Yo-Kai Watch 3
Yo-Kai Watch 3
Carátula de Yo-Kai Watch 3

Yo-kai Watch 3, Análisis para Nintendo 3DS

El último episodio de la trilogía original de 3DS llega a Europa con novedades necesarias pero insuficientes como para renovar la fórmula.

Hablar de Yo-kai Watch es hablar de uno de los mayores fenómenos transmedia en Japón de los últimos años. No conformes con haber vendido un buen puñado de millones de unidades en todo el archipiélago, la saga de Level-5 irrumpió en Occidente con unas cifras más que notables como para plantear la viabilidad de toda la saga más allá del país del Sol Naciente. Y así ha sido. Aunque la espera ha sido larga —más de dos años—, por fin tenemos en Nintendo 3DS Yo-kai Watch 3, la entrega más determinante de todas… en todos los sentidos.

Porque si hay algo que hace bien Yo-kai Watch 3 es refinar la fórmula, tomar nota de lo que no había convencido tanto a los jugadores en los dos episodios numerados anterior y, con todo, plantear un videojuego con cierto toque de frescura; sin embargo, la sensación de continuidad se termina notando demasiado pronto, hasta el punto de dar la sensación de que estamos más bien ante una tercera temporada que de una entrega totalmente nueva a pesar de los cambios argumentales y nuevas mecánicas jugables.

¿Qué versión nos ha llegado?

Antes de entrar a desmenuzar el título, lo primero que tenemos que decir es que Yo-kai Watch 3 llega a Europa con una versión que aúna todo el contenido de las tres versiones lanzadas en Japón. Allá por junio de 2016 se pusieron a la venta la pareja Sushi/Tempura, algo típico en la franquicia, donde únicamente contábamos con unas cuantas diferencias en misiones y criaturas muy concretas. Pero a finales de ese mismo curso recibieron Sukiyaki, que amplió todo lo visto en los anteriores cartuchos e introdujo modo multijugador para hasta cuatro jugadores, entre otras adiciones en forma de contenido y objetos.

Para Nintendo Europa ha sido mucho más sencillo coger diferentes porciones de cada uno y traer a nuestras tierras un único producto sin apellidos, sin subtítulos, que lo hace además con la actualización 4.0, que para no ahondar en demasía en aspectos superficiales, hizo que el cartucho tuviese todavía más horas de contenido. Transmitir todo esto a la audiencia hubiese sido complicado, pero para ser claros con los que estéis interesados en echar un vistazo a esta tercera entrega, tened clara una cosa: Yo-kai Watch 3 es el cartucho más grande y con más contenido de la historia de la saga.

Y eso está bien, pero no es lo más importante, pues el título presenta ciertas carencias y errores en su dirección argumental que nos han impedido disfrutarlo tanto como Yo-kai Watch 2, que a pesar de perder esa cierta sensación de sorpresa y descubrimiento que sí tuvo la primera aventura de Nathan, logró pulir los elementos donde claramente fallaba ese título. Y el problema que encontramos con YK3 no es otro que la sensación de monotonía al cabo de las 10 o 15 horas de juego.

Hablamos de un juego que nos puede dar para más de 35 horas de partida solo con la historia principal y solamente haciendo las tareas principales, tiempo más que de sobra para contar una historia que cede el protagonismo esta vez a dos personajes, plantear un conflicto, resolverlo y dibujar historias entrelazadas. La forma de contarnos esa historia vuelve a sentirse muy cercana a como se haría en una serie de televisión animada: expresiones exageradas, diálogos con humor, inocencia juvenil, maldad aderezada de torpeza… todo ello amén de una localización al castellano para quitarse el sombrero. Nintendo no ha fallado y ha tratado la producción de Level-5 como si de una prioridad en su catálogo se tratase; aunque en cierto sentido lo es, pues por ejemplo España es el país de Europa donde mejor ha vendido la franquicia, que no es precisamente poco.

Yo-kai Watch 3 es un juego que se disfruta desde el primer minuto hasta el último, en especial si no has jugado a anteriores entregas porque percibirás entonces la sorpresa, la novedad y el descubrimiento antes comentado. Si vienes de obras anteriores todo eso desaparece por mucho que se hayan empeñado en que experimentemos la historia con otro enfoque y se añadan cosas como la personalización de nuestro propio Jibanyan, aunque sí es menester explicar cómo es su ciertamente novedoso sistema de combate, que acierta en su planteamiento estratégico aunque nos deja con ganas de mucho más.

El gran cambio: nuevo sistema de combate

Uno de los problemas más acusados en la saga principal de la licencia era su simple y pasivo sistema de combate, un RPG por turnos semi-automáticos donde el jugador simplemente se encargaba de delegar ataques o purificar los que estuviesen infectados. Al final, lo que más importaba era el nivel de poder del Yo-kai en ciernes, títulos de por sí demasiado fáciles como para suponer un reto donde la fuerza hacía más que la estrategia.

Ahora se ha intentado revertir esta situación añadiendo algo más de complejidad al planteamiento de la lucha. Las batallas siguen siendo por turnos dinámicos, con la salvedad de que ahora nosotros tendremos el control de una cuadrícula de 9 casillas (3 x 3) donde las posiciones más adelantadas son para plantear una ofensiva y, las de atrás, más defensivas. Son en tiempo real, así que habrá que tener en cuenta no solo el dónde sino también el cómo. Además, en el proceso aparecerán ciertos ítems en alguna casilla específica, incentivando así el movimiento por el tablero. Como siempre, batallas de un máximo de 3v3, posibilidad de usar objetos y beneficiarnos de las habilidades de los aliados.

