Melbits World
Melbits World
Carátula de Melbits World

Melbits World, un juego para estar con los tuyos

Melbits World se presenta como un videojuego de mesa arcade para toda la familia: puzles, plataformas y criaturas adorables.

Melbits World aterriza en Playlink durante la campaña de Navidad para ofrecernos un videojuego de mesa diferente a los títulos que se estilan en el catálogo. Melbot Studios propone rescatar el arcade multijugador cooperativo 8-bits y actualizarlo para toda la familia, a la vez que nos ambienta en un mundo que reivindica el lado más acogedor de Internet. En PlayLink, la plataforma de Sony destinada a los videojuegos sociales que controlamos a través de nuestro teléfono móvil o tablet, hallamos títulos familiares como Saber Es Poder, un Trivial Pursuit con un carácter más competitivo; o SingStar Celebration, la última edición del karaoke de Sony. También hallamos títulos diferentes como Intenciones Ocultas, un thriller interactivo enfocado a jugadores adultos; oFrantics, la yincana gamberra de animales tramposos.

Melbits World es la ópera prima de Melbot Studios, con la que el estudio español se ha erigido como vencedores de los Premios PlayStation Talents 2017. Durante su presentación, Iván Expósito, presidente y co-fundador de Melbits World relató a MeriStation cómo PlayLink era la plataforma que ofrecía muchas posibilidades atractivas para la obra que deseaban diseñar: un videojuego de mesa que padres y niños puedan compartir y explotar el lado más saludable de los videojuegos, cuya imagen en la sociedad es mucho más amable que hace unos años. Para complementar la partida, Melbot está trabajando en Melpod, un juguete físico destinado a incubar futuros melbitspara nuestra partida, a través de pequeñas misiones como guadarlo en la nevera durante una noche o dormir con él. Asimismo, el estudio está adaptando Melbits World a móviles para un jugador, lo cual supondrá una reconfiguración total de sus mecánicas. El próximo febrero, Melbits World llegará al mercado estadounidense.

Los avatares de la felicidad

Melbits World es una dimensión virtual habitada por los melbits, unas criaturas adorables de forma geométrica y consistencia esponjosa que transportan por Internet las sensaciones hermosas que nos despiertan las actividades positivas que realizamos en la red. Los mundos a través de los cuales viajan son representaciones oníricas de los espacios de ocio de los que buscamos información: deporte, vacaciones, videojuegos, expresiones artísticas, etc. Nuestra misión será conducir a los melbits a través de diferentes niveles, controlando las diferentes plataformas para asegurar que lleguen sanos y salvos a su destino antes de que el tiempo se agote.

Al iniciar la partida, conectaremos nuestros dispositivos a la consola y nos haremos un autorretrato que hará las veces de avatar. Después escogeremos un melbit al que podremos personalizar con prendas y accesorios que hallaremos a lo largo de las partidas y nos lanzaremos a la partida.

Melbits World está estructurado en cuatro mundos: Hobby Island, dedicado a los deportes; Arcade Island, homenaje a los videojuegos; Chill Bay, un paraíso vacacional; y Art Wave, el rincón de las disciplinas artísticas. Cada fase es una isla edificada en diferentes plataformas en 3D, dispuestas en vertical, horizontal y a distintas alturas. A cada jugador se le asigna un mecanismo para controlar y transportar a cada melbit que sale de la tubería de entrada a la de salida. La activación de cada mecanismo es simple y siempre tenemos un espacio para ensayar antes de que el primer melbit pase por nuestra zona. En contra juega la precisión de algunos controles, como el rodillo o la lona elástica. En caso de que queramos acelerar el transcurso de la partida, todos los jugadores deberán pulsar el botón de fast forward, lo cual será útil cuando haya mucho espacio entre la actuación de dos jugadores o el camino a la salida no requiera actuación. Y, lo más importante: el auténtico secreto de Melbits World radica en una coordinación sólida y una comunicación veloz, amén de una atención que es fácil perder cuando nos distraemos mirando qué hacen los compañeros.

