Grandes niveles oníricos

Los videojuegos también tienen pesadillas

Un repaso a algunos de los momentos oníricos más famosos de la historia de los videojuegos, títulos que sin ser de terror sufrieron auténticas pesadillas.

Desde principios del siglo XX se nos han ido metiendo en la cabeza a pico y pala gran parte de las ideas de Freud sobre los sueños y su interpretación. Tal ha sido la obsesión generada por este tema que a veces pareciera que nadie puede presentar una libro,  una película o un videojuego sin  que contenga una importante carga simbólica que dramatice los miedos y deseos incoscientes de los personajes. Algo que se opta por hacer, cómo no, a través de los sueños de dichos personajes.

En muchos casos ver a alguien construyendo muros con los ladrillos de su angustia es tan interesante como oír a alguien real contar sus sueños reales. Es decir, nada. Las desarrolladoras deberían permitirse un único sueño en sus títulos y, a la hora de revisarlo, quitarlo y en paz. Ese sería un gran sistema, aunque por desgracia parece que aún no ha sido implantado.. Juego tras juego seguimos encontrándonos con esta clase de niveles y propuestas, y aunque en ocasiones los resultados son curiosos de ver, en otras nos hacen preguntarnos en qué estarían pensando sus creadores.

En MeriStation hemos recopilado algunas de estas fases aprovechando que era la semana de Halloween. Niveles que no tienen por qué aparecer en títulos de miedo o survival horror, para nada. A menudo los encontramos en aventuras que, al margen de ellos, no pretenden dar especial miedo. Los hemos visto hasta en nombres como GTA o Uncharted.  Son momentos que demuestran que, de vez en cuando, los juegos también cierran los ojos y desconectan, y que a veces, los videojuegos también tienen pesadillas.

Las pesadillas de Batman con El Espantapájaros

Lo que no le haya pasado a Batman en los juegos de Rocksteady ya no puede pasarle nunca. A falta de una criptonita particular que le nuble el juicio y debilite,  los enemigos del murciélago han sometido a éste a toda clase de drogas psicodélicas y de invención propia. En ocasiones nos hemos pasado juegos enteros sufriendo alucinaciones y combatiendo contra enemigos imaginarios. Pero de entre todas esas visiones, las pesadillas del Espantapájaros se llevan la palma.

En concreto las de Batman: Arkham Asylum, escenas terrorificas en las que Bruce entraba en la morgue y se encontraba los cadáveres de Gordon, Bárbara y compañía. En las que revivía el asesinato de sus padres, se ponía en la piel del Joker o veía cómo le torturaban y mataban.  Momentos que hicieron del título una joya de culto.

Los sueños de Max Payne

Laberintos de pasillos interminables, gritos desesperados pidiendo ayuda en la distancia, forma y espacio completamente deformados, saltos imposibles y llantos de bebé... Las secuencias oníricas del primer Max Payne son para muchos lo peor de la obra de Remedy. Aunque en su momento aterradoras, ponían a prueba nuestra paciencia y nos sometían a ruidos altísimos, molestos como ellos solos.

Hubo quien acabó más traumatizado por ellas de lo que nunca llegó a estar Max por su oscuro drama familiar. Pero qué era un dolor de cabeza a cambio de disfrutar de uno de los juegos de acción en tercera persona con más personalidad de la historia del sector.

Fallout 3 y Tranquility Lane

Quizás uno de los momentos más surrealistas de todo Fallout 3 (y no había pocos, precisamente) era nuestra visita a Tranquility Lane.  Un mundo virtual creado para los habitantes del Refugio 112 que permitía a los mismos vivir en una realidad paralela en donde las bombas no habían estallado,  nada malo había sucedido y todos vivían felices en amor y compañía.

Inmersos en dicho mundo, en blanco y negro, adoptábamos el papel de un niño y debíamos seguir las instrucciones de una psicópata en miniatura. Una niña de aspecto demoníaco que nos incitaba a acabar con todos y cada uno de los miembros del vecindario con técnicas que ni el Agente 47.

Sin duda, uno de los momentos más ingeniosos de todo el juego, repleto de posibilidades y secretos que íbamos descubriendo poco a poco. Todo engarzado con una sensación de agobio, extrañeza y asifixia continua. Resolver la misión sin estropearnos el karma no era sencillo y más de uno deambuló durante horas por Tranquility Lane tentando de ceder y seguir los designios de Betty.

GTA V y la madre de todos los desmadres

En Rockstar cuando hacen las cosas las hacen a lo grande. Su viaje al surrealismo con Grand Theft Auto V uno de los más absurdos y divertidos de cuantos recopilan estas líneas. Sin límites ni barreras de ningún tipo. Un cruce entre El Planeta de los Simios, la saga Alien y el episodio de Los Simpsons en el que Homer fumaba marihuana para combatir el glaucoma.

Una misión de la historia principal en la que Michael era secuestrado por un grupo de monos, abducido por aliens con aspecto de xenomorfo y donde volaba sobre la ciudad en calzoncillos viendo todo de colores. Desde luego, qué malas son las drogas.

Los sueños de Mass Effect 3

En su día a Bioware se le pasó por la cabeza que, entre misión y misión para salvar la galaxia, estaría bien dar un poco más de trasfondo a la historia de Sephard en Mass Effect  y que podrían hacerlo a través de sueños. Fruto de aquella ocurrencia son los niveles en los que nos internábamos en un bosque a cámara lenta, rodeados de sombras, al estilo del videoclip de Mad World y Gears of War, mientras perseguíamos a un niño al que nunca podíamos salvar.

Un nivel que no hubiera estado tan mal de no haber resultado tan evidente... y de no haberse repetido hasta la extenuación con el mismo planteamiento y desarrollo.

Las pesadillas de Uncharted, Far Cry y Black Ops 3

Hasta quí hemos visto cinco de los ejemplos más conocidos en lo que a niveles oníricos en los videojuegos se refiere, pero no son los únicos, ni mucho menos. Si al comenzar el artículo nos veíamos tirando flechas a un demonio ancestral (vídeo de Far Cry 3), Nathan Drake y Treyarch no se quedaron atrás. Curiosamente, sin mucho mejor resultado. Es injusto decir que en Uncharted 3 las drogas a las que sometían a Drake en cierta misión fueran las culpables de que el título sea uno de los peor valorados de la saga, pero tampoco ayudaron a lo contrario. Algo parecido pasaba con Call of Duty: Black Ops 3, donde debido al viejo al subconsciente no tardábamos en perder el hilo de la historia y desconectar. Nos preguntamos si, de haber tenido Black Ops 4 campaña, la hubiéramos entendido.

Lo mejor para combatir un mal sueño es simplemente despertar.

Batman: Arkham Asylum

Batman deberá entregar al Joker en el Arkham Asylum, pero allí le espera una trampa preparada por otros supervillanos.

Batman: Arkham Asylum