Videojuegos de mesa para PlayLink

Melbits World, Saber es Poder: Generaciones y Chimparty, impresiones

Melbits World, Saber es Poder: Generaciones y Chimparty son los próximos lanzamiento de PlayLink, la plataforma de videojuegos de mesa.

PlayLink, la plataforma de Sony de videojuegos sociales para PlayStation 4 en la que los móviles o tablets se convierten en mando, va a recibir nuevos lanzamientos para su catálogo, en el que hallamos variados títulos como Intenciones Ocultas, un thriller multijugador que rompía con la tónica familiar; o SingStar Celebration, la última entrega del aclamado título musical. Melbits World, Saber es Poder: Generaciones y Chimparty son los próximos títulos destinados a la campaña navideña, una fecha ideal para títulos multijugador destinados a toda la familia. Todos estos videojuegos de mesa comparten unas características comunes: partidas breves, con controles simples a través de la pantalla táctil, fáciles de dominar incluso por los menos hábiles en tecnología, y la creación de un avatar a través de un selfie. Todos ellos próximos títulos, desde un enfoque más inocente o pícaro, aspiran a amenizar las reuniones familiares o fiestas caseras. Melbits World, Saber es Poder: Generaciones y Chimparty llegarán a PlayStation 4 y PlayLink el próximo 14 de noviembre de 2018.

Melbits World, los portadores de la alegría en Internet

Melbits World es la ópera prima de Melbot Studios que, además, se ha erigido con el Premio PlayStation Talents 2017. Bajo dicha iniciativa de Sony que busca impulsar la industria indie ibérica, se ha desarrollado un videojuego cooperativo de puzles con una adorable estética basada en colores pastel para ambientarnos en un mundo alegre. Y es que Melbits World va de unas criaturas homónimas que transportan los buenos sentimientos por Internet, a la vez que neutralizan la negatividad, representadas por criaturas negras con una lengua verdosa y grotesca. El objetivo del equipo, formado de 2 a 4 jugadores, consistirá en transportar los melbits desde la tubería de entrada a la de salida, atravesando niveles a contrarreloj —y con un límite generoso de tiempo— compuestos por plataformas que controlaremos cada uno de nosotros. La coordinación será esencial para activar nuestras respectivas plataformas (muelles, pasarelas deslizantes, troncos giratorios, etc.) en el momento adecuado. El diseño de los melbits será variado y una representación de la diversidad de cuerpos: altos, pequeños, gruesos y delgados; lo cual afectará a las físicas de cada salto. En cada nivel encontraremos obsequios adicionales como bits de puntos extra, un reloj de arena que nos prolongará el límite temporal o un martillo para derrotar a los virus. Asimismo, obtendremos nuevos melbits y accesorios para personalizarlos.

Para agilizar el desplazamiento de los melbits, todos los jugadores deberán pulsar el botón de aceleración. En caso de que un melbit caiga por el precipicio o en las manos de un virus, lo perderemos. Si no logramos transportar el mínimo de melbits por pantalla, perderermos la partida. En caso de lograr la victoria, nuestras criaturas danzarán para celebrarlo, y podremos pulsar la pantalla táctil para que continúen regodeándose en su gracioso baile.

Melbits World presenta puzles con una dificultad ascendiente a cada nivel, en la que la sincronización entre los jugadores será cada vez más importante. En cuanto a la precisión de los controles, las pasarelas giratorias tal vez pequen de exceso de sensibilidad, pero esperemos que esto acaba siendo pulido. Melbits World promete una divertida experiencia que no sólo celebra el trabajo en equipo y la importancia de cada cual cumpla con su rol, sino el ambiente positivo en Internet.

Saber es Poder: Generaciones, concurso de sabiduría y trampas

Saber es Poder (Wish Studios), el videojuego social de preguntas sobre diversas disciplinas culturales, llegó el año pasado para PlayLink. Este título recogía el espíritu de Trivial Pursuit, uno de los juegos de mesa más populares en los hogares, en los que se premiaba la cultura de diferentes áreas: Historia, deportes, literatura, etc. Saber es Poder añadía un cariz más competitivo y una colección de preguntas más actualizada, que cubría saberes como Historia, arte, música, televisión, cine e incluso videojuegos. Los participantes, representados por personajes estrambóticos y un avatar que mezclaba rasgos de dicho personaje con su autorretrato, atravesaban un palacio por puertas que representaban áreas del conocimiento, desde las cuales se perfilaban el resto de elecciones. Cada pregunta presentaba cuatro respuestas que aparecían en la pantalla de nuestro móvil o tablet, y debíamos pulsar la que considerábamos correcta. Cuanto menos tiempo tardáramos en responder acertadamente, mayor puntuación obteníamos. En cada ronda disponíamos de fichas de sabotaje que lanzar a los compañeros, como pegotes para que tuvieran que frotarlos antes de acceder a las respuestas, o bombas que flotaban por la pantalla y explotaban al tacto. También teníamos jugadas especiales, como la fiesta de puntos para multiplicar puntuación, o la apuesta que nos concedía un bonus si acertábamos quién iba a dar con la respuesta correcta más rápido. A la hora de escoger categoría, podíamos tomar control absoluto si disponíamos de una carta que así lo permitiera. Asimismo, había fases especiales de relacionar conceptos que fueran parejas, como el protagonista de una serie televisiva con el nombre de la misma.

