Rol español de categoría

The Waylanders, impresiones

Visitamos los estudios de Gato Salvaje para probar The Waylanders, uno de los juegos de rol más prometedores que se está desarrollando ahora mismo.

The Waylanders es, sin lugar a dudas, uno de los juegos más atractivos del panorama internacional en estos momentos. Puede parecer exagerado al tratarse de un título independiente de un pequeño estudio de desarrollo de A Coruña, pero lo cierto es que su presentación en la última Gamescom ha llamado la atención de muchos medios y usuarios de todo el mundo. Nos hemos desplazado al estudio para probarlo y lo cierto es que las expectativas generadas están justificadas. En esta pre-alpha se puede arañar la superficie de lo que promete ser una gran epopeya, pero es un arañazo lo suficientemente interesante como para no perderlo de vista en los aproximadamente dos años que quedan hasta su lanzamiento.

El primer elemento a tener en cuenta es el aspecto narrativo del juego. No es algo en lo que hayamos podido profundizar en exceso en la pre-alpha, pero sí que la ambientación y la plasmación de algunos elementos en pantalla transmiten a la perfección algunas de las ideas que pretenden llevar a cabo los chicos de Gato Salvaje con su nueva obra. El estudio nació y creció con la trilogía de AR-K, juegos que pertenecían al terreno de la aventura gráfica y que ya dejaban intuir las ganas y el buen hacer del estudio a la hora de contar historias. Para The Waylanders, no obstante, se apostó por el género del rol para narrar una historia de fantasía que bebe mucho de las tradiciones celtas.

The Waylanders estará ambientado en dos épocas diferentes: el ciclo mitológico de los celtas, que es una época de fantasía y repleta de leyendas que les da pie a jugar más con la magia; y la Edad Media, en la que veremos cómo la ciencia va cobrando más fuerza. Al ser un estudio gallego, se tendrán muy en cuenta tanto la flora y fauna de las regiones célticas como lugares emblemáticos tales como la Catedral de Santiago. Los celtas creían en la reencarnación y, por eso mismo, el salto temporal tendrá sentido a nivel argumental, puesto que llegada esa segunda parte del juego tendremos que despertar los recuerdos de nuestra vida anterior para volver a montar el equipo y resolver la trama principal. Eso sí, la reencarnación podrá cambiar mucho a los personajes y es posible que algunos sufran el choque entre lo que eran en su vida anterior y su nueva forma de entender el mundo.

Estos choques darán mucho juego a nivel de desarrollo de personajes y de planteamiento argumental, pero como es lógico no quieren desvelar más de la cuenta por el momento. De hecho, de momento aún no han desvelado tampoco a un guionista de renombre que está colaborando ya con el equipo de guionistas habituales del estudio para redondear la narrativa. A quien sí han anunciado ya es a Mike Laidlaw, quien trabajó durante 14 años en BioWare y fue una figura de gran importancia en la franquicia Dragon Age, así como también participó en títulos como Mass Effect. Tener detrás a una figura como esta es algo que se nota a la hora de jugar a The Waylanders, puesto que es un juego de rol de corte tradicional cuyo sistema resulta intuitivo y muy cómodo.

Posiblemente, esto se deba a que bebe de juego como el propio Dragon Age o Neverwinter Nights y, por tanto, resultará muy intuitivo y familiar a los jugadores habituales del género. En la parte inferior de la pantalla tendremos la habitual barra de acciones, con los retratos de los personajes, las habilidades del personaje que estemos controlando en ese momento y las órdenes de formaciones. Podremos cambiar de personaje en cualquier momento y controlarlo directamente con teclado y ratón (entre otros sistemas de control disponibles), del mismo modo que podremos decidir qué habilidades emplear en cada momento. Pero lo verdaderamente interesante será el tema de las formaciones, puesto que el juego entra ahí en un terreno estratégico realmente interesante.

Nos comentaba Sergio Prieto, de Gato Salvaje, que las posibilidades de juego son tan numerosas que, durante las sesiones de presentación de la Gamescom, veían cómo la gente ideaba estrategias y técnicas que a ellos ni se les habían pasado por la cabeza; sin embargo, lo importante era que el sistema de juego es tan sólido que todas ellas funcionaban y no alteraban en absoluto la lógica o el buen funcionamiento del juego. En gran medida esto se al sistema de formaciones: aparte de las habilidades básicas y del típico avanzar y acabar con todo lo que nos salga al paso, podremos usar formaciones especiales. Es tan fácil como marcar a los personajes que queramos que integren la formación (de los 5 que tendremos) y ordenarles que la hagan. Las formaciones pueden ser, por ejemplo, de punta de flecha para ser más incisivos, de unirse todos para avanzar a la par en una fila o, por ejemplo, defender la posición en una formación de tortuga en la que no avanzaremos, pero el enemigo tendrá más difícil hacernos daño mientras le atacamos desde una posición segura.

Obviamente, cada tipo de enemigo tendrá sus propias habilidades y nuestras formaciones tendrán un mayor o menor efecto contra ellos, del mismo modo que podrán rompernos la formación con determinadas estrategias. Entra ahí el poder experimentar y determinar qué personajes queremos que integren la formación. Podemos usarlos a todos a la vez o dejar a alguno fuera. Por ejemplo, podemos usar la formación de tortuga con 4 personajes para bloquear un camino estrecho y dejar al mago fuera para que use magias a distancia que acaben con el enemigo desde una posición segura. Las posibilidades son muy numerosas, ya que tendremos 6 clases básicas de personajes que podremos ir evolucionando hasta un total de 30, a las que se les suman 12 formaciones posibles.

La demo es demasiado breve y nos deja con ganas de experimentar más con las posibilidades del juego, pero de momento lo que vemos nos deja un gran sabor de boca. A nivel artístico y técnico el juego ofrece un gran nivel y resulta muy agradable en pantalla. Se mantienen todas las directrices del rol tradicional (encontrar botines, cambiar equipo, mejorar personajes, etcétera) pero se le da un toque estratégico con las formaciones y se le añade una ambientación muy poco explotada que tiene mucho que ofrecer. El juego tiene previsto su lanzamiento para el año 2020 y, de momento, se ha convertido en uno de los títulos españoles más relevantes del panorama internacional. Si la versión final está a la altura de lo visto hasta ahora y cumple todas las promesas, podríamos estar ante algo muy grande.

The Waylanders

The Waylanders, desarrollado por Gato Salvaje para PC, es un RPG de magia y espada con combates tácticos que recupera el estilo de la franquicia Dragon Age.

The Waylanders