Para superar cada nivel, hay que salvar un mínimo de dos melbits. No obstante, en pequeños desvíos de cada mapa hallaremos objetivos añadidos, como semillas de melbits, potenciadores (tiempo extra, bloqueo temporal contra los virus o un martillo de feria para atacarlos) y accesorios estéticos (gafas de sol kitsch, gorros estrambóticos…) que sumaremos al armario de nuestras criaturas. Desbloquear la siguiente conllevará rescatar al menos dos melbits, mientras que pasar al siguiente mundo requerirá un mínimo de semillas acumuladas.

Si deseamos resarcirnos de aquellas fases que no hemos superado con calificación de “Perfecto”, podemos volver a ellas a través de un selector de niveles, una de las nuevas actualizaciones de Melbits World, junto con una introducción que nos presenta el adorable universo de los melbits.

Familiar, pero no tan fácil

Melbits World es un arcade que puede engañar a simple vista: su aspecto cándido y la premisa de su mecánica puede llevarnos a creer que nos hallamos ante un juego excesivamente fácil. Dicho prejuicio puede estar alimentado por la idea de tratarse de un título familiar, con unos niveles iniciales que superaremos sin demasiado esfuerzo. Sin embargo, el desafío va aumentando paulatinamente. Los mecanismos irán aumentando en número y versatilidad y en algunas ocasiones se irán combinando entre sí, como una plataforma móvil con un muelle incorporado. Al principio, la ruta quedará clara, pero en otros niveles con diversos caminos nos harán observar y calcular el viaje más efectivo con nuestros melbits. El tiempo límite, además, será bastante razonable, pero su presión se hará notar si cometemos muchos errores. 

En la dificultad de Melbits World influye el número de miembros de nuestro equipo. A menos jugadores, más mecanismos estarán bajo nuestro control, para lo cual tendremos que aplicar el doble de atención. Tras fallar un nivel, el reparto de control de plataformas se asignará para que tengamos una mayor probabilidad de superarlo, y es que será inevitable que seamos más hábiles con unas que con otras.

Con todo, la dificultad que nos va planteando Melbits World a pasos pequeños resultará asequible y nos incitará a intentar de nuevo ese nivel en el que un pequeño despiste ha condenado a nuestros melbits. Asimismo, conoceremos a los virus, monstruos que acabarán con nuestras criaturas al toparse con ellas y a los que deberemos esquivar o eliminar con el martillo de feria que hallemos. No obstante, nuestros enemigos pueden vengarse en un momento dado y saltar a nuestro teléfono móvil, para lo cual deberemos completar un minijuego (frotar la pantalla o sacudir el dispositivo) que aportará muchísima frescura a la partida.

Al rescatar todos los melbitsde una determinada familia desbloquearemos una pegatina digital cuya funcionalidad es simplemente coleccionista. Las semillas, además de desbloquear mundos, tendrán su papel cuando Melpod entre a escena.

Completar el juego llevará unas 3-4 horas finalizarlo y más allá del coleccionismo se echa en falta un aliciente de rejugabilidad. Por otro lado, reunirse con diferentes personas y compartir la partida es el mayor atractivo de Melbits World, amén de resultar una excelente introducción para los más pequeños, a quienes el juego les transmite un hermoso mensaje sobre promover las sensaciones más positivas allá donde vayamos. También conocerán de forma lúdica el trabajo en equipo, a la vez que desarrollen la atención, reflejos y capacidad de resolución de problemas.