Saber es Poder: Generaciones conserva la fórmula del anterior y ofrece nuevos añadidos que no alteran el juego en exceso. La elección principal consiste en la década sobre la cual versarán el resto de preguntas, lo cual cubre desde los 80 hasta los 2010. El resto de mecánicas es la misma que en la entrega anterior: preguntas sobre diversas disciplinas con cuatro opciones de respuesta entre las cuales se halla la correcta. Los avatares presideñados cambian totalmente, si bien siguen la línea estrafalaria de los anteriores. Se mantienen las jugadas especiales para imponer una categoría, y a los sabotajes se suman la cremallera, que hay que deslizar antes de acceder a las opciones; los candados, que hay que romper antes de responder, la disco inferno que llena la pantalla de luces de discoteca y el glitch, que simula un error técnico que nos impide acceder momentáneamente a las respuestas. La fase de relacionar parejas continúa, y han añadido la de eliminar el elemento que sobra de un grupo, con un diseño similar al tiro al pato de las ferias. Y, por supuesto, no falta la pirámide de puntos, una maratón de escalada donde la puntuación nos ayuda llegar a lo más alto, y donde los sabotajes están presentes en cada piso. Asimismo, Dani Mateo continúa dando voz al dicharachero presentador.

Chimparty, los chimpancés más traviesos

Chimparty (NapNok Games) sigue la estela de Frantics, la atolondrada yincana entre animales que presentó el mismo estudio el pasado marzo, orquestrada por un taimado zorro. Chimparty conserva el tono travieso de su precedesor, y nos trae de protagonistas a unos chimpancés de diversos colores y aspecto caricaturesco. Nuestro grupo de simios se moverá por un tablero hasta llegar a un sofá. El número de pasos lo determinará los puntos acumulados durante sus múltiples pruebas, que se irán acumulando en estrellas.

Cada nivel es un minijuego con tutorial opcional propio. El abanico de pruebas es amplio y nos toparemos con pruebas de diseño muy similar al de Frantics: carreras de obstáculos, caza de patos mientras huimos del ojo vigilante de un guardia gorila, patata caliente mientras nos deslizamos por lianas, etc. En cada minijuego, el objetivo es lograr el mayor número de plátanos posible.

El chimpancé que va en último lugar lanzará el dado, que puede contener sorpresas como que todos retrocedan una casilla salvo el propio jugador. En cuanto a los minijuegos, a los cuales accederemos después de que todos los jugadores avancen en el tablero, presentan un repertorio muy variado y rocambolesco. Sin embargo, los controles se hacen demasiado simplistas y repetitivos; puesto que consisten en pulsar un botón en la pantalla táctil repetidamente para que el chimpancé salte o se deslice hacia a la dirección hacia la cual esté inclinado. A lo largo que avance la partida, desbloquearemos accesorios para nuestro chimpancé con los cuales podemos adornarle en el acto.

Chimparty aspira al tono travieso de Frantics, aunque se queda atrás en cuanto a humor. Se echa en falta el componente traicionero que permitía sabotear a los compañeros, incluso durante los minijuegos cooperativos. Asimismo, se extraña a un maestro de ceremonias como Zorro, y más giros sorprendentes del transcurso de una partida. Como detalle jocoso, los chimpancés pueden soltar ventosidades si pulsamos el botón dos veces seguidas, lo cual puede resultar gracioso a un tipo de público, aunque como guiño humorístico puede resultar insuficiente.

PlayLink renueva su menú con tres videojuegos de mesa dirigidos a diversos públicos y gustos. Melbits World resulta la apuesta más original, con un sistema de puzles con el que los más pequeños podrán desarrollar capacidad resolutiva y de sincronización, al mismo tiempo que se acercan a valores muy positivos. Saber es Poder: Generaciones es la actualización de un videojuego de mesa en el que añadimos nuevos elementos que no innovan la esencia. Chimparty, en una tónica más pícara, ofrece una yincana virtual de chimpancés llena de pruebas trepidantes y alocadas en la que se echa de menos una mayor incentivación de la competividad.

Melbits World

Melbits World, desarrollado por Melbots Studios y editado por Sony para PlayStation 4, es un título de puzles para PlayLink protagonizado por los Melbits, pequeños bichitos que viven en Internet y que pueden viajar entre dispositivos. El objetivo es guiar de forma segura a un grupo de Melbits que deben atravesar una parte del mundo digital para entregar un mensaje que se descubre a lo largo del juego. Para conseguir entregar el mensaje ellos deben superar obstáculos, recolectar semillas y evitar a los temidos virus evitando perder el máximo número de Melbits.

Melbits World