparar las puntuaciones que logremos con otros jugadores.

Una vez tengamos el juego completo podremos entender mejor de qué trata exactamente la historia y si su narrativa nos engancha desde el primer momento. Travis Strikes Again: No More Heroes es una mezcla entre lo que ya vimos en las dos entregas originales y un título más desenfadado, que no se toma en serio a sí mismo, sino que quiere hacer del producto una fiesta donde Travis es el máximo protagonista, un personaje que se come la pantalla y se permite romper la cuarta pared cuando le viene en gana.

Completamente traducido al castellano y cuidado en los detalles, Travis Strikes Again: No More Heroes nos invita a esperar con ganas poder catar la versión final y comprobar hasta qué punto es merecedor de estar en nuestras estanterías. El próximo 18 de enero lo tendremos en tiendas. Travis ha vuelto.

Travis Strikes Again: No More Heroes

Travis Strikes Again: No More Heroes, desarrollado por Grasshopper Manufacture y distribuido por Nintendo para Nintendo Switch, PC y PlayStation 4, es una nueva entrega de la saga de aventura y acción protagonizada por Travis Touchdown y realizada bajo Unreal Engine 4. Han pasado siete años desde los acontecimientos de No More Heroes y el villano The Bad busca vengarse de Travis Touchdown a toda costa. Al igual que en el original, los jugadores tendrán que abrirse paso a través de varios niveles con un toque punk-rock hasta derrotar a jefes finales que se pasan de locos. Este juego sigue inspirado por sus raíces de juego indie, y contará con colaboraciones de muchos estudios indie de formas muy diferentes.

Travis Strikes Again: No More Heroes