Salvo casos muy concretos, en especial en la recta final de la aventura y en luchas secundarias, Yo-kai Watch 3 es un trámite, muy sencillo de terminar y dominar, sobre todo si vienes de entregas anteriores y estás familiarizado con algunos combos y sinergias. Para hacer ataques especiales hay que hacer dibujos y pequeños minijuegos en la pantalla táctil, una tarea que termina siendo muy repetitiva y poco original, pues no te sientes partícipe de lo que está sucediendo en la pantalla superior.

Creemos que la propia Level-5 es consciente de este problema, de que la opción escogida con este título no es del todo oportuna, ya que Yo-kai Watch 4 (que saldrá en Nintendo Switch en 2019) rompe con todo esto y apostará un sistema de batalla mucho más similar a Ni No Kuni II.

Una historia con altos y bajos

El planteamiento del juego es interesante desde el principio. Por diferentes motivos, Nathan tiene que dejar Japón y se traslada de su Floridablanca natal a una suerte de San Francisco (San Peanutsburgo) ficticia con claras diferencias no solo a nivel arquitectónico sino costumbrista, pues Nate no conoce nada de aquel lugar, al igual que nosotros. Las primeras horas se prestan a la exploración y la familiarización con los nuevos controles, todo con un constante tono desenfadado y alegre, pensado para los más pequeños de la saga. En la otra cara de la moneda tenemos a Inaho (que es como la hemos llamado nosotros al ser ese su nombre en el anime), una chica con una personalidad radicalmente distinta a la de Nate. Del hieratismo y timidez del primero pasamos a una joven decidida, valiente, curiosa y muy nerviosa procedente de Estados Unidos y, por también diferentes motivos que no dependen de ella, se ve viajando a una ciudad muy tecnológica de Japón.

Ambos están condenados a encontrarse puesto que ella también puede ver a los Yo-kai. La forma de dividir ambas historias —no es una elección entre uno y otro, sino que deberemos ir rotando su uso— se hace con cierta libertad, ya que podemos avanzar casi tanto como queramos en la historia de uno antes de lanzarnos a la historia del otro protagonista. Pero llegará un momento donde no podremos avanzar más en la historia principal y tendremos dos opciones: hacer misiones secundarias o cambiar de protagonista. Y así sucesivamente hasta llegar a ciertos puntos que no vamos a comentar por evitar destripes.

El movimiento entre ambos territorios es ágil y cómodo. Yo-kai Watch 3 nos permite eliminar indicaciones en el mapa, como por ejemplo la flecha donde se nos indica adónde tenemos que ir exactamente para avanzar, o trae de vuelta algunos métodos de transporte que agilizaban el desplazamiento entre regiones. A eso tenemos que añadir diferentes minijuegos en otros vehículos como una balsa, el carrito de la compra en el súper, un caballo y más.

Es una lástima que gráficamente siga apostando por el mismo motor y animaciones que en la entrega original. Esta vez son más de 600 Yo-kai, todos ellos obtenibles en este cartucho al no haber más que una versión y tres slots de guardado de manual, motivo más que suficiente para alentar a los completistas. Además, se puede conectar con Yo-kai Watch Busters para tener acceso a ciertos contenidos exclusivos de esos spin-off.

Un total de 10 episodios principales y la constante sensación de estar ante un videojuego que se queda en el notable cuando tenía la oportunidad de despedirse de Nintendo 3DS con una obra más valiente y arriesgada. Ese conservadurismo no será penalizado por aquellos que buscaban más contenido, más historias y más aventuras… solo que la forma de hacerlo no es necesariamente la más oportuna.


Hemos analizado el juego en una New Nintendo 3DS XL con un código proporcionado por Nintendo España.

CONCLUSIÓN

Yo-kai Watch 3 supone un paso hacia delante en muchos aspectos para la saga, que presentaba síntomas de agotamiento desde la segunda entrega por la simplicidad de sus mecánicas y la monotonía de sus acciones con el paso de las horas. A pesar del empeño de Level-5 por cambiar la forma de hacernos avanzar, con una historia donde el protagonismo recae sobre dos personajes y tenemos un sistema de combate mucho más estratégico, con el paso del tiempo la frescura desaparece y se percibe cierto conformismo por volver a caer en los mismos errores del pasado. Mucho contenido, artísticamente brillante e ideal para los más pequeños de la casa, pero sin aportar ningún cambio trascendente que dé motivos para calificarlo más allá de un notable. Una trilogía que termina mejor que como empezó, pero no lo hace por todo lo alto.

LO MEJOR

  • Más de 600 Yo-kai.
  • Decenas de horas de contenido; buen end-game.
  • Artísticamente brillante y con excelente localización
  • Su nuevo sistema de combate, más componente estratégico

LO PEOR

  • Se siente como una temporada más.
  • Monotonía en la narración de la historia y mecánicas
  • Sensación de que esta fórmula se ha agotado.
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

Assassin's Creed Odyssey

  El año 2014 fue el principio del cambio en Ubisoft.  Desde Noviembre de ese año a Noviembre de 2015 salieron Assassin’s Creed Rogue, Assassin’s Creed Unity, Assassin’s Chronicles China ...