Una adorable dimensión virtual 

Melbits World es un juego amable a nivel estético que derrocha adorabilidad en cada píxel y a través de los colores pastel que predominan en cada uno de sus mundos. El diseño de los propios melbitsnos recuerdan a monstruos de peluche propios de una serie de animación infantil, género del que rescatan las expresiones como el llanto en surtidor o los brincos de felicidad. Los escenarios muestran una composición onírica que homenajea a los elementos del mundo que representan: dulces gigantescos sobre las playas de Chill Bay, un campo verde poblado de porterías de fútbol y raquetas de tenis en Hobby Island, etc. Tal vez en Art Wave echamos en falta una mayor distinción en su diseño y es que sus edificios altos de color azul medianoche no terminar de transmitir la belleza de las artes.

Encariñarse con los propios melbits será inevitable gracias a la inocencia que desprenden, resaltada por sus ojos grandes y un carácter bondadoso. Asimismo, lucen una variedad de diseños corporales que celebran la diversidad morfológica que vemos en nuestra vida diaria: altos, bajos, gruesos, bizcos, mellados… Melbits World está habitado por criaturas que hacen de su orgullosa marca personal los atributos que en nuestra sociedad son señalados como defectos. Asimismo, cada uno de ellos luce un diseño propio que nos ayudará a familiarizarnos con ellos, y más aún cuando les vistamos con los accesorios recopilados.

Los melbits se clasifican en tres familias según su forma: cuadrados, triángulos y círculos. Los más pequeños se desplazan a mayor velocidad y requieren un menor impulso lanzarnos hacia arriba. En cambio, los melbits gruesos caminan más despacio y levantarles requerirá aplicar mayor ímpetu en los resortes.

La banda sonora que Isabel Fernández Reviriego “Aries”(Princesa Chicle y Princesa Llamaen Hora de Aventuras) ha compuesto para Melbits World apoya el clima familiar y alegre en el que nos sumergen los melbits. Las criaturas tienen su propio lenguaje, creado a partir de tiernos gruñidos (diferentes para cada familia de criaturas) con el que nos transmiten su jovialidad o frustración según el momento. En cuanto a las músicas, cada mundo tiene designado su propio tema: Arcade Theme homenajea la era de 8-bits con un sintetizador análogico antiguo, el tropical Relax Themepara Chill Bay evoca el reagge, Sports Theme en Hobby Island (inspirado en Carros de Fuego de Vangelis) invita a la superación de retos y Art Themeincorpora a la electrónica contemporánea pinceladas de hip-hop.

 La dulzura con la que se presenta Melbits World oculta una mayor complejidad en su sencillo sistema de juego. Valoraremos la importancia y dificultad de coordinarse entre diferentes jugadores, así como la de mantener la concentración. Pero, sobre todo, ofrecerá un cálido espacio para que padres e hijos compartan una tarde de videojuegos y donde será bienvenido tanto el público más profano como el más experimentado.

 

 

CONCLUSIÓN

Melbits World, de Melbot Studios, rescata en PlayLink el arcade cooperativo 8-bit y lo adapta para toda la familia. En este plataformas con puzles, de 2-4 jugadores controlaremos diferentes mecanismos para asegurarnos de que los melbits —criaturas adorables nacidas de los mensajes positivos— llegan sanos y salvos a su destino. Para completar sus cuatro mundos con éxito, deberemos disponer de una buena coordinación de equipo y mostrar una buena atención y concentración. A simple vista, puede parecer un juego excesivamente fácil, pero su dificultad progresiva nos hará deshacernos de ese prejuicio. Con una ambientación adorable, Melbits World ofrece una experiencia agradable para toda la familia y cumple con su objetivo de que padres e hijos disfruten de una partida juntos en un adorable mundo virtual. Con la futura llegada de Melpod, Melbits World verá sus posibilidades ampliadas.

LO MEJOR

  • Una ambientación muy adorable y acogedora
  • El mensaje positivo que transmite el propio juego
  • Curva de dificultad muy asequible
  • Un sistema de juego muy sencillo, pero con un desafío justo

LO PEOR

  • Algunos controles son imprecisos
  • El diseño de Art Wave es poco original
  • Los coleccionables añaden poco valor a la rejugabilidad
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.